viernes, diciembre 22, 2006

Inflación blogueril

No es que vaya a haber otra burbuja, pero parece que hay gente empeñada en que los blogs tengan un precio elevado.

No me explico cómo alguien puede creerse que mi blog vale más de 14.000 dólares.


My blog is worth $14,678.04.
How much is your blog worth?




Por supuesto, si alguien me paga esa cantidad, se lo vendo encantado.

martes, diciembre 19, 2006

¿Alguien se acuerda de los contenidos?

En los últimos tiempos mucha gente habla de blogs, Web 2.0, wikis, redes sociales, YouTube, podcasting y otros tantos canales de comunicación.

La oleada de información sobre lo relevantes que son estos canales en la comunicación moderna es casi enfermiza. Hay blogs que hablan de blogs que hablan de otros blogs que hablan de la capacidad de los blogs para comunicar cosas sobre blogs...

Y poca gente aprecia que lo relevante es que lo que se escriba en un blog capte la atención de alguien, aunque sea un reducido grupo de lectores.

En un artículo que destaca por la claridad de ideas, Julio Alonso nos recuerda que lo importante son los contenidos. Es decir, que la gente se queda a leer algo en Internet, simplemente porque le gusta, no porque sea un blog.
... cada vez más gente usa internet para formarse una opinión sobre multitud de cosas. Entre ellas sobre los productos que va a comprar o no. Resulta que cada vez más gente decide qué comprar o que no comprar influenciada, entre otros factores, por lo que lee sobre ellos en internet. Que luego sea en blogs, en foros, en comparadores de precios o en el messanger de su prima es lo de menos.
Me recuerda a una crítica que hacía un profesional de comunicación estadounidense (no recuerdo ahora quién) sobre la obsesión que les había entrado a muchos otros comunicadores: que el CEO tuviese un blog para la comunicación interna. Advertía este profesional que canales no han faltado nunca, que lo que faltan son cosas que contar. De nada sirve que el CEO tenga un blog, una newsletter por e-mail o una enciclopedia entera a su disposición si no tiene nada interesante que compartir con sus lectores.

lunes, diciembre 18, 2006

¡Qué hermosa iniciativa!

¿Quién dijo que queríamos ordenadores que tomasen decisiones por su cuenta o que hiciesen sugerencias impertinentes? No queremos ordenadores inteligentes, queremos ordenadores obedientes.


Me uno sin dudarlo al movimiento "Clippo must die".

Y por si alguien tiene todavía dudas sobre lo molesto que es, aquí está en carne y hueso.

Vía: Halón disparado

miércoles, diciembre 13, 2006

Buscador para intranets: IBM y Yahoo!

Una noticia de la casa por lo menos curiosa: IBM y Yahoo! ofrecen un buscador gratuito para intranets.

El IBM OmniFind Yahoo! Edition compite directamente con Google Mini, pero con más capacidad (500.000 documentos frente a 300.000) y gratis, frente a los casi 9.000 dólares que cuesta el servicio de Google.

Es un buscador "de entrada", más que suficiente para muchísimas empresas. Hay versiones superiores y servicio de soporte telefónico de pago para las empresas que necesiten algo más.

Nicholas Carr ya ha hecho un comentario sobre el tema en Rough Type. Me gusta la frase final:
En una era de informática barata, el hardware quiere ser software y el software quiere ser gratis.

Una definición para Second Life

En un artículo de USA Today sobre las actividades de IBM en Second Life:
Second Life is a subscription-based 3-D fantasy world devoted to capitalism - a 21st century version of Monopoly that generates real money for successful players
(Más o menos: Second Life es un mundo de fantasía en 3-D basado en suscripciones dedicado al capitalismo - una versión del Monopoly del siglo XXI que genera dinero real a los jugadores de éxito).

Por supuesto, Second Life es mucho más que eso.
  • Es un sitio web en 3-D
  • Un lugar donde convergen tecnologías web con otras tecnologías
  • Una plataforma para la educación y la formación
  • Un entorno para experimentar cosas nuevas e innovar
  • ... y un largo etcétera
No sé dónde acabará esta senda, pero el trayecto es de lo más interesante.

martes, diciembre 12, 2006

Narcisismo profesional

No me cabe duda de que hay artistas que se enamoran de sí mismos. Otros, en plan Pigmalión, se enamoran de sus obras.

Algo así ha debido pasarles a los creadores de Happy Feet, un musical de animación de excelente factura, no hay duda, que fui a ver este fin de semana con los niños animado por los trailers que un amigo puso en su blog.

Es una película técnicamente impecable, la música está escogida con gran criterio, la animación es impresionante. Han mostrado una habilidad fuera de lo común para conseguir pingüinos bailando que siguen teniendo movimientos de pingüino y los detalles (como los desplazamientos de la nieve bajo las patas de los animalejos) están cuidados con primor.

Pero le sobra media hora de metraje y le falta consistencia al guión.

Creo que los autores se animaron con su propia habilidad. Se enamoraron de su trabajo y no le vieron defecto alguno. O, mejor aún, se enamoraron de sí mismos -como Narciso- al verse reflejandos en el espejo de su propia obra y se negaron a eliminar fotograma alguno.

Podrían haber dedicado parte del talento desplegado a mejorar el guión y a contratar un montador que les bajase del altar.

Es algo que no sólo le pasa a esta película. Últimamente, en el cine abunda eso que se llama Director's cut y que no es más que lo que había antes de que alguien con más criterio que el propio director le metiese tijera al metraje para evitar que los espectadores se duerman en la sala.

viernes, diciembre 08, 2006

Sobre el futuro de el DRM

Los sistemas DRM (Digital Rights Management) han sido vistos por la industria musical como una posible solución al problema de la distribución digital de sus productos. El objetivo, evitar que la copia privada se convierta en método para una distribución de música fuera de su control.

El problema es que estos sistemas tienen algunos inconvenientes:
  1. Resultan bastante molestos para los usuarios ya que impiden traspasar la música a dispositivos que no acepten el DRM. Me refiero al hecho de que una persona se haya bajado una música a su iTunes, pagándola, y no la pueda utilizar en el reproductor MP3 del coche.
  2. No están estandarizados. Hay incompatibilidades de dispositivos dependiendo de fabricantes y proveedores.
  3. De momento son frágiles y hay gente muy capaz de romperlos e iniciar una cadena de distribución paralela.
  4. Una vez que las piezas de música entran en los sistemas P2P (eMule y compañía), el usuario tiene pocos incentivos para seguir comprando música con DRM (¿por qué iba a hacerlo si la puede conseguir sin ese limitador?).
Leo en el imprescindible blog de Nicholas Carr, Rough Type, un texto relevante sobre este asunto.

EMI está ensayando un modelo de venta de música online en archivos MP3 sin DRM.

El motivo está en que el modelo existente (básicamente el de iTunes de Apple) podría estar tocando techo -las tasas de crecimiento se están ralentizando-. De ese modo, si la industria musical sigue queriendo impulsar la venta de música online -y por supuesto que quieren-, no le queda otra buscar fórmulas más imaginativas y tratar de captar al público que no está dispuesto a comprar música con la restricción que impone el DRM.

Se pregunta Nicholas Carr si no es ese un modo de impulsar la "copia descontrolada". Y su respuesta es contundente: NO, porque la copia sin control de las discográficas ya existe, a raudales, y este movimiento de EMI no hace más que reconocer una realidad palpable.

Yo me pregunto si un modelo similar, donde las productoras lanzasen sus productos a la red sin protección alguna, sería posible en la industria del cine, donde los costes de producción por unidad son mucho más grandes que en la industria de la música.

La cosa tiene su enjundia, puesto que las grandes productoras cinematográficas están trabajando con fabricantes de dispositivos y con empresas del sector tecnológico (entre ellas IBM) para la creación de un DRM estandarizado, y con niveles de seguridad mucho más altos que los actuales, para incorporarlo a la próxima generación de dispositivos de alta resolución.

Pero si funciona el modelo de EMI y, de hecho, se vende música sin DRM ¿no podría hacerse lo mismo con el cine?

Tendría que ser un modelo de negocio basado en la velocidad: se produce la película, se explota al máximo en cines en apenas unas semanas desde el estreno, y a partir de ahí se sitúa en el catálogo de venta online para aprovechar su valor residual, sin concederle mayor importancia al hecho de que haya gente que las copie sin pagar. Podría funcionar.

martes, diciembre 05, 2006

La madre de todos los cacharros

Leo en El Blog Salmón que Apple lanzará un iPhone (un cruce entre iPod y un teléfono móvil)

Héctor, un lector, comenta:
Pues la verdad es que si a la vez dispusiera de una pequeña funcionalidad de PDA para leer documentos y hacer anotaciones, así como navegar por internet y mandar sms sería el líder de mi corazón la verdad. Es decir un cruce entre Blackberry, pda e ipod.
Yo también me apunto.

Más de globalización y empleo

La globalización, con la inevitable transferencia de ciertos tipos de empleos a otros países, tiene consecuencias notables sobre la formación y la educación.

¿Qué le aconsejarías estudiar a tus hijos? ¿Una carrera técnica? (hoy por hoy empleo que se externaliza de forma creciente) ¿o Derecho? (una profesión bastante delimitada por las fronteras estatales).

¿Y quién te dice que lo que hoy es una decisión inteligente lo seguirá siendo cuando tu hijo termine la carrera?

Algunas pistas:
- A los técnicos les conviene tener conocimientos transversales, no demasiado especializados, para poder reciclarse a proyectos de diferente naturaleza. Todo lo que se convierte en un proceso estandarizado se puede externalizar con facilidad.
- Los profesionales no técnicos tampoco pueden dar la espalda a las tecnologías. Un día se pueden encontrar con que gran parte de su trabajo se hace en otro país y no van a saber reaccionar. Sí, un porcentaje del trabajo de los abogados (lo que no requiera asistencia personal en un juicio) también podría hacerse desde fuera.

Antes creía que trabajar en comunicaciones o marketing era una buena vacuna contra la deslocalización de mi puesto de trabajo. A fin de cuentas, aunque las lavadoras se fabriquen en China, se venden aquí y alguien tiene que promocionarlas en los medios. Ahora que las relaciones personales se hacen por correo electrónico, no estoy tan seguro.

Más en Multimaníaco: aquí y aquí

lunes, diciembre 04, 2006

Comunicación digital

Datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT):
Los menores de 18 años dedican a los medios digitales una media de 14 horas semanales, mientras que para la televisión reservan 12 horas; para la radio, seis, y para los periódicos, revistas y cine, dos horas.

Entre los de 18 a 54 años, los medios digitales absorben 16 horas, mientras que la televisión cerca de 13; la radio, ocho; los periódicos, dos (entre los de 36 a 54 años sube a tres horas); las revistas, otras dos y el cine, una.

