miércoles, octubre 08, 2014

Explosión de vida: un paseo por el Parque Nacional de Yosemite


Empecemos por el nombre. No se pronuncia Yosemait, ni tampoco Yosemíte, como si fuera una palabra llana, que es lo que acostumbramos a hacer los españoles. En inglés es palabra esdrújula y basta recordar esto, que la letra “t” debe suavizarse un poco y que la “e” final suena como una “i” para el nombre fluya correctamente de nuestros labios cuando hablamos del Yosemite National Park (pronunciesé Yosémiti Nasional Parc).

Situado a algo menos de cuatro horas en coche de San Francisco, se trata de una de las joyas que la Madre Naturaleza ha puesto a nuestra disposición para que nuestra alma sienta, al menos por unos momentos, la llamada de bosques vírgenes y montañas cencidas que turba nuestro espíritu y despeja nuestra mente cuando conseguimos alejarnos de la horrenda obra del ser humano y nos adentramos en la naturaleza. El Parque Nacional de Yosemite es una de las explosiones de vida y paisajes naturales más impresionantes con los que podamos soñar los humanos de a pie.

La prosaica realidad es que la parte más accesible –lo que se puede visitar en un par de días sin adentrarse en lo que llaman YosemiteWilderness y que requiere la obtención de permisos específicos- no se compone precisamente de bosques vírgenes ni de montañas donde jamás haya hollado la bota del hombre. Para quienes soñamos de noche con las aventuras de Jack London y los viajes a tierras inhóspitas, las riadas de gente y la gran cantidad de regulaciones que afectan al parque (aparque aquí y sólo aquí, suba en el shuttle bus si quiere ir más lejos, no pise fuera de las sendas, utilice esta ruta de subida, utilice esta otra de bajada, senda exclusiva para caballos, senda prohibida para ciclistas, y un largo etcétera) amenazan con romper parte del encanto. Pero hay que entender que las normas son un tributo imprescindible que hay que pagar para gestionar a los más de tres millones de turistas que lo visitan cada año. Dejados a su libre albedrío, arrasarían (o arrasaríamos) el parque en menos de una década.

Haciendo abstracción de estos detalles, una de las primeras cosas que debe impresionar al viajero es la gran cantidad de animales salvajes que se dejan ver. A juzgar por su número, las ardillas –de diversos tipos- no son una especie en peligro de extinción. Se ven de forma continua y algunas, como la de la foto, subida en un saliente de una secuoya gigante en la zona de Mariposa Grove, posan con todo descaro para mayor deleite del visitante. Además, se ven abundantes aves como una hermosísima de color azul, cuyo nombre ignoro, o cuervos que se detienen a escasos metros de los turistas.

Yo no vi, pero sé que hay, ciervos y otros animales mayores. Las autoridades del parque advierten que también es bastante común encontrarse con osos, que pueden aparecer en mitad de las sendas en cualquier momento con ganas de compartir el almuerzo de los excursionistas. En estos casos parece que lo recomendable es “gritar, dar palmadas y actuar agresivamente para asustarlos”. No sé yo qué tal funcionará el sistema. Las sendas que yo recorrí estaban lo suficientemente concurridas como para que cualquier oso de mediana inteligencia se mantuviese a prudente distancia. Son tantos los avisos que pueden encontrarse sobre los osos, que confieso que acabé un poco decepcionado por no haber tenido la oportunidad de toparme con alguno.



Ascensión a las cascadas

Entre las muchas rutas que pueden hacerse en el parque (tanto para hacer a pie, como a caballo y con diferentes niveles de dificultad para adecuarse a cualquier edad o estado físico) yo escogí para empezar una que me recomendó una amable ranger en el centro de información de Mariposa



Ésta es una pequeña y pintoresca ciudad muy bien ubicada, a unas 30 ó 40 millas de cualquiera de las dos entradas principales del parque, en la que no hay absolutamente nada que hacer más que pernoctar, aprovechando que los precios son sensiblemente más baratos que en los alojamientos dentro de Yosemite.

Tras hacer un pequeño recorrido en coche por un paisaje fabuloso (que incluye, entre otras cosas, unas impresionantes vistas de El Capitán, el sueño dorado de los escaladores), mi excursión comenzaba aparcando cerca del centro de visitantes de Yosemite Valley. Ahí es necesario subirse en un autobús (shuttle bus) gratuito que hace un recorrido circular con paradas en todos los puntos desde los que se puede comenzar una ruta. Mi parada era la 16. A partir de ahí, para  encontrar el camino sólo hay que seguir a la persona que va delante. La ruta que realicé es una senda circular, de unas 6 ó 7 millas en total (unos 10 kilómetros, creo), muy bien marcada y sin dificultades técnicas, pero con algunas subidas intensas por largas escaleras de piedra que requieren algo de esfuerzo. Esta ruta permite acceder a la parte superior de Vernan Falls, en primer lugar, y de Nevada Falls, después.


