lunes, enero 30, 2006

Cuidado: Si eres deportista igual la libertad de expresión no es para tí.

Me acabo de encontrar con esta noticia aparecida en TMCNet (no, no sé qué es TMCNet, es la primera vez que lo veo en mi vida).

Parece ser que el Comité Olímpico Japonés ha prohibido a sus deportistas que escriban blogs durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno (a los deportistas que participan en los Juegos, claro, no a los demás). El tema es que a los deportistas les están prohibidas las actividades periodísticas mientras participan en unos Juegos Olímpicos y podrían ser descalificados.

Como siempre en estos casos, probablemente hay alguna cuestión de fondo que ha llevado al Comité Olímpico Internacional a tomar tan drástica medida. Pero yo no me explico cómo una norma reglamentaria puede estar por encima de un derecho básico como el de la libertad de expresión.

Yo podría entender que se les prohibiese "divulgar mensajes, textos u opiniones que pudiesen alterar el normal desarrollo de las competiciones", entendiendo por ello que no deberían difamar a sus rivales, poner a parir a los jueces o circular rumores tendentes a deslegitimar los resultados.

Pero de ahí a prohibirles cualquier actividad periodística hay un largo trecho (¿qué pasa si uno escribe una columna de literatura en un periódico local?) y más largo es el trecho al prohibirles escribir blogs.

Me parece lamentable.

viernes, enero 20, 2006

Una mirada crítica

Siempre que tengo ganas de ver las cosas de otra manera le echo una mirada la página de Xavier Sala-i-Martin, economista de reconocido prestigio, gran sentido del humor y pluma afilada.

Escribe habitualmente para La Vanguadia.

Hoy me he encontrado este artículo: Salvar el Mundo Puede Ser Perjudicial. En él, hace una dura crítica sobre los sistemas que se articulan desde el primer mundo para ayudar al tercer mundo a salir de la pobreza. Ya me he topado con ideas similares en artículos del propio Xavier y de otros economistas. Notablemente, también de economistas africanos. Creo que merece la pena reflexionar sobre el tema.

Esto es, más o menos, lo que creo yo que puede ser útil para el desarrollo económico:

  • Hay que dejar de enviar objetos (ropas, juguetes, electrodomésticos, ordenadores, libros...). La entrada de productos gratuitos, nuevos o de segunda mano, en países subdesarrollados conduce a la ruina de las empresas locales, a la destrucción de empleo y, por consiguiente, a incrementar la pobreza.
  • Las ayudas se deben mantener para casos de emergencia (hambrunas, inundaciones, huracanes...), pero deben ser limitadas en el tiempo. Una vez que lo más agudo de una crisis se consigue superar, hay que dejar de enviar recursos y permitir actuar a las economías locales. Si se sigue enviando dinero, incluso para la compra de alimentos, se producen situaciones inflacionarias artificiales, se enriquece a unos pocos proveedores locales y se empobrece a otros.
  • No se debe permitir jamás que la aparición de una crisis en un punto desvíe fondos de los propósitos originales. Esto viene a cuento de una triste experiencia personal cuando intenté colaborar con una ONG. Había un proyecto muy atractivo para África, pero como estalló la guerra en Afganistán, la ONG se dedicó a buscar fondos públicos para los refugiados de Afganistán. ¿El razonamiento? si la ONG no conseguía meterse entonces en el reparto de fondos públicos, se quedaría fuera de juego para por lo menos un año. Los africanos se quedaron sin proyecto.
  • Hay que permitir la libre competencia de los productos y servicios de los países subdesarrollados en el mundo desarrollado. Por lo tanto, hay que eliminar las ayudas y subvenciones a la agricultura e industria del primer mundo. Los países subdesarrollados, simplemente, no tienen la capacidad para subvencionar del mismo modo su producción.
  • Ante la aparición de cualquier conato de corrupción, denuncia pública inmediata y retirada de ayudas y programas de apoyo. Elminación del secreto bancario para dirigentes de países en vías de desarrollo (o para todos). Lamentablemente, mucho dinero donado por particulares e instituciones acaba en cuentas secretas en Suiza.
  • Todos los programas de ayuda para el desarrollo de la educación, sanidad, etc... deben estar mayoritariamente gestionados por personal local. La aparición de docenas de bienintencionados miembros de ONGs e instituciones de ayuda al desarrollo (Banco Mundial y otros) genera situaciones de desequilibrio notable, con gente con mucho dinero (mucho mejor pagados que los profesionales locales) que genera microparaísos económicos. Contratan chóferes, cocineros, alquilan coches... Cuando esta gente se marcha, el microparaiso se va al traste y todos al paro de nuevo.