La única excepción llega de la mano de los mayores de 55 años, que aún dedica 16 horas a la televisión, frente a las ocho de los medios digitales, a las siete de la radio, las cinco de los periódicos, las tres de las revistas y la menos de una del cine.

Una buena pista para saber cómo orientar las políticas de comunicación de las empresas.

Vía El Mundo.

(Nota: la UIT se define como un organismo internacional del sistema de Naciones Unidas)

Actualización (07/12/2006): hay un resumen ejecutivo descargable en formato pdf. El informe completo es de pago, pero el resumen sí se puede consultar.

domingo, diciembre 03, 2006

¿Hasta dónde puede llegar el compromiso social de un empresario?

Los empresarios y directivos se encuentran siempre rodeados de dilemas. Con los recursos que tienen a su disposición pueden hacer varias cosas: invertir para ganar más dinero, contratar más empleados, subir los sueldos, repartir beneficios a los accionistas, crear una guardería para los hijos de los trabajadores, donar recursos a ONGs, abrir una cuenta secreta en Suiza y no decírselo a nadie...

Muchos empresarios, creo, tienen resuelto el problema. Su misión es generar riqueza y sus acciones están dirigidas fundamentalmente a conseguir ese objetivo. No es malo, ya que la generación de riqueza es, probablemente, una de las mejores aportaciones que las empresas pueden hacer a la sociedad. Pero indudablemente, pueden hacer otras cosas.

En mi carrera de publirreportero (anterior a la de comunicador empresarial), tuve la oportunidad de entrevistar a cientos de empresarios en todo el mundo. Quizá lo que más me llamó la atención en aquel periodo fue el discurso monocorde que encontré en todo el mundo. Los empresarios, desde Canadá a Filipinas pasando por Croacia, quieren sólo tres cosas: impuestos más bajos, tipos de interés reducidos y flexibilidad del mercado laboral.

Bueno, todos los empresarios no.

Allá por 1995 tuve la oportunidad de hacer una entrevista que ha dejado una huella indeleble en mi memoria. Yo estaba en la India, donde la rigidez del mercado laboral era por entonces severa (no sé cómo está ahora el tema). Por lo tanto, era un tema que surgía recurrentemente en las entrevistas. Y, cómo no, los empresarios querían que aumentase la flexibilidad.

Sin embargo, la India es un país curioso en el que los empresarios en general tienen una gran conciencia social. Por lo tanto, su petición de flexibilidad la rodeaban siempre de matices (se oponían al despido libre, querían acompañar la flexibilidad con medidas de colchón social, etc.)

Y en un caso concreto, al preguntarle a un empresario si estaba a favor de incrementar la flexibilidad del mercado laboral me contestó directamente que no.

Muy sorprendido, le pedí que argumentase su posición. Y esto, más o menos, pues cito de memoria, fue lo que me contestó:
La India es un país pobre y despedir a un trabajador significa condenarle a él y a toda su familia a la miseria. En el caso de encontrarme con que me sobran trabajadores, mi misión como empresario es encontrar una actividad rentable en la que emplear esa mano de obra. Ese es mi trabajo y ese es mi compromiso con esta sociedad.
Destaco la palabra rentable (y me sigo quitando el sombrero ante el nivel de compromiso que mostró el entrevistado).

sábado, diciembre 02, 2006

Nuevo diseño y "tagging up!"

Por fin superé la pereza. He cambiado de plantilla del blog. La anterior me tenía hastiado.

Aprovecho la oportunidad para sumarme al movimiento "tagging up!", iniciado por Xavier, un compañero de IBM.

El razonamiento es simple: leo el título, leo las etiquetas y, si aun así me interesa, sigo leyendo.

Es decir, le ponemos las cosas fáciles al lector.

"tagging up" no es marca registrada ni lo va a ser, pero de momento se está convirtiendo en una seña de identidad de los blogueros de IBM en España (cosa que puede cambiar en cualquier momento si otra gente se suma a esta tendencia).

viernes, diciembre 01, 2006

Advertencias sobre la economía española

En los últimos días han aparecido dos advertencias serias sobre la evolución de la economía española:

En El Mundo: La ONU alerta de la 'especulación urbanística desenfrenada' en España
En The Economist: Bull run, the good times may no last (más o menos se traduce por: La carrera del toro, los buenos tiempos podrían no durar)

El primer artículo es más de lo mismo. Un aviso sobre la especulación desenfrenada -en este caso con el trasfondo de las dificultades para encontrar vivienda para los inmigrantes- que beneficia únicamente a los promotores. El observador de la ONU propone eliminar las ventajas fiscales de la compra de vivienda que, en su opinión, acaba siendo una subvención a las constructoras.

El artículo de The Economist es algo más profundo. Comenta los buenos momentos que han pasado las empresas españolas -de diversos sectores- que han tenido una buena expansión internacional en los últimos años. Pero el texto advierte sobre varios factores que se van a producir pronto y que van a pasar factura:

  • Las ventajas fiscales a empresas españolas por invertir en el exterior deben terminar este año, de acuerdo con la Comisión Europea.
  • Demasiada dependencia de la construcción, que supondría aproximadamente un 10% del PIB. El artículo habla directamente de "housing bubble" (burbuja inmobiliaria), que se debe desinflar según van subiendo los tipos de interés en Europa. Si pincha o se desinfla, el sector constructor -que ha intentado diversificarse, pero no lo ha conseguido del todo- va a sufrir las consecuencias y puede arrastrar a otros sectores. La caída del consumo asociada a subidas de tipos, por cierto, también afectaría a otros sectores aparte del inmobiliario.
  • A partir del próximo año, también comienzan a decrecer las inversiones de los fondos europeos. Eso afectará a las empresas constructoras del subsector de infraestructuras, que han sido las principales beneficiarias de estas inversiones.
El artículo concluye explicando que las ambiciones exteriores de las empresas españolas pueden verse seriamente dañadas por estas circunstancias.

Un panorama un tanto pesimista y sombrío que quizá no lleve a ninguna debacle, pero que debe tener nerviosos a los directivos empresariales del país.

jueves, noviembre 30, 2006

Lecciones de comunicación empresarial 1

Ya dijo el sabio Confucio que si la naturaleza te dotó con dos orejas y una sola boca es para escuches el doble de lo que hablas.

Hay gente que no escucha y sólo habla. Y luego pasa lo que pasa, que hay "comunicadores" no se enteran de qué va el tema.

Electronic Arts: si me criticas no te ajunto

En Merodeando, el blog de Julio Alonso.

Se lo he puesto en un comentario, pero no puedo resistir la tengación de publicarlo en mi blog. Es una lección de lo que NUNCA, NUNCA, NUNCA se puede hacer en comunicación empresarial.

Para otro ejemplo de malacomunicación, no tan grave pero más entretenido, se puede hacer click aquí o aquí.

Convención numérica

Resulta un tanto incómodo que, en la era de la globalización, utilicemos diferentes estándares para escribir números dependiendo de los países.

En inglés: 28,900.5
En español: 28.900,5

Para decir lo mismo.

Esto lleva ocasionalmente a confusiones y a fallos en hojas de cálculo cuando el sistema no está correctamente configurado.

¿No es hora de ir avanzando hacia estándares internacionales en este terreno?

miércoles, noviembre 29, 2006

Lectura obligatoria para periodistas

Esta entrada de fogonazos es lectura obligada para periodistas y aspirantes a periodistas.

Periodismo y verificación de datos

Con la estrechez de las plantillas en las redacciones españolas, dudo que se pongan en marcha sistemas similares aquí. Y nos vendría muy bien.

Lo que más me ha gustado es lo de Santiago Segura, cuyas declaraciones fueron verificadas por otras vías en una entrevista reciente. Pone de manifiesto una máxima que debería cumplir la prensa y no lo hace: aunque lo diga el entrevistado, no se debe publicar si no es cierto.

La aplicación de esta norma evitaría que muchos periodistas fuesen utilizados com instrumento de manipulación informativa.

martes, noviembre 28, 2006

A patadas con el lenguaje

Me da un amigo un amable tirón de orejas por escribir en un correo electrónico que le voy a enviar un "pdf".

Tiene razón mi amigo, que es filólogo para más señas, al decir que un "pdf" es un documento electrónico, o simplemente un documento.

Creo que mis argumentos sobre cómo cambian los idiomas no le van a convencer. Le he contado cosas como que al igual que el agua fluye hacia el mar, el lenguaje fluye hacia su degeneración creativa, y que si no sé qué del Ave Fénix, que una vez muerto el lenguaje vendrá otro regenerado, y otra sarta de argumentos que yo mismo no me creo del todo, pero que me servían para defender mi indefendible postura.

Lo cierto es que ya es común decir y oir frases como "pásamelo en un Word", "te envío el Excel que me pediste", "allá va el pdf (leasé pedeefe)", "hay que hacer un cortipego"...

Y ya no escribimos artículos, sino que blogueamos o posteamos; no ponemos etiquetas, sino que tagueamos... La cosa degenera a un ritmo sangrante.

En el sector de las tecnologías, por ejemplo, he oído decir a gente -por lo demás bien formada y educada- que tal o cual solución es "transparente" para los clientes, utilizando el término transparente con un sentido radicalmente opuesto a su significado real. Es decir, que lo que quieren decir es que el cliente no tiene por qué enterarse de cuáles son los entresijos que permiten a dicha solución tecnológica funcionar correctamente y sólo ve el resultado final. Vamos, que es opaca.

He dicho bien "solución tecnológica", porque evidentemente ya nadie vende productos ni servicios, que eso es cosa del pasado. Todos vendemos soluciones, lo cual, intuyo, presupone la existencia de un problema que hay que resolver.

También hablamos mucho en el sector de que ofrecemos soporte (¿qué tiene de malo asistencia técnica?) como si a los clientes les faltase una pata y necesitasen apoyarse en algún sitio.

Y en lo que considero el colmo de la degeneración lingüistica, alguien habló en algún momento de "deploymentar" la infraestructura tecnológica. Cuando me lo contaron, me quedé atónito.

No sé si la RAE acabará por admitir estos y otros términos como sustantivos comunes, adjetivos y verbos, pero de momento me parece que le hacemos un flaco favor a nuestro idioma si no nos esforzamos por hablar y escribir con un poco más de corrección y precisión.

PS: Yo tampoco soy un García Márquez, así que ruego comprensión e indulgencia de los lectores por los errores lingüísticos que seguro que cometo en mis artículos.

lunes, noviembre 27, 2006

Atención vs. reflexión

En Periodistas 21, he encontrado este artículo, del que me ha llamado la atención la entradilla (lo cual me invita a la reflexión).
¿Guerra de vídeos? El PP y el PSOE se han lanzado ahítos a la videocracia. No es de extrañar. Es barato, efectista y un soporte magnífico para la propaganda: no necesita reflexión, sólo atención. No tiene autoridad, sólo impacto.
Desgraciadamente, es demasiado cierto que en el mundo de la comunicación, tanto en la política como en el entorno empresarial, hemos primado la atención sobre la reflexión.