Los paisajes son tan espectaculares como cambiantes, pasando de caídas agrestes a zonas de río, subidas abruptas o pequeños oasis de paz como la Laguna Esmeralda, en la parte superior de Vernan Falls. Junto a esta pequeña pero preciosa laguna conseguí, por primera vez, encontrar un rincón en el que estar a solas, sin la presencia permanente de otros excursionistas, y disfruté de la paz y del abrumador sonido del silencio en la naturaleza.



Desde la parte superior de la segunda cascada sube la ruta que conduce a la cima de Half Dome, una de las cumbres más emblemáticas del parque. No me lancé a hacer cumbre por tres motivos: uno porque era añadir cuatro millas de ida y otras tantas de vuelta y eso me llevaría demasiado tiempo, que necesitaba para ver otras cosas; dos porque para hacer cumbre es necesario obtener un permiso previo, que yo no tenía, y que creo que hay que solicitar en el centro de visitantes; y tres, porque después de una semana de trabajo durmiendo poco y comiendo mal y en exceso, el cuerpo lo notaba pesado y consideré oportuno no excederme con la caminata.

En todo caso, al llegar a la parte superior de Nevada Falls, uno se encuentra al pie de otra gran mole de granito llamada Liberty Cap y que también tiene su encanto. Yo me precipité al almorzar nada más terminar de subir. De haber caminado unos metros más, habría disfrutado del bocadillo un poco más en unas preciosas explanadas de piedra justo donde nace la cascada.

El descenso, a través de la llamada Winter Trail (la única ruta abierta en invierno, porque la que discurre más pegada a las cascadas y que utilicé de subida debe ser peligrosa por la nieve y el hielo) es un agradable recorrido que no tiene más historia que el detenerse de cuando en cuando a admirar la belleza que nos rodea.

Al terminar este recorrido cogí el coche para acercarme a otra zona principal, la carretera que lleva a Glacier Point. La subida en coche, si bien se hace un poco larga, es muy atractiva. Hay un par de miradores (culminando con el que está en el propio Glacier Point) que permiten observar el valle de Yosemite en toda su grandeza, identificando los montes principales y con la curiosidad de poder ver de lejos la parte superior de las cascadas, por donde yo había estado caminando pocas horas antes.
Si hay suerte, también se pueden ver algunas cabecitas de excursionistas en la cumbre de Half Dome. Ampliando mucho esta foto se ven dos o tres tipos arriba.


Ya en el camino de vuelta, me detuve en la zona de aparcamiento de Taft Point para hacer la segunda caminata del día, el ascenso a SentinelDome. Es un recorrido corto, de poco más de una milla de subida si no recuerdo mal. Como curiosidades, hasta entonces no había encontrado ningún montón de piedras en forma de hito para marcar el camino como se acostumbra a hacer en España. En este recorrido, sin embargo, los organizadores han colocado un buen montón de ellos –excesivos a mi modo de ver- y de una altura considerable. También se ven cosas curiosas como que cortan un árbol caído en mitad de la ruta para despejar el camino. El objetivo: que nadie se salga de la senda marcada.

El cartel invitando a no pasar por una zona determinada (donde se está recuperando la vegetación) es también un indicativo del cuidado exquisito que tienen las autoridades con el parque.


Sentinel Dome es una mole granítica desde la que se tienen unas preciosas vistas del valle. Por desgracia, dada la avanzada hora de la tarde, El Capitán lo tenía con un fuerte contraluz, por lo que no pude hacer una fotografía en condiciones.


Tras este breve paseo, se me echó la noche encima y volví a Mariposa.

Tocando el cielo

Para el segundo día, en el que sólo contaba con la mañana, puesto que después tenía que volver a San Francisco, escogí la entrada sur del parque, que conduce a Mariposa Grove. Ahí se encuentra uno de los bosques de secuoyas gigantes que existen en Estados Unidos.

Son unos árboles majestuosos y fantásticos que, curiosamente, prosperan gracias a los incendios forestales naturales. Su corteza, que puede alcanzar los 30 centímetros de espesor, les brinda una gran protección. El fuego despeja el bosque de especies competidoras, prepara el suelo para la germinación de sus semillas (necesitan un suelo mineral, con poco sustrato vegetal) y reseca y abre las piñas para que las semillas salgan al exterior. Este árbol también vive en simbiosis con las ardillas e insectos que esparcen su simiente.

He aquí que la intervención humana, y en este caso aparentemente positiva, también ha hecho un daño considerable a los bosques de secuoyas. Antes de entender bien cómo funcionaba la extraña relación de las secuoyas con el fuego, los esfuerzos por controlar los incendios forestales tuvieron tanto éxito que permitieron el desarrollo de especies competidoras, impidiendo el nacimiento y desarrollo de secuoyas jóvenes durante décadas. Una vez apreciado el problema, las autoridades provocan periódicamente fuegos controlados por zonas para asegurar la pervivencia del bosque en el estado más natural posible.