Los comunicadores peleamos por 15 segundos de gloria en un telediario, por un titular efectista, por impactos online que atraigan lectores hacia una marca. Y a los comunicadores más superficiales parece que les importa poco lo que haya detrás de un anuncio, una rueda de prensa o un evento público.

Y ha sido así desde hace años. Recuerdo nítidamente la excelente película Primera Plana. En una escena, en plena efervescencia redactora, se produce este diálgo entre Jack Lemon -periodista-, Walter Matthau -director del periódico:
- Walter Matthau: ¿Dónde has puesto el nombre del periódico?
- Jack Lemon: En el segundo párrafo
- Walter Matthau (enfadado): ¿Y quién lee el segundo párrafo?
Acto seguido rompen el folio y Jack Lemon comienza a escribir de nuevo.

¿Podríamos llegar a transformar la profesión de comunicación para invitar más a la reflexión y luchar menos por la atención? ¿llegará un momento en que sea tan relevante la discusión sobre el segundo y tercer párrafos como el titular y la entradilla?

Lo veo difícil, pero no imposible.

viernes, noviembre 24, 2006

Un vídeo genial sobre el liderazgo y el cambio

Me ha encantado:



Vía multimaníaco que a su vez lo encontró en Consultor Anónimo.

Nota: el corto se repite con la música cambiada.

Blogs corporativos: el reto de la comunicación en las empresas

Me ha resultado muy atractiva la mesa redonda de ayer sobre blogs corporativos que ha organizado la Fundación Barcelona Digital.

He aquí varias cosas que me han llamado la atención sobre el transcurso del evento, lo que se dijo y lo que no se dijo:

Sobre el evento:

La organización fue buena, con un auditorio grande bastante concurrido. Se agradece el esfuerzo.

Había gente blogueando desde la sala (y Enrique desde la mesa). Eso originó un curioso diálogo paralelo online que tiene su gracia. A punto estoy de decir que cuando otra persona está hablando -especialmente si soy yo-, quizá no sea del todo correcto estar prestando atención al portátil en vez de al orador. Pero lo considero una muestra más de las capacidades que nos brindan las tecnologías de comunicación en nuestros tiempos. Me consta que la mayor parte de la gente con portátiles estaban tomando notas sobre lo que estaban escuchando y, algunos, publicándolo.

Sobre lo que se dijo:

Otro Blog Más publica unas notas sobre lo que dijo cada uno.

Catorze.blog hace un buen resumen del contenido.


Hubo algo de debate sobre lo que realmente es un blog corporativo. Soy de la opinión de que los blogs son de naturaleza esencialmente personal y así lo manifesté, pero que pueden utilizarse con fines corporativos y profesionales. Creo que es una opinión bastante extendida. Pero en todo caso puede originar cierta confusión en las empresas a la hora de establecer quién escribe en nombre la Compañía -mensaje oficial- y quién lo hace a título personal. Es un debate que permanece abierto.

Hubo una pregunta muy pertinente sobre la credibilidad de un blog corporativo. Es decir, ¿no le resta credibilidad a una opinión sobre una empresa el hecho de que esté emitida por alguien que trabaja en la empresa? ¿no hay gato encerrado? ¿no hay una sospecha de utilización del blog como mera herramienta de marketing? Mi opinión es que la credibilidad se la construye cada uno con su trayectoria y la solidez de sus argumentos y textos. Si un lector confía en un blogger porque le facilita informaciones y opiniones valiosas, y si hay transparencia en la relación (es decir, que no se oculta para quién trabajas), no creo que haya un déficit de credibilidad. Traté de responder a la pregunta en esta línea, pero no sé si fuí muy claro en mi exposición.

Lo que no se dijo:

No se puede abarcar todo, indudablemente, en un evento de un par de horas. Pero creo que nos dejamos dos temas importantes en el tintero que deben ser incluidos como parte del blogging corporativo.

El primero es el valor que tienen los blogs como instrumento de formación dentro de las empresas. Es un instrumento un tanto desestructurado (no formación reglada), pero creo que no hay duda de que la lectura de blogs -en las intranets corporativas y en Internet- mejoran el nivel de conocimiento de la plantilla en términos generales y exponen al profesional a muchos más datos y opiniones informadas.

El segundo tema es el valor del blog como herramienta de creación de una marca personal. En la sociedad del conocimiento en la que operamos, hay que tener talento, pero eso no basta. También hay que dar a conocer ese talento al mundo exterior. Las empresas viven del conocimiento y talento de sus profesionales y es bueno, tanto para el profesional como para la empresa, que los clientes conozcan el valor de los profesionales que les van a prestar servicio. El blog de los profesionales es una herramienta excelente para cumplir este objetivo.

jueves, noviembre 23, 2006

Mesa Redonda sobre blogs corporativos

Hoy me toca. He sido invitado por la Fundación Barcelona Digital a participar en una mesa redonda/debate sobre "Blogs Corporativos: el reto de la comunicación en las empresas".

Mi parte consistirá en exponer la visión y experiencia de IBM en este terreno. Una experiencia grande y compleja, por cierto.

Participarán en el debate Enrique Dans, Claudio Bravo y Hugo Pardo. Todos conocidos en el entorno bloguero.

Mañana os cuento cómo ha ido.

miércoles, noviembre 22, 2006

Globalización y empleo

Acabo de leer una interesantísima columna de William Pfaff en La Gaceta de los Negocios titulada "La Globalización" [el enlace ya no está disponible].

Creo que destaca algunos aspectos esenciales a la hora de entender el impacto de este fenómeno sobre el empleo. He aquí un par de extractos y mis comentarios:
"A los trabajadores de los países ricos se les prometió que acabarían beneficiándose de la globalización. En lugar de eso, se han encontrado con que sus países se hacen más ricos, al igual que las empresas y los ejecutivos, pero la gente trabajadora normal se empobrece de forma objetiva".
No estoy seguro de que esto sea cierto para todos los países desarrollados. Creo recordar que he visto este tipo de comentarios asociados a la evolución salarial en Estados Unidos. En todo caso, es una buena advertencia contra lo que yo llamaría "patriotismo empresarial". Frente a aquellos que constantemente defienden sacrificios por el bien de las empresas nacionales, y por tanto de la nación, surge la constatación de que el enriquecimiento de un país de las empresas de un país no significa necesariamente enriquecimiento de sus ciudadanos. Ni siquiera a largo plazo.

Hay pocos trabajos de fabricación o profesionales, si es que hay alguno, en los países avanzados que no puedan eventualmente ser sustituidos por otros con costes mucho más bajos en otro sitio.

Tampoco se ha apreciado del todo, hasta ahora, que la propias empresas y sus directivos están sujetos a esta lógica. ¿Por qué los fabricantes indios o indonesios de productos que los clientes corporativos americanos, europeos o japoneses venden en mercados más sofisticados no eliminan esta costosa dirección superior y asumen ellos mismos las funciones de las centrales que ahora están en Chicago, la City de Londres o Fráncfort (y de los ejecutivos que ahora pasan el tiempo en Saint Moritz)?
Un comentario brutal. Todo se puede deslocalizar. La sede corporativa también. Por lo tanto, los temores sobre el empleo no son sólo para los empleados "bluecollar", también para los "whitecollar", los profesionales especializados y los directivos.

El texto de Pfaff aboga posteriormente por un capitalismo más humanizado en el que la obtención de beneficios no sea el único objetivo empresarial, sino también la creación de empleo de calidad. Pero lo cierto es que no da muchas pistas sobre cómo conseguirlo (más allá de una nítida alabanza del keynesianismo por tener un contenido más humanista que otras doctrinas económicas).

Yo estoy convencido de que el desarrollo económico en China, la India, Rusia, Brasil, etcétera es una excelente noticia para todos.

Cierto que hay riesgos para las empresas occidentales, que tienen ante sí nuevos y temibles competidores. Y cierto que se está produciendo un proceso de deslocalización empresarial que afecta tanto al empleo como a la dirección de las empresas.

Eso nos obliga a desarrollar modelos de negocio más competitivos, innovadores, en permanente estado de cambio. Los modelos de negocio de los países más desarrollados deben estar basados en el alto valor añadido de los productos y servicios y no en bajos costes de mano de obra. Cada país, cada sociedad, debe analizar en qué puede ser más competitivo, qué áreas de conocimiento debe fomentar y cómo explotar sus posibilidades de forma más eficiente. Una apuesta decidida por la formación y el desarrollo profesional es clave, ya que no hay posibilidad de competir simplemente en costes y es forzoso encontrar y reinventar continuamente los nichos de oportunidad para las economías desarrolladas.

Pero además hay que tener en cuenta que el desarrollo en otros países tiene consecuencias a medio y largo plazo:
  • Al crecer la riqueza en esos países, crecen también los precios de los productos de consumo, los costes salariales, los precios inmobiliarios y los costes de instalación. A largo plazo (quizá demasiado largo para quienes no se puedan adaptar), las ventajas de la deslocalización se diluyen poco a poco y también en esos países tendrán que buscar sus nichos de especialización, donde son más competitivos por precio y conocimientos, para mantener los ritmos de crecimiento.
  • No son sólo proveedores de mano de obra. También son mercados. De forma creciente, su capacidad de consumo irá demandando que gran parte de su producción se quede en el país. También son países importadores de productos y servicios de calidad, lo cual representa una oportunidad para las empresas de los países desarrollados.
  • El desarrollo económico trae consigo mayor estabilidad geopolítica. Creo no estar equivocado al decir que, desde que ha empezado esta etapa de gran desarrollo económico, las posibilidades de conflicto armado con China han decrecido notablemente. La India todavía tiene pendiente resolver de forma pacífica los contenciosos con Pakistán, pero tengo la sensación de que los peligros internos de explosiones sociales en la India son bastante reducidos (es una impresión personal).
Son sólo unas notas a vuelapluma de alguien que se confiesa optimista patológico, incluso cuando hablamos de globalización.

lunes, noviembre 20, 2006

Misión, visión y valores en versión KISS

En el mundo empresarial nos hemos complicado la vida. Nos devanamos los sesos buscando razonamientos que lleven a nuestra empresa a una posición social más elevada que la de simple instrumento para generar riqueza.

Estamos impregnados quizá de una moral que nos dice en el subconsciente que ganar dinero no es un objetivo lo suficientemente ético por sí mismo (al menos en la moral mediterránea y católica, en el mundo protestante anglosajón parece que este tema lo tienen más claro).

Por eso, las empresas se afanan por definir una misión, una visión y unos valores que vayan más allá de la acumulación del vil metal. Algunas de esas misiones, visiones y valores llegan a ser ilegibles e incomprensibles, pero no parece que importe mucho.

Esta entrada de El Blog Salmón, donde explica el principio KISS (Keep it Simple Stupid!) en los negocios, me ha hecho recordar una pequeña anécdota de mis primeros años de periodista.

Yo estaba en Polonia en 1993 entrevistando empresarios y directivos de grandes empresas públicas y privadas. Eran gente interesante, puesto que provenían casi todos del antiguo partido comunista y, aún así, habían abrazado el naciente capitalismo con un entusiasmo casi febril.

En una de aquellas entrevistas le pregunté al directivo por los objetivos de su empresa. Su respuesta fue directa y efectiva: "We make money", contestó de forma escueta.

Creo que no es posible sintetizar mejor la misión, visión y valores de una empresa en el sistema capitalista.

lunes, noviembre 13, 2006

El difícil oficio del astrólogo tecnológico

Lo de adivinar el futuro ya no es cosa exclusiva de los colegas de Íker Jiménez cuyas andanzas y cualidades científicas están maravillosamente descritas aquí.

Tampoco es un trabajo reservado a los economistas, a quienes se suelen pedir cosas como que sepan de antemano lo que van a subir o bajar las acciones de una empresa, cuánto va a crecer una economía, o la futura evolución del paro. Los economistas suelen comentar, con razón, de que sus predicciones son siempre "caeteris paribus". Es decir, que si se cambian los parámetros o los datos utilizados en el modelo, la predicción se va a hacer puñetas.

En el sector de las tecnologías de la información no queremos ser menos y nos lanzamos, con cierta frecuencia, a prever el devenir de los acontecimientos.

Hoy, por ejemplo, me he encontrado a Bill Gates anunciando la futura desaparición del Mouse. El razonamiento es que este dispositivo será sustituido por métodos más naturales de interacción con el ordenador (órdenes verbales y órdenes transmitidas mediante pantallas táctiles). En algún medio de comunicación le dan tanta importancia al anuncio que consideran que el pobrecito ratón está sentenciado a muerte.

Es un planteamiento atractivo, que ya se ha hecho varias veces, por cierto. Lo novedoso ahora es que lo diga Bill Gates y por eso sale en la prensa. Pero, la verdad, tengo mis dudas respecto a que esta predicción se cumpla. Me explico. Sí creo que evolucionarán los sistemas de interacción natural con el ordenador, pero no creo que en un plazo de tiempo previsible esos nuevos sistemas vayan a sustituir a los dispositivos que utilizamos habitualmente.

Hay varios motivos para la duda. El primero de ellos es que, trabajando en oficinas donde hay otras personas delante, se formaría un lío de pelotas si todos nos lanzamos a dar órdenes verbales a nuestros ordenadores. Usando teclado y ratón, somos todos mucho más discretos.

Recientemente se han hecho otras predicciones notables. Una de ellas vaticina que Vista será el último sistema operativo lanzado por Microsoft. ¡Guau! Soy incapaz de saber si esta predicción se verá confirmada en el futuro o no. Pero un tanto audaz sí que me parece, sí.

Ha habido a lo largo de la historia del sector de las tecnologías muchas predicciones que se han ido al traste. Uno recuerda vágamente las fábulas sobre cómo los ordenadores iban a tomar conciencia de sí mismos y a dominar el mundo. Otras previsiones, como que los ordenadores jugarían al ajedrez mejor que los humanos, se han cumplido sobradamente, aunque sin dotar a los ordenadores del más mínimo atisbo de inteligencia (sólo a base de fuerza bruta).

Yo me suelo escudar en que me he dejado la bola de cristal en casa para evitar hacer predicciones de futuro, aunque de cuando en cuando se me escapa alguna.

A lo que sí me atrevo es a poner sobre la mesa un elemento que los futurólogos de nuestro sector suelen pasar por alto:

Somos animales de costumbres.

Y, por lo tanto, por mucha predicción que hagan los sabios y los gurúes sobre las posibilidades de las tecnologías, es sólo el uso masivo y continuado de los nuevos inventos lo que los convierte en una realidad social. Si alguien no me cree, que se pregunte por qué seguimos utilizando teclados QWERTY.

viernes, noviembre 10, 2006

El sueño que no cesa: alcanzar a Europa

Desde mi más tierna infancia Europa es la gran referencia. Todo, absolutamente todo lo que se ha hecho en España desde entonces está dirgido a un único objetivo: alcanzar a Europa (o, mejor aún, a los países más desarrollados de Europa).

Ni siquiera 20 años después de habernos subido al carro de la Unión hemos conseguido el objetivo. Es el sueño que no cesa; que no abandona nuestra imaginación; ni la de nuestros ministros, parece.

Industria prevé que en dos años España igualará el nivel europeo TI


Me voy a poner un aviso en el calendario para comprobar si en dos años se ha conseguido el objetivo o tendremos que seguir soñando.

Vía: VNUnet

lunes, noviembre 06, 2006

Otro despropósito de la II Guerra Mundial

Acabo de leer una historia curiosa.

En plena Guerra Mundial, a principios de 1943, Winston Churchill está viajando por el Norte de África y Gibraltar. Mantiene reuniones con Eisenhower, Marshall, Alexander, Ismay y otros generales americanos y británicos para decidir qué hacer una vez que han expulsado a Rommel del desierto y el África Korps, junto con todas las tropas italianas de Libia y Túnez, ha pasado a la historia.

Los alemanes están al tanto de las andanzas de Churchill y saben que va a volver pronto a Gran Bretaña. En esto, un hombre gordo que va fumando un puro embarca en el vuelo regular entre Lisboa y Londres (vuelo que se mantenía con normalidad a pesar de la guerra). El servicio secreto alemán informa de que Churchill va en ese vuelo y un avión de combate alemán lo derriba, matando a sus 13 pasajeros, entre ellos un conocido actor británico.

Lógicamente, el primer ministro británico no iba en ese vuelo.

Como comenta el propio Churchill en sus memorias "la crueldad del acto [derribar un avión de pasajeros] es sólo comparable a la estupidez de los agentes alemanes". Pensar que la máxima autoridad del Imperio Británico va a reservar plaza en un vuelo regular en pleno apogeo de la guerra sólo está al alcance de mentes subdesarrolladas.

Churchill partió hacia Londres ese día desde Gibraltar en un vuelo nocturno, escoltado por cazas y que dió un largo rodeo por el Atlántico para evitar las patrullas alemanas.

Otro despropósito más en la larga cadena de despropósitos que fue la II Guerra Mundial.

viernes, noviembre 03, 2006

El mundo del deporte inicia una batalla perdida

Leo en El Mundo que El negocio del deporte se levanta contra YouTube.

El motivo, claro está, es evitar que se transmitan libremente por Internet imágenes sobre las que las ligas profesionales de fútbol, baloncesto y otros deportes tienen los derechos exclusivos, propiciando millonarios contratos con las televisiones.

Dice el ex-futbolista Karl-Heinz Rummenigge, presidente del consejo de administración del Bayern que "estos derechos exclusivos son sistemáticamente violados a través de plataformas en la Red, y no lo vamos a permitir".

Es posible que con esta denuncia consigan eliminar dicho material de YouTube o sacarle algún dinerillo a Google, su flamante propietario.

Pero a largo plazo es una batalla perdida. Alguien, en alguna parte, emitirá esas imágenes.

martes, octubre 31, 2006

Ni es rueda de prensa, ni se le parece

La rebelión de los periodistas está, en mi opinión, plenamente justificada.

La APM pide que se 'destierre' la moda de no aceptar preguntas en las ruedas de prensa


Eso ni es rueda de prensa, ni se le parece.

Tomar a los periodistas como meros transmisores de un mensaje, sin darles la oportunidad de aportar valor a la información mediante la realización de preguntas y una mínima investigación del tema, es una falta de respeto.

viernes, octubre 27, 2006

Sobre la propiedad de la imagen

¿De quién es una imagen? ¿del que posa para la foto, del fotógrafo, de quien paga al fotógrafo?

¿Qué ocurre cuando un famoso, famosillo o desconocido acude a un evento público? Si alguien le saca fotografías ¿tiene derecho a usarlas y publicarlas? ¿o el retratado tiene derecho a impedir su publicación?

Son preguntas pertinentes. Hace poco me he encontrado con una situación compleja sin resolución posible. Estos son los hechos:

En un evento organizado por una compañía hay una persona famosa. Es un evento público, con periodistas y fotógrafos presentes.

En los días que dura el evento, la prensa publica las fotografías sin problema alguno (y entiendo que los derechos sobre esas fotografías los tienen los medios de comunicación). Pero años después, esta empresa quiere facilitar fotos del evento para otra publicación. Y resulta que no puede ya que "no tiene los derechos de imagen" de ese famoso -quien por otra parte se niega en rotundo a firmar una cesión de imagen aunque esté circunscrita a lo que ya se publicó-. Es decir, que físicamente la empresa tiene las fotos, realizadas en un evento público por un fotógrafo pagado por la empresa, pero no puede usarlas.

A mí, esta situación me resulta paradójica.

miércoles, octubre 25, 2006

El día de la liberación

Desde hace algunos meses estoy haciendo un pequeño experimento personal. Para todas aquellas actividades que no están directamente relacionadas con el trabajo, he optado por utilizar aplicaciones gratuitas online.

Eso me ha convertido en un usuario intensivo de los servicios de Google. Estoy dado de alta en los siguientes servicios

Google Mail
Google Alerts
Google Anaytics
Blogger (la versión beta)
Calendar
Docs and Spreadsheets (antes Writely y Google Spreadsheets)
Notebook
Page Creator
Personalized Homepage
Picasa
Talk

Realmente, usar lo que se dice usar... Me apaño con el correo electrónico, las alertas, Blogger, Docs and Spreadheets y la página de inicio personalizada.

Picasa lo he empezado a utilizar junto con otra aplicación que se llama photos (actualización: es la misma cosa, peros Picasa te lo bajas y Photos te lleva al sitio web donde archivas las fotos) y que acabo de estrenar. Hay otro servicio que se llama Grupos que no tengo ni la más remota idea de para qué sirve.

Notebook no lo he usado jamás, Page Creator me parece una chapuza, Calendar mola cantidad, pero no lo uso, y Talk ????... creo que es el chat, pero tampoco le doy utilidad alguna.

Para obtener información concreta también uso Google Finance.