Otra de las intervenciones humanas más dañinas ha sido el hacer túneles en un par de árboles. Se hacían en el pasado como un elemento de atracción turística, para que la gente se hiciese fotos pasando por debajo a pie, a caballo, en carro o en automóvil. El primero de estos árboles taladrados, debilitado por el túnel, acabó colapsando un invierno por el peso de la nieve. Así que taladraron un segundo, que aún vive y está en pie. Espero que si se derrumba no se les ocurra horadar un tercero (tranquilos, no lo harán, la mentalidad ha cambiado bastante y el objetivo principal ahora es la preservación del parque en el estado más natural posible).

Las secuoyas no mueren con facilidad. Aparte de su resistencia al fuego, aparentemente no mueren por la edad (algunas tienen 3.000 años o más) y sólo cuando son derribadas por el peso de la nieve o las tormentas acaban su existencia. Para evitar colapsar, cuentan con unas raíces que si bien no son muy profundas (unos dos o tres metros), se extienden mucho a su alrededor, formando una base muy amplia. Son capaces de compartir las raíces con otras secuoyas vecinas, fusionándose con ellas y formando un único organismo vivo –aunque sean varios árboles nacidos de semillas diferentes-. De ahí que aparezcan comúnmente en pequeños grupos de dos o tres, como arropándose unas a otras en su esfuerzo por alcanzar el cielo.

Todo el paseo por Mariposa Grove lo hice caminando (existe la posibilidad de hacerlo en un pequeño autobús o tren turístico), añadiendo otros 6 u 8 kilómetros a mis piernas –agradecidas por el pequeño esfuerzo tras días de sedentarismo urbano-, y llegando hasta el extremo superior, donde me esperaba otra hermosa vista de los valles.

Esto fue todo. Una gran excursión de día y medio en la que, si bien sentí algo de pena por la excesiva humanización del entorno, también conseguí abrir una vez más la puerta del espíritu para volver a sentir la llamada de la naturaleza. Pude volver a soñar con tiempos salvajes y rememorar una era que nosotros no hemos vivido en el que viajar era una forma de vivir para las almas inquietas y en la que a cada paso, con cada nuevo valle y cada nueva montaña conquistada, se abrían nuevas puertas a campos cada vez más extensos y desconocidos.

´No es más quién más alto llega, sino aquel que influenciado por la belleza que le envuelve, más intensamente siente´ Maurice Herzog, primer montañero en subir el Annapurna.

Todas las fotos que hice en la excursión se pueden ver aquí.


miércoles, marzo 12, 2014

Estrategias de negociación: el método Falkenhayn

La Primera Guerra Mundial es "la gran divisoria", como la calificó Galbraith. Supuso la primera guerra de escala industrial de la historia, cambió planteamientos estratégicos y transformó los protocolos que hasta entonces habían imperado en el concepto de guerra. Fue una guerra que hizo aterrizar al mundo de golpe en toda la brutalidad del Siglo XX, hizo desaparecer tres monarquías imperiales históricas, debilitó a las grandes potencias coloniales, consagró el dominio económico del capitalismo en el mundo occidental y al mismo tiempo facilitó la Revolución Rusa y la inauguración de la puesta en práctica de las ideas económicas socialistas y comunistas. También supuso el comienzo del liderazgo político internacional de Estados Unidos.

A partir de este conflicto se transforma igualmente el método para terminar una guerra. Desde 1918, cualquier tipo de pacto o compromiso tras un enfrentamiento bélico de envergadura es casi una quimera. Hasta entonces, por salvaje que hubiese sido una guerra, un país derrotado podía esperar una propuesta de paz medianamente aceptable por parte del ganador en la contienda: la presentación de un documento en el que se reconocía a un vencedor, se cedían unos territorios, se adquiría el compromiso de pagar unas reparaciones de guerra y, a cambio, se recuperaban los prisioneros en manos del enemigo y se mantenía el estatus de país reconocido o se recuperaba incluso la condición de potencia, quizá herida, pero básicamente incólume.

Durante el conflicto, sobre todo en los dos primeros años, los contendientes no tenían las ideas demasiado claras. La mayor parte de ellos tenían un concepto bastante nebuloso sobre cuáles eran sus objetivos de guerra (que consistían básicamente en determinadas anexiones territoriales, imponer algunas ventajas económicas y arancelarias y obligar al contrario a pagar indemnizaciones) y suponían que podrían conseguirlos obligando a sus rivales a sentarse en una mesa de negociación tras alguna victoria militar.

En 1915, y simplificando quizá en exceso, la situación es la siguiente: a) Tablas en el frente occidental, con las líneas defensivas bien establecidas dentro de los límites territoriales de Francia, b) Los alemanes vapulean a los rusos en Polonia y la zona del Báltico, c) Los rusos vapulean a los austriacos un poco más abajo en el mapa, d) los aliados se desgastan frente a los turcos en la Batalla de Galípoli, desperdiciando una enorme fuerza de combate en unos cientos de metros de playa.