Independientemente de la opinión que uno tenga sobre cada uno de estos servicios, su uso para mí supone una auténtica liberación:
  1. Me he liberado de la necesidad de tener un ordenador concreto delante. Tengo acceso a todas mis cosas personales desde cualquier cibercafé en cualquier país del mundo (excepto para utilizar Picasa: ya que todavía es necesario descargar software).
  2. Me he liberado de recordar docenas de contraseñas diferentes. Me basta con una cuenta de acceso para poder utilizar todos estos servicios. El mismo nombre de usuario y password para todo, realmente para todo (menos para el banco, claro está).
  3. Me he liberado de las molestas funciones de autoayuda de los programas de ofimática (sí, esas funciones que te cambian palabras y formatos sin tú pedirlo).
Me pregunto con frecuencia por la resistencia que tiene mucha gente a pasarse a servicios y aplicaciones online. Yo entreveo un futuro en el que no hará falta comprar hardware alguno, ni pagar por ninguna licencia de software. Todos los servicios estarán disponibles online. Imagino que el modelo de Google de servicios gratuitos será generalizado para usuarios individuales. Las empresas optarán por servicios de pago algo más desarrollados y eficientes (y con más filtros de seguridad; con esto no quiero decir que los servicios de Google sean inseguros, sólo que las empresas impondrán requisitos más severos).

Ese modelo, por cierto, en el que los usuarios utilizan aplicaciones y gran cantidad de recursos informáticos sin tener la remota idea de dónde residen físicamente sus datos y de dónde se producen los procesos, es también el que está desarrollando IBM para muchos de sus clientes corporativos.

Tanto para el usuario de a pie como para los directores de sistemas, cuando finalmente llegue ese mundo a convertirse en una realidad, será un día grande: será el día de la liberación.

sábado, octubre 21, 2006

Bases del periodismo: cómo hacer una entrevista lamentable

Curiosamente no he visto comentarios en la blogosfera sobre esta lamentable entrevista que el economista Xavier Sala i Martín le hizo a José Montilla y que fue publicada en La Vanguardia el pasado 16 de octubre.

Sí he leído una crónica publicada en El Mundo.

Cuando vi la entrevista me produjo una pésima impresión. Tanto el entrevistado como el entrevistador hacen gala de una mala educación notable, lo cual ya es suficiente como para descalificar a los dos.

Como periodista que soy, o que fui, creo oportuno hacer una crítica de carácter profesional a este engendro:

1) Sala i Martín arremete bastante contra José Montilla por el hecho de que éste carece de título universitario. Y parece que José Montilla se descoloca bastante y no da pie con bola en el resto de la entrevista. Yo creo que era una oportunidad de oro para contestarle a Sala i Martín de forma muy clara. En primer lugar, el Sr. Sala i Martín no tiene tampoco ningún título que le cualifique como periodista. Economista brilante sí será, pero como periodista no sólo no tiene título, sino que demuestra en esta entrevista que no conoce el trabajo.

Además, el exceso de importancia que le da la entrevista al tema del título universitario y a la ausencia de una carrera de gestión empresarial está fuera de lugar. Es muy común entre académicos otorgarle al título universitario un valor excepcional, pero los hechos demuestran que hay gente brillante sin títulos y titulados que son unos zotes. Y así como ha habido y hay periodistas notables sin título de periodista, entre los grandes gobernantes de la historia de la humanidad ha habido muchos sin título universitario. El más famoso de todos ellos es Winston Churchill, quien tuvo unos resultados académicos calificados de mediocres con cierta benevolencia por parte de sus biógrafos. Tampoco tuvo ninguna experiencia empresarial.

Por lo tanto, el Sr. Sala i Martín, una vez que ha dejado claro que el Sr. Montilla no tiene títulos (cosa irrelevante para conocer la cualificación de alguien que lleva años en política), debería haber dejado el tema de lado.

2) Toda la entrevista es un ejercicio de acorralamiento. Hay una visión errónea entre muchos periodistas (y advenedizos al periodismo) que consideran que una entrevista es buena cuando se deja al entrevistado sin recursos.

Pues va a ser que no.

Una entrevista es buena cuando se hacen preguntas pertinentes e inteligentes, no cuando se acorrala al entrevistado.

Muchos periodistas, afectados del síndrome del "egoperiodismo", creen que tienen que hablar más que el entrevistado y de forma más brillante que él.

Pues va a ser que tampoco.

En una buena entrevista hay que permitir que el entrevistado explique su postura y sus opiniones. El entrevistado tiene que ser el centro de la entrevista. Cuando después de leer una entrevista uno se acuerda más de lo que ha dicho el periodista que de lo que ha dicho el entrevistado el resultado es malo.

De hecho, si quisiera leer la opinión del periodista me leería una columna de opinión o su blog. Si estoy leyendo una entrevista es porque quiero saber lo que dice el entrevistado.

Y una entrevista no es una discusión o un debate en el que el periodista deba rebatir lo que dice el entrevistado. En una entrevista, el periodista pregunta y el otro responde. Para discutir y debatir ya están las tertulias.

3) El Sr. Sala i Martín le echa en cara una y otra vez a Montilla las protestas de el aeropuerto de El Prat. Creo que el Sr. Sala i Martín sabía de antemano que eso no caía bajo la responsabilidad de Montilla (quien, por otra parte, tampoco debió quitarse el muerto de encima echándole la culpa a otro ministerio -¡vaya compañerismo! sino que debió articular alguna respuesta más inteligente, sin duda). Pero se ve que al Sr. Sala i Martín le hizo gracia la poca cintura de su interlocutor y decidió cebarse un poco en este punto. Me parece un ejercicio de mala leche innecesaria.

4) Por parte del entrevistado se nota una falta de astucia y preparación preocupante para un candidato. Lo mínimo que puede hacer una persona que se sienta delante de una grabadora es aprenderse correctamente el nombre de quien le va a entrevistar (Montilla le llama "Sala Mari", lo cual debió molestar y divertir al mismo tiempo al economista), y un poco de información sobre las opiniones y características del entrevistador tampoco viene mal.

Y además, aún cuando las preguntas sean de dudosa pertinencia, alguien que aspira a ocupar un puesto político de la talla de presidente de la Generalitat, debería mostrar más gracia y donaire a la hora de contestar. Porque todo esto no ha hecho más que darle alas a su principal competidor.

En fin. Que mal, muy mal, tanto por parte de Sala i Martín como de Montilla. Tan mal regusto me ha dejado esta entrevista que me he quedado sin ganas de leer las siguientes -al parecer, más benevolentes- que el afamado economista le ha hecho a los otros candidatos.

Para el que las quiera, aquí están:

Entrevista a Artur Mas
Entrevista a Carod Rovira

Y me quedo con la duda de si La Vanguardia ha hecho bien o no en publicar esta entrevista.

martes, octubre 17, 2006

Vidas paralelas virtuales: todos locos de repente

Hoy es uno de esos días en los que parece que todo el mundo se ha vuelto loco de repente. Sin que se pueda saber muy bien el motivo, Internet se ha llenado de anuncios y comentarios sobre cómo construirse una vida paralela virtual en los sitios más variopintos.

Uno de los más conocido de todos estos juegos (pues eso parecen ser, juegos) es Second Life. Ahí uno se crea un personaje, compra moneda local y empieza a vivir, quizá la vida que siempre quiso y nunca tuvo.

Hoy hay comentarios sobre estos mundos virtuales en el Blog de Enrique Dans y en Gadgetoblog.

Gran parte del ruido proviene de que Reuters ha acreditado un periodista virtual en Second Life. También hay empresas reales que han abierto oficinas en estos predios, dan ruedas de prensa, empiezan a instalar negocios...

En estos mundos paralelos hay especulación inmobiliaria (con inmuebles que no existen), negocios más o menos honestos y otros totalmente fraudulentos, gente que se escapa con el dinero virtual de los demás, etcétera.

Y lo que es más curioso. Muchos de los objetos virtuales se pueden comprar y vender fuera de esos mundos virtuales (particularmente los "avatares" u objetos mágicos de algunos juegos online). Es decir, que hay gente haciendo dinero de verdad con cachivaches de mentirijillas.

A mí me da la sensación de que todos nos hemos vuelto locos de repente y que esto de la web 2.0 a muchos se les ha subido a la cabeza.

Hay un mundo real ahí fuera con una vida mucho más rica que lo que podamos encontrar en la red.

Y, por cierto, si lo que te gusta es jugar, no hay nada como el ajedrez :-)

lunes, octubre 16, 2006

Cómo conseguir que el público encuentre tu blog de la manera más tonta

La blogosfera está llena de textos con recomendaciones más o menos razonables para dar visibilidad a tu blog.

Las normas, más o menos, serían las siguientes:
  • Que escribas mucho
  • Artículos cortos
  • Artículos largos
  • Escribe por la mañana
  • Por la tarde
  • Por la noche
  • Desde el sofá
  • Sentado en el retrete
  • Que hables de Google
  • Que hables de Microsoft
  • Que pongas enlaces
  • Que hagas trackback (si alguna vez descubres cómo se hace)
  • Que escribas textos que aporten algo
  • Que tengas gracia
  • Que seas serio
  • Que pontifiques
  • Que no pontifiques
Y un largo etcétera.

Yo he descubierto una nueva norma que añado gustoso a la lista:

  • Escribe sobre cualquier cosa
Alguien, tarde o temprano, te encontrará (vean, si no, cómo ha encontrado mi blog este ciudadano que buscaba información para hacer aparejos de pesca; una búsqueda que le ha llevado a este artículo sobre la eficacia de la publicidad online).

Esta idea de ver cómo te encuentran vía búsquedas de Google la he sacado de un blog estupendo: No puedo creer que lo hayan inventado.

viernes, octubre 13, 2006

Definitivamente, no quiero ser fiel

Todas las veces que he intentado hacer un seguimiento de un programa "viajero frecuente" de cualquier línea aérea he fracasado.

Me hice socio del programa Flying Dutchman (ahora Flying Blue) de KLM porque una vez volé con ellos, también de Lan Pass de Lan Chile. Ahora tengo la tarjeta IBERIA no sé qué, de IBERIA, claro está. Algunas otras tarjetas las tuve y ya ni las recuerdo.

Pero lo cierto es que suelo perder las tarjetas, cuando las tengo, olvido utilizarlas, luego olvido enviar las tarjetas de embarque a sus departamentos de atención al cliente y, desde luego, me olvido de comprobar cuántos puntos tengo y para qué sirven.

El resultado de todo ello es que jamás he conseguido ventaja alguna de estos programas. Y sí he conseguido mi e-mail lleno de publicidad y pasar a formar parte de bases de datos de empresas de marketing. Culpa mía, evidentemente, puesto que me consta que hay gente que consigue de cuando en cuando un vuelo gratis.

A veces me pregunto por qué tengo tanta pereza y desidia para hacer un seguimiento de estos programas de fidelización de clientes...

... ¡y la respuesta me la ha dado mi supermercado!

Mi supermercado tiene un programa de fidelización de clientes que hasta ahora resultaba de lo más cómodo. Una vez te sacabas la tarjeta de cliente, con cada compra te hacían una bonificación que se acumulaba en un cheque trimestral. Ese cheque te lo envían a casa y lo utilizas en la siguiente compra.