En esta situación, Erich Von Falkenhayn, Ministro de la Guerra de Prusia y Jefe del Estado Mayor Alemán durante los primeros años del conflicto, tiene una idea bastante clara de cómo ganar la guerra. Su objetivo es obligar a los rusos a firmar una paz por separado y después, aprovechando la posibilidad de trasladar tropas a occidente, obtener una victoria decisiva contra Francia y el Reino Unido.

Uno podría sospechar que, para obligar al Zar a firmar una paz por separado, lo más lógico sería conseguir primero una victoria militar aplastante contra Rusia y, con esos argumentos, invitarla a sentarse en la mesa a discutir los términos de una rendición honrosa.

Pero Falkenhayn, que era un hombre metódico, inteligente y experimentado, suponía, con razón, que una victoria demasiado grande sería, en realidad, un impedimento absoluto para la negociación. Suena paradójico, pero si se profundiza un poco más en el asunto, se ve que su posición no está exenta de lógica.

Una victoria aplastante sobre los rusos, incluyendo la dominación de amplios territorios del imperio del Zar, habría obligado a Rusia a seguir combatiendo, puesto que se negaría a sentarse a negociar desde una posición de clara desventaja. El ejército ruso estaba mal adiestrado, mal pertrechado y peor dirigido, pero contaba con reservas prácticamente infinitas. Obligado a luchar hasta el fin, habría sido un rival muy duro y casi imposible de derrotar del todo.

Por otra parte, muchos alemanes, incluyendo militares influyentes del Ejército Alemán y miembros del Gobierno, no habrían considerado aceptable devolver a Rusia los enormes territorios conquistados (entre esos territorios, la joya que se disputaban era Polonia) si se planteaba una negociación tras un victoria militar de envergadura.

Por lo tanto, el método de negociación de Falkenhayn consistía esencialmente en conseguir sólo una victoria limitada, una pequeña ventaja con la que poder sentarse en una mesa de negociación con capacidad para imponer las condiciones esenciales, dejando que Rusia se lamiese las heridas sin sufrir males mayores y sin que se sintiese humillada.

El hecho de que Falkenhayn no tuviese éxito (en la Primera Guerra Mundial a ninguno de los aliados se les pasó por la cabeza firmar una paz por separado hasta el triunfo de la Revolución Rusa) no quiere decir que su método no sea acertado. Y creo que es una lección válida para otras situaciones de negociación aunque no estén relacionadas con el entorno militar.

Eso sí, me resulta difícil encontrar un paralelismo en el mundo de la empresa y los veo mucho más evidentes en el entorno político. Veo con claridad que, a la hora de proponer un pacto de gobierno o acordar unas condiciones para la aprobación de una ley, la negociación solo es posible si la oposición tiene alguna posibilidad de hacer valer algunos de sus argumentos. Una oposición demasiado débil será incapaz de hacer prosperar ni una sola de sus ideas y solo encontrará consuelo en criticar de forma inmisericorde las decisiones del partido gobernante.

Igualmente, un líder de partido que tenga una ventaja negociadora y tenga voluntad de llegar a un pacto, no podrá convencer a sus propios seguidores de la necesidad de ese pacto si cuenta con una mayoría parlamentaria tan abrumadora que puede imponer cualquier decisión.

Y el problema básico es que el compromiso y el pacto, en la mayor de las situaciones, es la solución óptima para sacar adelante proyectos, leyes y decisiones que beneficien a la sociedad en su conjunto. La imposición por parte de un partido no sirve más que para ahondar las fracturas sociales en un país. Y lo que es más significativo, la imposición de condiciones solo permite obtener réditos políticos a corto plazo -de forma que la victoria, por aplastante que sea, se convierte en temporal-. Me refiero, claro está a situaciones como la reforma de la ley del aborto y la nueva ley de educación. A la hora de conseguir su permanencia en el tiempo, lo sensato habría sido llegar a posiciones de consenso. Con la imposición mediante mayoría absoluta, son leyes condenadas a la derogación en cuanto haya un cambio de Gobierno.

Quizá tengamos la oportunidad de ver aplicado el método Falkenhayn en el caldeado panorama político español, pero dados los antecedentes, me temo que tendrá que ser en otra legislatura.

Todo esto sobre Falkenhayn lo estoy aprendiendo en el libro -que aún no he terminado- 1914-1918. Historia de la Primera Guerra Mundial, de David Stevenson.

Anex:

Entradas anteriores que, de algún modo, están relacionadas con enseñanzas que pueden encontrarse en los libros:

El método zulú: trabajo en equipo
El método Rommel (sobre liderazgo de personas)
Grandes Comunicadores de la Historia: Tolomeo era un crack
Grandes Comunicadores de la Historia: el caso del General Castaños y la marca personal
Julio César: el comunicador



domingo, enero 19, 2014

El año de la ciclogénesis explosiva

En los últimos días del año 2013 una noticia recorrió los informativos: el año iba a acabar con una ciclogénesis explosiva. Un término, que si bien se refería únicamente al tiempo atmosférico, a mí me pareció muy descriptivo de lo que había sido el año entero en todos los sentidos. Un año de crisis, de miedo, de conflicto, de paro, de hipocresía por parte de los políticos... por un momento parecía que algo grandioso iba a ocurrir en diciembre, que la ciclogénesis explosiva iba a barrer todo lo que encontrase a su paso y acabaría una época entera para dar paso a un tiempo nuevo.

Pero pasaron las fiestas, pasó diciembre, llegó el año nuevo y el ritmo cansino de las informaciones que nos recuerdan a diario la mediocridad de nuestro entorno volvió a adueñarse de las páginas de los periódicos y los minutos de radio y televisión. La corrupción en las cercanías de la Casa Real, la imputación de la Infanta, los flecos de la trama Gürtel, los ecos del escándalo de los EREs en Andalucía, el desenfreno en UGT con los fondos para la formación, el recuerdo del caso Bankia y las preferentes, la ignominiosa memoria de Bárcenas y la sombra de sospecha que oscurece todo el panorama político, la tensión por el independentismo en Cataluña y un largo etcétera son las noticias de 2014, como fueron las de 2013.

Quiso el azar que yo terminase el año leyendo un libro excepcional. Me refiero a Todo lo que era sólido, un lúcido ensayo de Antonio Muñoz Molina  que se centra en los cambios que se han producido en España sobre todo en los últimos 10 ó 15 años, pero que por extensión refleja también lo acontecido en términos generales desde la transición, desde una época de ilusión y promesas a otra de desengaños, desde un tiempo de ideales a otro tiempo en el que predominan la desidia y la desesperanza. Y repasa los tiempos intermedios, con especial énfasis en la locura económica de la década prodigiosa anterior a la crisis en la que todavía nos encontramos inmersos.

El libro es altamente recomendable, aunque advierto que deja bastante mal cuerpo. Da la sensación de que no hemos aprendido nada, de que nuestra sociedad ha caminado ciega hacia el abismo y ahora deambula desorientada buscando un rumbo que no acaba de encontrar. Y da la sensación de que no queda mucho espacio para la esperanza, pues aunque sí hay un claro consenso a la hora de diagnosticar la situación (¡Todo está fatal!), no parece haber el mismo tipo de acuerdo a la hora de buscar soluciones.

Podría decir que cada página de esta obra es brillante, y cada fragmento (el libro está dividido en microensayos, lo que facilita mucho la lectura) está no sólo muy bien escrito, sino sobre todo muy bien pensado.

Quise subrayar algunos párrafos para publicar algunas ideas destacadas. Pero al final me encontré con que había que subrayar prácticamente todo. Dejo aquí, eso sí, la locución del primer capítulo, que es una muestra excelente de lo que el lector puede encontrar en el libro.


sábado, noviembre 23, 2013

Mañana en la batalla pensaré en tí

El ajedrez es, en esencia, una religión pagana, y Caissa, la única deidad a la que muchos aficionados estamos dispuestos a adorar, es nuestra diosa. Cada domingo, miles de fieles en todo el mundo, quizá millones, se dirigen presurosos a los altares para ofrecerle unas horas de oración y profunda meditación. Y también le ofrecen a Caissa sacrificios rituales: peones, caballos, torres, alfiles y damas para obtener sus favores en forma de victorias (ni que decir tiene que no todos lo consiguen, por cada favorecido por la diosa hay otro que se va derrotado y cabizbajo).

La Fe de los guerreros de fin de semana no tiene nada que ver con la de los grandes campeones, que viven del ajedrez y que realizan movimientos y maniobras inescrutables para la mayor parte de los mortales. Tampoco tiene que ver con la de los ancianos en el parque o los jugadores de cafeterías, que sólo mueven las piezas ocasionalmente por puro entretenimiento. El jugador "serio", que es sólo un aficionado, pero que le ha dedicado largas horas de estudio -y días y noches de frenética obsesión-  a este centenario juego, no juega por la gloria, ni por dinero, ni por entretenimiento. Juega porque no puede evitarlo.

Nadie abandona por completo el ajedrez. Nadie abandona a Caissa, o al menos nadie la abandona del todo. Una vez que uno se ha iniciado el camino de la guerra dominguera (Caissa es una diosa guerrera, casi olvido decirlo), ya puede pasarse meses o años sin aparecer por el club que tarde o temprano recordará el olor de la pólvora y se plantará de nuevo en el campo de batalla.

Así me ocurrirá a mi mañana. Tras casi ocho años de ausencia, estoy de vuelta. Mañana, en la batalla, estaré pensando en Caissa. Como fiel devoto, a la diosa le pediré varias cosas: capacidad de concentración, entretenimiento, inspiración y, sobre todo, no dejarme ninguna pieza en alguna jugada estúpida.