Pero últimamente, sus programas de fidelización se han complicado hasta el infinito. Con cada compra te dan unos vales de descuento para determinados productos o líneas de producto. Esos vales caducan en unos 15 días. También participas en el sorteo de un coche. El resultado es que cada vez que vas al supermercado no puedes olvidarte de llevar contigo un mazo de papeles que tienes que revisar para ver si lo que estás comprando tiene alguna bonificación y si el vale está caducado o no.

Vamos, que tienes que dedicar tiempo y esfuerzo. Amén de ocuparte de llevar encima los malditos papelitos.

Al mismo tiempo, han reducido personal, han desaparecido algunos productos que me gustaban y el ritmo de reposición en las góndolas se ha deteriorado.

Por ese motivo, a pesar de los papelitos y de los descuentos, no me queda otra que cambiar de supermercado.

¿Y qué tiene que ver esto con los programas de fidelización de las líneas aéreas? Muy sencillo. Me he dado cuenta de que no quiero trabajar para serle fiel a ninguna compañía (ni aérea, ni comercial, ni distribuidora, ni hotelera). Y hacer un seguimiento de bonos de descuento, puntos de viajero o cualquier otra zarandaja es un trabajo tedioso y antipático.

De hecho, yo no quiero ser fiel a ninguna empresa.

Lo único que quiero es un buen servicio:
  • En líneas aéreas: la ruta que busco, en un horario que me convenga, con asientos cómodos y a un buen precio.
  • En supermercados: el producto que busco, fácil de encontrar y a un buen precio (y tener alguien cerca a quien preguntar si tengo dudas).
Quizá en mi supermercado no perderían un buen cliente si el dinero dedicado a estos complicados programas de fidelización se dedicase a mantener el personal y prestar un buen servicio.

Y quizá no estaría cabreado con determinadas líneas aéreas si, en vez de hacer programas de fidelización, tuviesen un centro de atención telefónica en condiciones o pudiesen ofrecer comida infantil a un niño, aunque al tonto del padre se le hubiese olvidado pedirla al comprar el billete.

miércoles, octubre 11, 2006

Reparto de periódicos y viaje en el tiempo

Hoy he tenido la sensación de viajar en el tiempo, hacia el pasado.

Al salir de casa por la mañana he visto cómo un repartidor de periódicos iba arrojando ejemplares a los jardines de las casas.

Parecido a lo del chico de los periódicos que iba en bicicleta en las películas americanas de hace algunos años. Aunque en este caso era un señor ya mayorcito en un coche arrojando los periódicos desde la ventanilla con gran habilidad.

¡Qué sistema para distribuir información! Me parece tan caro e ineficaz que me sorprende que siga vigente.

martes, octubre 10, 2006

¡Dios Mío! ¡Para Menéame soy un spammer!

He sido un tanto perezoso para empezar a indagar la eficacia de Menéame, el sitio de referencia en castellano para promover noticias y artículos en blogs.

Hace unos días decidí probar. Abrí una cuenta en en este sitio y he enviado un par de textos de mi blog para ver cómo funcionaba. Mea Culpa, no leí el wiki de Meneaetiqueta en el que se califica como autobombo el enviar artículos propios.

Eso ha sido suficiente para que la implacable comunidad de Menéame empiece a otorgarme votos negativos y me considere poco más o menos un spammer.

Una reacción graciosa y quizá un poco excesiva, ya que he tenido el cuidado de enviar dos textos (sólo dos) que considero de algún valor para otros lectores. Pero la comunidad es soberana ¿verdad?

¡A ver si alguien se anima y menea este texto!

lunes, octubre 09, 2006

Globalización, liberalismo y keynesianismo: una propuesta de debate para economistas

El País publicó ayer una interesante entrevista al Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz. La entrevista, titulada; "El FMI ha perdido legitimidad política" (de pago) contiene algunas de las claves del pensamiento de Stiglitz sobre la globalización y el porqué para unos países funciona y para otros no.

La clave, de acuerdo con este economista, estaría en lo que él denomina "modelo escandinavo", que implica altos niveles de inversión en educación, investigación y tecnología y un "fuerte colchón de seguridad" (no estoy seguro de qué elementos concretos incluye en este concepto, pero entiendo que se refiere a sistemas de seguridad social y prestaciones de servicios públicos). En su opinión, varios países asiáticos, con sus variantes, han optado por este modelo con altas inversiones en tecnología y educación gracias a su impresionante acumulación de reservas. En Latinoamérica, sin embargo, tales inversiones no se han producido al no haber fuerte ahorro nacional, mientras que la liberalización/globalización sí ha funcionado en los mercados de capitales. Ello ha conducido a un crecimiento discontinuo y lleno crisis abruptas (con la excepción del caso chileno).

Lógicamente, el modelo escandinavo implica altos impuestos y un impuesto sobre la renta muy progresivo. La base del razonamiento es que, frente a la receta esencialmente liberal y conservadora (en lo económico) que considera que bajar los impuestos es poco más o menos que una receta universal para potenciar el crecimiento, el modelo escandinavo demostraría que las personas emprendedoras están más dispuestas a asumir riesgos empresariales si cuentan con un colchón de seguridad.

Stiglitz es todo un iconoclasta en los tiempos que corren. Su aproximación a la economía es prácticamente keynesiana, una corriente de pensamiento económico que no está precisamente de moda.

Me encantaría ver un buen debate entre Stiglitz y Xavier Sala-i-Martín (desgraciadamente su página está optimizada para Explorer). Sin ser un Premio Nobel -aunque sí tiene el premio Rey Juan Carlos I al mejor economista de España y Latinoamérica-, Sala-i-Martín es un profesional de gran renombre y de posturas claramente liberales y antikeynesianas. Se ha pronunciado públicamente en favor del sistema liberal anglosajón como algo mucho más eficaz que el modelo escandinavo, cuyos altos impuestos y prestaciones considera un freno al desarrollo económico.

En el caso de que alguien me pregunte mi opinión (lógicamente lastrada por el hecho de que no soy economista ni me conocen en la Fundación Nobel), creo que me inclinaría ligeramente por el lado de Stiglitz. No porque no confíe en el liberalismo y la libertad de empresa como motor fundamental del desarrollo económico -como creo que es-, sino porque hay demasiados casos en la historia económica -sudeste asiático, Argentina...- en los que la aplicación de una receta liberal sin muchos matices ha acabado en fuertes crisis (también hay que reconocer que estas crisis, de carácter fundamentalmente financiero, fueron alimentadas por el hecho de que el único aspecto donde realmente hubo liberalización fue en el movimiento de capitales y no hubo una liberalización económica real).

En todo caso, eso de que los emprendedores están más dispuestos a correr riesgos si cuentan con un colchón de seguridad, toca una tecla importante aunque discutible: ¿debe la sociedad, mediante sus impuestos, crear ese colchón de seguridad para favorecer la aparición de emprendedores? esa es, en mi opinión, una pregunta clave.

Suscripción por e-mail: un nuevo cachivache en mi blog

Desde que descubrí los lectores RSS y me quedé prendado de este sistema, no se había pasado por la cabeza que haya gente (y, de hecho, mucha gente) que prefiera recibir las actualizaciones de los blogs y otros sitios web por correo electrónico y no en un agregador.

Pero tiene su lógica. Instalar un nuevo programa o aprender un nuevo sistema es siempre algo incómodo.

Por lo tanto, creo que es obligación de cada uno de nosotros -de cada blogger- facilitar las cosas a nuestros lectores para que puedan acceder a los contenidos de la manera que a ellos les convenga. Es decir, que debemos esforzarnos por adaptarnos nosotros a las necesidades de los demás y no esperar que los demás se adapten a nuestra forma de ver las cosas.

Por eso, y a petición de una lectora, Mónica de Castro, he incorporado un sistema de suscripción a mi blog por correo electrónico. Lo encontraréis por abajo en la columna de la derecha.

viernes, octubre 06, 2006

Fraude, de nuevo, en la publicidad online

BusinessWeek ataca con virulencia a la publicidad online. Este artículo sobre el fraude en la publicidad en Internet es simplemente brutal. Es obvio que BusinessWeek no es un observador absolutamente imparcial (tiene interés en que se mantenga la publicidad en papel), pero las historias que cuenta y los argumentos expuestos son difícilmente rebatibles.

Simplemente, los clientes de este tipo de publicidad ven cómo gran parte del dinero que invierten acaba en manos de gente sin escrúpulos que crea páginas estúpidas y consigue a otra gente que hace click en los anuncios (pagándoles, por ejemplo). Así, los Google y los Yahoo, de forma no intencionada, están repartiendo un montón de dinero de sus anunciantes entre un montón de "emprendedores" de todo el mundo que se dedican a la industria del click incontinente, de escaso valor añadido y nulo impacto publicitario.

Y todo esto se añade el hecho de que hay motivos para tener dudas sobre la eficacia de la publicidad contextual (al menos en su forma actual).

Ya lo había comentado yo anteriormente: o se ponen las pilas para solucionar el problema del fraude, o los grandes de este negocio se van a encontrar con un serio problema de credibilidad que les va a afectar seriamente en la cuenta de resultados.

No es ninguna broma. Google vale más de 90.000 millones de dólares en bolsa. Ese valor es casi el mismo que el de empresas que facturan ocho o nueve veces más y que la duplican o triplican en beneficios. El valor de Google (y el de Yahoo) está alimentado por su talento, su indudable potencial innovador y unas enormes expectativas de futuro. Pero su modelo, hoy en día, está basado en ingresos fundamentalmente publicitarios.

Si se pierde la confianza de los clientes en este modelo, podría originarse un escenario de brusco ajuste en bolsa (utilizando los términos eufemísticos habituales para describir un descalabro). No lo deseamos nadie.

Vía: Trabajar sin conexión

martes, octubre 03, 2006

Relaciones Públicas, habilidades sociales y mala educación

Interesante y divertido texto de Steve Crescenzo, un profesional especializado en comunicación a empleados, sobre las habilidades sociales de los Relaciones públicas:

Can yo be a PR person if you have no people skills?

Me recuerda que no sólo la gente que se dedica a Comunicación y Relaciones Púlbicas debe cultivar sus habilidades sociales. En general todos deberíamos hacer un esfuerzo por mantener un alto nivel de educación.

En la última reunión de ALBA (Asociación de ayuda a personas con albinismo), algunos miembros de la asociación me comentaron cómo gente que no conoces de nada se siente con derecho a indagar sobre tu vida privada cuando te ven con tu niño por la calle. Lo menos lesivo es la estúpida pregunta: ¿Es adoptado? (digo yo que pensarán que es finlandés o algo así). Pero un padre me contó cómo tuvo que escuchar atónito la medio bronca que le había echado alguien por la calle por disfrazar al niño con gafas de sol y teñirle el pelo de blanco.