No sé si atreverme a pedirle la victoria. Veremos mañana.

jueves, noviembre 21, 2013

Nostalgia de las nubes. Mi tributo personal a Filipinas

Pag-Asa significa "esperanza" en tagalo. También es el nombre del primer ejemplar de águila filipina que nació en cautividad el 15 de enero de 1992. Lo sé porque un par de años después de su nacimiento estuve en Davao, capital de isla de Mindanao, y visité el centro de recuperación del águila filipina, un hermoso y noble animal en grave peligro de extinción. Allí ví a Pag-Asa y a otros ejemplares que los responsables del centro cuidaban con esmerado mimo.


De aquella visita a Mindanao se agolpan en mi recuerdo las imágenes del pequeño resort de vacaciones al que fuimos a pasar un fin de semana (en una isla cercana), donde las habitaciones eran palafitos construidos sobre la línea costera y los empleados nos llevaban los cóckteles de mango y coco hasta la orilla del mar. También recuerdo la entrevista con el alcalde de Davao, en el lobby de un hotel, sin quitarse en ningún momento sus gafas de espejo (a pesar de que era ya de noche) y con su chaleco vaquero con los hombros de borreguito. Y recuerdo cómo nos contaba que el terrorismo del Frente Moro de Liberación Islámica no era más que una política de injerencia deliberada por parte Indonesia. Es un conflicto que aún no está resuelto.

Tengo hermosos recuerdos de la caótica Manila. De los jeepneys (jeeps tuneados que se usan en el transporte público). De nuestro chófer, Eli, que conocía la ubicación de todas las empresas importantes del país. De los magníficos restaurantes de todas las nacionalidades (creo que Manila es uno de los mejores sitios del mundo para los amantes de la buena mesa) y del aroma de la cerveza San Miguel fresca. No es la misma cerveza que aquí, aunque el origen creo que es común, es la San Miguel de San Miguel Corporation, una de las empresas más grandes del sudeste asiático controlada por la poderosa familia Soriano. Recuerdo, por cierto, la entrevista con uno de los Soriano, familia de origen español, con pasaporte estadounidense, afincada en Filipinas y que enviaba a sus vástagos a estudiar a Deusto.

Recuerdo un restaurante inspirado en El Hobbit, donde todos los camareros eran enanos. Y otro en el que los camareros cantaban ópera para amenizar la velada entre plato y plato (amablemente cantaron el Va Pensiero a petición mía). Y hablando de cantar, recuerdo también lo que decía una periodista de Singapur con la que hicimos amistad, que nunca quería irse de Filipinas porque "es el único país de Asia donde la gente canta". ¡Qué hermosas voces se oían en los locales de copas cuando algún cliente agarraba el micrófono y entonaba alguna pieza de moda! ¡Y qué hermosas excursiones hicimos con nuestras amistades, a pasar fines de semana con periodistas, pintores, artistas y músicos!

En Manila tuve la oportunidad de ver algunos espectáculos fascinantes, como una obra de danza que trataba de recuperar elementos de los ritmos y estética de las aldeas de pescadores y las culturas primitivas de la zona. También recuerdo otro espectáculo mucho más tosco: nos invitaron a la final o semifinal del concurso de Miss Universo. Y fuimos.

En la boca de la bahía de Manila se encuentra la isla de Corregidor, donde los recorridos turísticos -asociados a la Segunda Guerra Mundial- se dividen en dos grupos: el recorrido para los japoneses y el recorrido para los demás. La isla está dividida en dos partes por un macizo montañoso, y la montaña está cruzada por un túnel, Malinta Tunnel, escenario de crueles batallas durante la guerra. Allí los últimos resistentes japoneses se autoinmolaron haciendo saltar el tunel por los aires. Aún veo en mi memoria los cañones (hoy son monumentos) que nos enseñaban en el recorrido y cuya función había sido tratar de proteger, en vano, la entrada de la bahía.

A mi recuerdo vienen también algunas de las entrevistas más entretenidas de mi etapa de periodista, como la que hicimos a la presidenta de la empresa estatal que gestionaba los casinos, una educada señora que se afanaba en explicarnos que no había conflicto alguno por promover el juego en un país católico. Que así lo había dicho en público el Arzobispo de Manila. Y también recuerdo la entrevista al presidente del United Coconut Planters Bank. La recuerdo por dos motivos, porque fue uno de los despachos más lujosos que he visto en mi vida y porque la cinta de la grabación recogió no sólo la entrevista, sino también una música de fondo que aún hoy no sé de donde salió (me costó Dios y ayuda sacar las declaraciones).

Entrevisté también a un directivo americano que no daba un duro por los entonces de moda "tigres asíaticos" (Tailandia, Indonesia y Malasia) a los que Filipinas se quería parecer: "They are not aware of what's happening in China", me decía. El tiempo le ha dado, en parte, la razón. Y también entrevisté a una empresa que se dedicaba a las perlas cultivadas. Toda una lección sobre el mercado del lujo.