En estos casos, decir que el interlocutor "carece de habilidades sociales" no es más que un eufemismo.

sábado, septiembre 30, 2006

El libro más corto para el día más largo

El pasado miércoles fue un día particularmente largo para mí. Me levanté antes de las cinco de la mañana para estar en un avión rumbo a Barcelona a las 7:10. Allí estuve todo el día de reuniones con la gente de ALBA (Asociación de ayuda a personas con albinismo) en el Centro de Recursos Educativos Joan Amades de la ONCE (muchas gracias a la ONCE y a los organizadores por su apoyo), con el objetivo de seguir avanzando en la organización de actividades en favor de la población albina. No volví a casa hasta las 10:00 de la noche.

Para un día de tan marcada longitud, decidí llevarme un libro y así entretenerme en los tiempos de espera en el aeropuerto y en el avión.

Animado por lo mucho que disfruté de la lectura de Un Puente Lejano, de Cornelius Ryan, decidí llevarme El Día más Largo, del mismo autor, que había comenzado un par de días antes, y que relata las peripecias de aliados y alemanes durante el Desembarco de Normandía.

Lo más sorprendente del libro es que es muy corto, demasiado corto. A eso de las 7:30 de la mañana había acabado con él. Y aunque resulta un relato ameno, me resultó un poco decepcionante frente a la vibrante redacción de Un Puente Lejano. En comparación con la operación Market Garden, el Desembarco de Normandía parece un picnic (con más de 10.000 bajas sólo en el bando aliado, pero contado como un viaje de fiesta).

Una cosa curiosa. Cuando cerré el libro en el avión por la mañana me dió la sensación de que faltaba algo. El relato se centraba demasiado en las tropas americanas y y la parte británica y canadiense del relato quedaba medio coja. Al ojear el libro en el vuelo de vuelta, me dí cuenta de que me había saltado unas 15 ó 20 páginas (cosas del sueño a primera hora de la mañana). Eso me facilitó un ratito más de amena lectura en el viaje de vuelta.

viernes, septiembre 22, 2006

Más sobre la ineficacia de la publicidad contextual


Los que me han leído con anterioridad saben que tengo serias dudas sobre la eficacia de la publicidad contextual.

Hoy me he encontrado los anuncios de arriba en El País (haciendo click sobre la imagen se amplía).

¿Adivinan a qué noticia acompañaban estos anuncios?

Justo. A la polémica sobre el ácido bórico encontrado en un piso de presuntos terroristas islámicos y años atrás en un piso de ETA y que sirve para matar cucarachas.

Muy útil la publicidad contextual. Seguro que cuando estoy leyendo esa información es porque estoy interesado en acabar con los insectos que pueblan mi casa.
Posted by Picasa

Las mujeres son los mejores jefes, según un estudio británico. O no.

¿Se imagina alguien la publicación de un estudio que dijese exactamente lo contrario? ¿que afirmase que los hombres son mejores jefes?

No. Nadie podría publicar algo así sin que lo clasificasen de inmediato como machista retrógrado y recalcitrante.

Pues según este artículo publicado en Noticiasdot.com, las mujeres son mejores jefes que los hombres. Un titular así, con una generalización tan vasta, me hace arquear las cejas pensando que hay gazapo por detrás (y que quien elaboró el estudio, o el periodista que escribe el artículo, debería ir a un psicólogo de urgencia a que le traten la paranoia sexista).

Lo curioso es que eso, que las mujeres son mejores jefes que los hombres, es lo que dice el titular, pero de las contestaciones a las preguntas de la encuesta (de cuyas cualidades científicas no se dice nada de nada) no se puede desprender una afirmación tan tajante. De hecho, el aspecto en el que destacaban primordialmente las mujeres es "la confianza depositada en los trabajadores no regulares (teletrabajo, etc)". Un elemento, la confianza en los teletrabajadores, que debe ser una cualidad de los buenos jefes, pero imagino que no es la única.

El texto también dice que "Partiendo de la conclusión que la confianza en el equipo es lo más importante, los encuestados también respondieron que preferían a las mujeres porque visten mejor que los hombres". Esta afirmación no sólo me ha hecho enarcar las cejas. También me he rascado la cabeza varias veces tratando de ver la conexión entre la confianza y vestir mejor (no he tenido éxito).

A mí particularmente me encanta ver mujeres vestidas con traje de negocios (preferiblemente de raya diplomática), bien arregladas, con el punto justo de maquillaje y una sonrisa permanente en la boca. Pero lo considero desde el punto de vista meramente estético. En ningún caso considero que la raya diplomática, el peinado o el maquillaje constituyan elementos de juicio para valorar la capacidad profesional de una mujer.

Luego, en el artículo hay un batiburrillo de datos sobre cómo los jefes jóvenes no confían en los teletrabajadores y una conclusión que abruma:
"El énfasis puesto en la confianza y la fuerza de la relación social entre jefes y empleados apunta al hecho de que las mujeres, y en particular las mujeres de más de 50 años, representan el modelo ideal para dirigir el mundo de los negocios".

¡Ahí es ná!

martes, septiembre 19, 2006

El maldito puente estaba, de verdad, demasiado lejos

Acabo de terminar de leer Un puente lejano, de Cornelius Ryan.

Es la descripción de Market-Garden, una desastrosa operación aliada en septiembre de 1944 para establecer una cabeza de puente en el Rin, en territorio holandés, mediante el uso masivo de fuerzas aerotransportadas.

No me voy a detener en los detalles de la operación (se puede leer un buen resumen en el enlace). Pero sí recomiendo su lectura aquellos que estéis interesados en la Segunda Guerra Mundial, en el fenómeno de la guerra en general, en la estrategia y en cómo los generales toman decisiones que afectan a la vida y la muerte de miles de seres humanos. A veces esas decisiones parecen justificadas por las circunstancias, otras veces no.

En todo caso, una buena muestra de que toda guerra no es más que un cúmulo de despropósitos, tanto en el bando ganador como en el perdedor.

Y sí, el puente estaba demasiado lejos y, por si eso fuera poco, había que conquistar otros seis por el camino.

martes, septiembre 12, 2006

¿El fin del imperio Microsoft?

Para todos aquellos que se sienten oprimidos por la fortaleza de mercado y las debilidades tecnológicas de su sistema operativo (Windows, claro), les recomiendo la lectura de este artículo de The Guardian o del comentario de Enrique Dans al respecto.

Que el desarrollo de Windows Vista ha sido una pesadilla para Microsoft está bastante claro. Pero yo no estoy tan seguro de que el lanzamiento de este sistema operativo suponga el fin del imperio Microsoft.

Creo que los analistas confunden a veces la realidad con sus deseos. Los mercados son más tercos de lo que parece y, aunque Linux sea una alternativa razonablemente buena, la mayor parte de los ciudadanos simplemente no están dispuestos a hacer experimentos. Para la inmensa mayoría de los usuarios, Windows y las aplicaciones de ofimática de Microsoft son estándares de facto y no los van a cambiar porque un tecky les recomiende pasarse a Ubuntu y OpenOffice.

He aquí el comentario tipo:

"¿Que cuando guardo un documento con el nuevo procesador que me has instalado, lo tengo que "guardar como" con otra extensión para que lo vea seguro mi cliente? No, gracias. Yo quiero el Word de Microsoft, que es lo que tiene todo el mundo".

Esto es lo que yo considero que va a pasar con Windows Vista:

- Los usuarios domésticos que compren nuevo ordenador se lo llevarán cargado y listo para su uso. Con el tiempo y la renovación periódica de equipos que todo el mundo hace, la mayor parte de la gente tendrá Windows Vista en su casa.
- Los que no quieran cambiar de ordenador, seguirán utilizando Windows XP con toda tranquilidad, hasta que se les rompa cualquier chominada del equipo. Lo intentarán reparar, pero el precio será tan disuasorio que finalmente decidirán comprar un equipo nuevo. Y ¿con qué sistema operativo vendrá? Lo has adivinado: Windows Vista.
- Las empresas se mostrarán en inicio reticentes a comprar nuevas licencias (muchas siguen usando Windows 98 y Windows 2000). Pero de igual modo, cuando tengan que renovar equipos se encontrarán con el problema de que ya no les venderán nuevas licencias XP, que el servicio de soporte será cada vez menor, que Windows Vista se ofrece con determinadas ventajas de marketing, precio y/o incentivos...
- Muchas empresas querrán pasarse a Linux y estudiarán el tema. Algunas comprobarán que ciertas aplicaciones podrían llegar a dar algún problema, que los empleados se muestran reticentes a los cambios, etc. Muchos decidirán lo que han decidido hasta ahora: utilizar Linux en los servidores (algo controlable por los técnicos de sistemas) y dejar que los usuarios de PC sigan utilizando Windows.

Creo que de aquí a cinco o siete años Windows Vista estará por todas partes.

Además, Microsoft es una empresa de grandes recursos (financieros y humanos). Es posible que tengan que analizar su modelo de negocio y transformarlo para nuevos retos en el futuro. Cierto que el esquema rígido de fin de siglo ya no es válido y que tienen que buscar nuevas fórmulas para diversificar ingresos. Cierto que Linux supone una competencia que hace 6 u 8 años no existía. Cierto que un cambio de paradigma hacia aplicaciones en red y no residentes en el PC puede transformar profundamente el mercado. Pero dudo mucho que en la sede corporativa de Microsoft se queden sentados observando atónitos cómo se les viene el mundo encima.

Para las empresas, como es el caso de IBM, que competimos con Microsoft en determinadas áreas, más nos vale no confiar demasiado en que Microsoft se hunda solo. Casi mejor nos seguimos esforzando por seguir ofreciendo productos y servicios que capten la atención de nuestros clientes y les generen valor añadido.


miércoles, agosto 30, 2006

Nunca dejarán de sorprenderme

Acabo de saber que todavía existen usuarios del ordenador medieval "Spectrum".

Para el que no sepa de qué estoy hablando. El Spectrum es ese objeto de la foto que, cuando yo era niño utilizaban los más avanzados de mis compañeros de escuela conectándolo a un televisor y a una grabadora (no de CDs, una grabadora de casettes, puesto que en este soporte del Pleistoceno se almacenaban los programas).

Y no sé cómo lo hacen, pero hablan de conectar no ya discos duros, sino memorias flash a este aparatejo, además de adaptar juegos (motivo fundamental de su aficción).

Desde luego, los frikis, teckis, nerdys y geeks nunca dejarán de sorprenderme.

martes, agosto 29, 2006

¿La prensa se muere o la matan?

Es un tema recurrente. La prensa escrita se muere. Cuando yo estudiaba periodismo (hace ya casi 15 años) nos decía un profesor que nuestra generación vería desaparecer la prensa escrita.

Cada vez es más cierto y hay varios enlaces hoy por la red que apuntan en este sentido.

En Periodistas 21, Juan Valera nos ofrece un somero pero acertado análisis sobre el futuro de la prensa escrita: El fin de la era de la prensa.

Ese artículo nos dirige a dos interesantes textos de The Economist sobre el tema: Who killed the newspaper? y More media, less news.

Hay muchos factores que inciden en la larga crisis de la prensa escrita, siendo la competencia de Internet el factor más destacable. Pero como bien dice un comentarista al artículo de Juan Valera, lo que mata a la prensa es la falta de credibilidad. ¿Cómo va a seguir la gente leyendo periódicos que no ofrecen información contrastada, que dan datos erróneos, citan mal a las fuentes, etc.?

Si la prensa escrita no se muere sola, siempre habrá gente dispuesta a matarla. Vean, si no me creen, este texto Antológico publicado en Malaprensa.

Así no van a levantar cabeza.

martes, agosto 22, 2006

Esas cosillas de Córdoba (Argentina) que le llaman la atención a un español

Pues sí, ya hemos vuelto de las vacaciones. Casi un mes en Argentina, principalmente en Córdoba, visitando familiares, descansando, riendo, comiendo, durmiendo y disfrutando de la vida. Como diría un argentino: "¡lo pasamos lindo, ché!".

Lo bueno de viajar es que le permite a uno apreciar la enorme belleza de la diversidad y enriquecerse personalmente. He aquí algunos ejemplos de un mundo diverso -de Córdoba, fundamentalmente- que que llaman la atención a un español.

  • El trolebús. Comúnmente conocido como "el trole". Hay varias líneas funcionando en Córdoba. En las puertas tienen carteles escritos en ruso (imagino que ponen cosas como que tengan cuidado al entrar o salir). El motivo es que fueron comprados a los rusos, claro está. Siempre son conducidos por mujeres.
  • El taxi. Hay dos tipos: taxis y remises. Los primeros se paran por la calle, los segundos hay que llamarlos para que venga a buscarte. Por algún motivo, al montarse en el taxi los cordobeses no suelen decir directamente la dirección de destino, sino que explican primero por dónde quieren ir. El diálogo suele ser más o menos así:
- Cliente: "vamos al Cerro, por la avenida nosecuantos, pasando la calle tal y luego hasta la calle xxx".
- Taxista o remisero: "entonces cruzamos por ZZZ?"
- Cliente: "Sí, hasta la avenida YYY y luego por el puente"
- Taxista: "Y a la calle xxx, a qué número?"
- Cliente: "Al 4.200"
- Taxista: "Ok, a XXX al 4.200.
No es que yo quiera ser rácano en palabras, pero creo que se puede ahorrar tiempo dando la dirección desde el principio.

  • Las casas. Nada que ver con nuestras urbanizaciones de chalets adosados monocromos. Cada casa es distinta (excepto en lo que llaman "casitas de plan", que comienzan siendo iguales, pero que luego cada dueño modifica a su gusto). Hay una gran cantidad de casas a medio acabar. Como muchas las manda construir el propietario, una vez que es habitable la familia se mete dentro y con el tiempo se va ampliando o se van acabando los detalles. Muchas casas, por ejemplo, no tienen puestas las tejas, o le ponen un revestimiento provisional hasta que se junta dinero para poner el definitivo. Llama también la atención el tema de los depósitos de agua. Cada casa tiene el suyo en el tejado. Esto, por cierto, afea bastante el paisaje aéreo de la ciudad, que ya está bien cargadito de cables de electricidad, de teléfono, de la televisión y del trole.
  • Los pasos de peatones. Son sólo decorativos. Si tienes que cruzar la avenida Colón un día de tráfico, ¡allá te las compongas!
  • Calles con nombre de fecha. Hay una calle 9 de julio, otra 25 de mayo y muchas más con nombre de fechas conmemorativas de efemérides patrias. Digo yo que podrían haber ordenado las calles por orden cronológico según el calendario y sería mucho más fácil orientarse.
  • El "coso". Una palabra de uso común en el lenguaje cordobés. Es un sustantivo que se utiliza de comodín para sustituir a cualquier palabra (un pariente lo definió como "sustantivo generalicio"). Yo no sé cómo hacen para distinguir un "coso" de otro "coso", pero cuando un cordobés dice "¿dónde pusiste las llaves del auto?" y otro contesta "en el coso", el primero se dirigirá sin dudarlo al coso en cuestión y encontrará las llaves en un santiamén.
  • Las comidas. Se desayuna, se toma un tentempié a media mañana, se almuerza temprano, se merienda y se cena. Vayas a la hora que vayas a una casa, siempre caerás a la hora de la comida que sea que sirvan a esa hora. Y si nó, simpre queda el recurso de poner un mate, un té o un café, con unas galletas o un poco de queso para picar.

Bueno. Lo hemos pasado en grande y hemos disfrutado mucho de las vacaciones. Me siento bien en Argentina, como en casa.

Así que gracias y hasta pronto.

sábado, julio 22, 2006

El lucero del alba: 1º Jornada interdisciplinar sobre albinismo

¿Qué es lo que puedes hacer cuando algo diferente ocurre en tu vida? ¿cómo te sientes? ¿cómo reaccionas?

En mi caso, eso diferente que ha ocurrido en mi vida sucedió hace seis meses. Me refiero al nacimiento de mi segundo hijo, que es albino. Es decir, que en una familia de morenos (muy oscuros), mi hijo Carlos destaca como el lucero del alba (es más guapo que un San Luis).

Pero claro, como es algo que te llega por sorpresa, a los 25 minutos de que haya nacido te das cuenta de que todo lo ignoras.

Así que te pones ha hacer unos cuantos clicks con el Google para ver si te enteras de algo y voilá. Te encuentras en unos minutos con un un grupo de gente que es tan especial y tan diferente como tú o como tu hijo y que además están encantados de poder echarte una mano en todo lo que haga falta.

Ese grupo de gente es la Asociación Alba, de muy reciente creación, cuyo objetivo es ayudar a personas con albinismo en todo aquello que puedan necesitar.

La primera actividad en la que hemos participado ha sido la 1ª Jornada Multidisciplinar sobre albinismo. Ha sido un éxito rotundo como puede leerse en la crónica de la página web, la organización ha sido impecable -mi agradecimiento especial a Mónica Puerto, presidenta de la Asociación, a los responsables de la delegación territorial de la ONCE en Valencia y a todos los que han colaborado- y, sobre todo, ha sido una oportunidad para conocernos, compartir ideas y, entre todos, llegar a saber algo más sobre las situaciones a las que tendremos que hacer frente en el futuro.

No voy a hacer un relato pormenorizado del evento, pero sí voy a destacar la intervención del Dr. Luis Montoliu, un investigador del Centro Nacional de Biotecnología, un departamento del CSIC situado en la Universidad Autónoma de Madrid.

Y lo primero que destaco de su intervención es la siguiente declaración de Luis (es aproximada porque cito de memoria): "Participar en este tipo de eventos y compartir nuestro conocimiento con quien lo necesita es la forma que tenemos los investigadores de devolver a la sociedad el esfuerzo que ésta hace para hacer posible la investigación". Me quito el sombrero ante este nivel de compromiso. Y entiendo que este nivel de compromiso lo tuvieron también los otros participantes en la jornada: el oftalmólogo Roberto Gallego Pinazo, la dermatóloga Montserrat Évole Buselli y los genetistas Javier García y Conrado Martínez, puesto que todos ellos participaron de forma totalmente altruista en el evento.

Tanto con la intervención de Luis Montoliu como con las demás aprendimos una barbaridad sobre la situación específica de las personas con albinismo, los problemas de piel y los problemas oculares.

Pero sobre todo, con esta jornada, me quedó muy claro por qué es importante que exista una asociación de ayuda a personas con albinismo. Hay una ingente tarea por delante, puesto que en la sociedad en la que vivimos, en la que todo está reglado para lo habitual, es necesario presionar e influir en el entorno para que se tenga en cuenta lo excepcional. He aquí, a vuelapluma, algunas de las cosas sobre las que, entiendo, debemos trabajar como asociación:

  • Normalización del proceso diagnóstico a nivel nacional. Muchos no tenemos todavía un diagnóstico por escrito. En algunos lugares lo da el oftalmólogo, en otros es necesario hacerse análisis genéticos... El diagnóstico temprano es importante porque permite acceder a los servicios de estimulación visual temprana de la ONCE y solicitar certificado de discapacidad, solicitar carné de familia numerosa cuando hay otro hijo, etc.
  • Inclusión de las cremas de protección solar en las listas de medicamentos financiados por la Seguridad Social para personas -como los albinos- que necesitan utilizarlas de forma continua. En su defecto, podríamos tratar de obtener algún tipo de subvención.
  • Ayudas para modificar los cristales de los coches y poner vidrios tintados (viajar en verano con un niño albino por las carreteras españolas no es ningún chiste).
  • Presionar para que se planten árboles o se pongan toldos en las zonas de juego de los patios de los colegios. Esto sería positivo para todos los niños, no sólo los albinos, ya que el sol en España en determinados meses del año es demasiado fuerte y puede ocasionar problemas dermatológicos a cualquiera.
  • Potenciar la venta de ropa con capacidad de filtración de rayos UV. En España hay pocos sitios donde vendan este tipo de textiles. Los bañadores de los surfistas australianos son un buen ejemplo: algunos de los miembros de la Asociación Alba los compran en Alemania.
  • Elaboración de campañas de información y divulgación para médicos que puedan tener relación con el albinismo (pediatras, dermatólogos y oftalmólogos en particular).
  • Elaboración de campañas de información y divulgación para centros escolares. En este sentido es especialmente importante tener en cuenta lo difícil que les resulta a los niños de determinadas edades aceptar la diversidad. En la preadolescencia y la adolescencia hay dificultades de integración y se puede colaborar con los centros informando a los profesores y maestros sobre las peculiaridades del albinismo.
Seguro que con el tiempo se nos ocurren más cosas.

Y ahora, para terminar este largo texto me gustaría volver a las preguntas retóricas del principio: ¿Qué es lo que puedes hacer cuando algo diferente ocurre en tu vida? ¿cómo te sientes? ¿cómo reaccionas?
  1. Yo acudo a Internet, la tecnología más revolucionaria desde la invención de la imprenta, y aprovecho su capacidad tanto para la difusión de información como para el establecimiento de contactos y creación de redes sociales.
  2. Me siento bien, muy bien. Me siento partícipe de algo grande y creo que puedo aprovechar la ayuda que prestan los demás y, al mismo tiempo, aportar algo al resto de la sociedad.
  3. Reacciono con buen humor y con optimismo.
Un saludo a todos.