Recuerdo los zumos de mango verde y a un camarero subiéndose a un cocotero para recoger el coco que iba a utilizar en el siguiente cócktel. Me viene a a memoria la isla de Boracay, con su impresionante playa de arena blanca y sus hotelitos entre las palmeras regentados, muchas veces, por occidentales que huyen del mundanal ruido (había dos ingleses de amaneramiento infinito que se disputaban el honor de enseñarme la decoración de sus dormitorios). Veo aún grabadas en mi memoria las imágenes del aeródromo de la isla cercana (Boracay no tiene pistas de aterrizaje) a donde llegamos en una avioneta de 18 pasajeros y de donde nos fuimos en otra de siete viajeros contando al piloto (nos pesaban junto con la maleta para organizar al pasaje entre los diferentes aviones).

Estuve tambien en Subic Bay, antigua base marítima del Imperio Español primero y de Estados Unidos después. Y en el aeródromo de Clark, entonces una base militar ya abandonada por los estadounidenses y hoy un aeropuerto internacional. Nos llevaron en coche por la pista de aterrizaje ("tan amplia que un Boeing 747 puede aterrizar sin instrumentos", nos aseguraban) y pudimos ver cómo todos los edificios y todo el entorno tenía un color grisáceo, el color de las cenizas del Pinatubo, cuya explosión en 1991 alteró el clima de la Tierra y precipitó el abandono de las bases militares americanas.

Recuerdo la excursión a Batangas. Allí pasamos un par de días en una zona de vacaciones para filipinos de clase media. Nuestro bungalow no era más que una caseta prefabricada. Allí, como no había playa digna de tal nombre, nos alquilaban unas grandes balsas, que un empleado arrastraba nadando unas docenas de metros mar adentro y la anclaba. Otros filipinos venían con barcas de goma y flotadores a vender bebidas frescas y helados.

Hoy, cuando Filipinas está sumida en el caos y el desastre por los designios caprichosos de la Madre Tierra, todos esos recuerdos y muchos más se agolpan en mi memoria y me producen una profunda melancolía.

Pero de entre todos los recuerdos me quedo con uno. El recuerdo de las nubes de Filipinas. ¡Qué grandioso espectáculo tenía ante mí cada día desde la terraza del Hotel Shangri-La de Makati! Podía pasarme horas observando aquellas nubes, nacidas en la inmensidad del Pacífico, recorriendo de un extremo a otro la grandeza de un cielo permanentemente azul. En cada excursión, en cada viaje en barcas motoras entre isla e isla, en cada estancia en una playa, yo siempre me quedaba embelesado mirando al cielo y aquellas inmensas moles blancas que surgían del mismo mar delante de nosotros.

Tengo nostalgia de las nubes de Filipinas.


Si te animas a hacer una donación para ayudar a Filipinas, puedes hacerlo a través de alguna de estas organizaciones:
Unicef
Aldeas Infantiles
Oxfam Intermón

domingo, noviembre 17, 2013

Jugando al ajedrez a tiros (y mi guerra comienza el domingo)

Espero que no se sorprendan demasiado los -para mi desgracia pocos- lectores de este blog, por mi insistencia estos días en escribir sobre ajedrez. Hay dos motivos confluyentes para ello. El motivo A es la final del campeonato mundial de ajedrez en Chennai, en el que un rocoso Carlsen se está merendando  a Anand (también para mi desgracia, pues por motivos de edad, he optado por apoyar al segundo).

El motivo B es que la guerra comienza el próximo domingo 24 de noviembre a las 10 de la mañana. Es mi guerra. La de un aficionado del montón que, tras ocho años sin jugar partidas de competición oficial (mi última partida de liga data del 13 de marzo de 2005) decide volver a pintarse los colores en la cara, desenterrar el hacha de guerra y mandar la pipa de la paz a tomar vientos.

Sumen A+B y el resultado que encontrarán es que estoy en plena fase de mentalización para la batalla. Sé que voy a sufrir, que voy a estar desorientado y que es bastante probable que me calcen una buena serie de guantadas en la cara. Pero también sé que, solo enfrentándome a ese doloroso periodo conseguiré recuperar algo de forma y volver a disfrutar del ajedrez como antaño.

Como parte del periodo de calentamiento y mentalización, estoy paseándome por YouTube y descubriendo algunos atractivos vídeos de ajedrez. Entre ellos, he encontrado algunas joyas de lo que se llama Bullet Chess, una modalidad de ajedrez rápido en la que cada jugador debe jugar toda la partida en un tiempo máximo que oscila entre 1 y 3 minutos. También recibe el nombre de Lightning Chess.

La modalidad más común de ajedrez rápido es la denominada Blitz, con controles de tiempo de 5 minutos, o de 3 con incremento de tiempo por jugada realizada. De esta modalidad se celebran periódicamente campeonatos mundiales.

En el Bullet Chess (Ajedrez Bala o -en mi traducción libre- ajedrez a tiros), el cálculo de variantes está de más. Los jugadores se orientan reconociendo patrones y haciendo, en general, la primera jugada que se les viene a la cabeza. Algunas escenas de esta modalidad son hilarantes. Observen el final de la primera de las dos partidas que se ve en este vídeo.




Sí, yo tampoco sé quién ha ganado. Y es probable que los jugadores tampoco. No se pierdan la secuencia entre el minuto 1:50 y el minuto 2:35. Las piezas caídas por el tablero, jugadas ilegales... Al final, me hace muchísima gracia el movimiento de las manos de uno y de otro, explicando que la última jugada del blanco era ilegal (pues su rey estaba supuestamente en jaque), o el otro empujando el peón una casilla más atrás, o indicando que a fin de cuentas el negro había perdido por tiempo...

También pueden entretenerse mucho con este otro vídeo. Una larga partida, que incluye un complejo final de peones y se juega hasta el mate, dura sólo 2 minutos. En ocasiones veo piezas volando.



La partida anterior muestra una pericia técnica envidiable (el final de peones que juegan es difícil incluso con tiempo para pensar, y las maniobras que hace el tipo de la gorra con el rey para ganarlo no son nada sencillas).

Esta modalidad de ajedrez también suele jugarse en los clubes de ajedrez online. En este tipo de entornos, que tienen sus propios sistemas de rating y sus propios títulos de maestro (nada que ver con los títulos oficiales de la FIDE), es común que se desarrollen torneos y competiciones de ajedrez ultrarrápido.

No soy aficionado a los clubes online. Las pocas veces que he jugado he ganado con facilidad a oponentes muy flojos que se dejaban comer las piezas. Pero parece ser que hay auténticos virtuosos en estos clubes.

Para muestra, lo que el comentarista de este vídeo califica como la más hermosa partida de Bullet Chess jamás jugada. Es realmente espectacular. El negro sacrifica primero un caballo y después la dama para atraer al rey contrario hasta la primera fila y allí darle mate (este vídeo es largo, son 23 minutos porque analiza y comenta la partida extensamente).




Después de ver algo así (una combinación que cualquiera firmaría en una partida lenta), uno se pregunta si realmente se ha podido jugar una partida de estas características en menos de un minuto, o sí realmente eran humanos los jugadores (podrían ser ordenadores, pero el alto número de errores tácticos -detectados con la ayuda del ordenador como se ve en la segunda parte del vídeo- demuestra que son jugadores humanos).

También existe la posibilidad de que la partida no se haya jugado realmente, sino que sea una partida compuesta para engañar al personal y hacerla circular como si fuera verdadera (un hoax). Tal cosa no sería la primera vez que ha pasado en ajedrez, pero eso es motivo de otro artículo.

viernes, noviembre 15, 2013

Mundial de ajedrez de Chennai: ¡Qué aburrimiento! y eso que por fin hay una victoria

La ilusión que he mantenido durante las primeras partidas del mundial de ajedrez que se diputa en Chennai empieza a desvanecerse. Tengo hambre de ajedrez. Hace 8 años que no juego una partida oficial y estaba tan desenganchado del juego que hace unos meses ni siquiera estaba al tanto de cómo estaba el proceso del campeonato mundial.

Pero he aquí que comienza la final, que por primera vez desde los años 20 del siglo pasado no hay un ruso jugando, que un jovenzuelo de mucho talento le está desafiando a un maestro veterano de más talento si cabe. Y yo recupero las ganas. Ganas de jugar, de ver partidas, de analizar...

Y ¿qué me encuentro? con una de las series de partidas más aburridas de la historia. Por mucho que se esfuercen los cronistas en sacar agua de las piedras y hablar de grandes combates, lo cierto es que en todas las partidas (menos la tercera) se han cambiado las damas rápidamente por miedo a medios juegos tácticos. Ambos jugadores tratan de exprimir ventajas microscópicas en posiciones muy técnicas. Y, claro, así va a ser difícil divertirse.

Hoy, por fin, se ha producido una victoria. De Carlsen, muy a mi pesar, pero muy merecida por haber jugado mejor. La partida no la considero tan gran combate como dicen algunos. El juego no ha sido más que una escaramuza de apertura, en la que el blanco queda algo mejor, cambia las damas (sí, otra vez cambian las damas, parece que Carlsen tenga feminofobia) y supera a su rival en las largas y a menudo inescrutables maniobras del final.

Carlsen ha recuperado la iniciativa en las dos últimas partidas. En las tres primeras fue claramente Anand quien manejó la batuta. Veremos qué pasa mañana. A ver si Anand es capaz de recuperar el punto perdido y la segunda mitad del encuentro se plantea algo interesante.

Con la partida de mañana llegaremos al ecuador del mundial. Y yo sigo echando de menos que se produzca alguna partida realmente vibrante. De esas que generan afición, como la segunda partida del encuentro de Sevilla, cuando Karpov avanzó su peón a e3 y dejó a Kasparov atónito durante más de una hora. O aquel movimiento Ah6 en la partida 23 que no había visto nadie y que puso a Kasparov a punto de perder el mundial. O la fantástica reacción de este último en la última partida, que le permitió mantener el título in extremis...

Al lado de aquello, lo que estamos viendo en Chennai me resulta decepcionante.