Y, por supuesto, hay que suprimir todo el tráfico de armas con estos países. Y para ello hay que impedir que las empresas fabricantes del primer mundo comercien directa o indirectamente en el tercer mundo.

Son sólo unas anotaciones a vuelapluma.

jueves, enero 19, 2006

Política de IBM sobre los blogs

Para quien esté interesado en cómo IBM está afrontando el fenómeno blog, recomiendo este artículo (en inglés), publicado por The Journal News, en el que algunos de los bloggers más prominentes de IBM explican su historia.

jueves, enero 12, 2006

Mi segundo hijo

Aprovecho las ventajas de la blogocosa para contaros a todos los que os pueda interesar que el pasado lunes por la noche nació Carlos, mi segundo hijo.

Estoy encantado, por supuesto. Que no os extrañe que no escriba en unos días. Ando muy liado como es normal en estos casos.

jueves, enero 05, 2006

Hoy tengo el día Google

Veo que mis últimos textos están todos relacionados con Google. Va uno más. Acabo de conocer Googelizados el blog de Miguel de Reina, responsable de la empresa en España.

Sólo le he echado un vistazo, pero me ha parecido muy atractivo. Cuenta cosas sobre la empresa con la suficiente frescura y naturalidad para evitar que parezca un discurso oficial. Al mismo tiempo mantiene el rigor y la confidencialidad que le exige su puesto.

Ya lo he incluido en mi paseo diario de blogs.

Fraude en la publicidad contextual

Recomiendo la lectura de estos artículos sobre fraude en la publicidad contextual:

La verdadera dimensión del click fraud (Enrique Dans)
Fraudes ingeniosos en la publicidad digital (Javier Muñoz)

Estos dos textos son comentarios a esta noticia de Wired:
How Click Fraud Could Swallow the Internet

Como he comentado en el Blog de Enrique Dans, o Google y Yahoo se pone las pilas con este tema o la gallina de los huevos de oro se va de vacaciones para siempre. Por lo que se deduce del último texto, ambas empresas son conscientes del problema y están poniendo en marcha medidas.

Microsoft mira hacia IBM, no hacia Google

Atentos a lo que dice Bill Gates en esta noticia de Yahoo News:

"People tend to get over focused on one of our competitors. We've always seen that," said Gates...

...Asked if Google represents the most formidable threat of the company's 30-year history, Gates replied with a curt "No."

"The biggest company in the computer industry by far is IBM. They have the four times the employees that I have, way more revenues than I have. IBM has always been our biggest competitor. The press just doesn't like to write about IBM," said Gates.

IBM, which offers computer services, software and hardware, poses a challenge to Microsoft in defining how Web services will work together in the future.

La cosa tiene su interés. En el sector de las TI lo normal es tener un cerebro binario. Todo se ve como un cero o como un uno y no tenemos sitio en la sesera más que para dos empresas. Como a la gente le gusta comparar, se suele decir que "A" es el mayor competidor de "B" y se olvida del resto del mercado. Es decir, el análisis se suele simplificar hasta convertirlo en absurdo.

Como bien dice Gates en el resto del artículo, Microsoft tiene muchos competidores en las diferentes áreas en las que opera (Google, Sony, Nokia, IBM, SAP... y un larguísimo etcétera). Lo mismo le pasa a IBM, o cualquier otra de las grandes empresas. Son organizaciones complejas con diversas unidades de negocio que compiten (y a veces coopiten) con múltiples compañías del sector.

IBM, por cierto, es la segunda compañía de software en el mundo por facturación. El mayor competidor de Microsoft en este área, sin duda.

miércoles, enero 04, 2006

No, en Google no se han vuelto locos todavía

Hoy nos encontramos con esta notica en Dealer World sobre la supuesta intención de Google de fabricar PCs de bajo coste con su propio sistema operativo y para trabajar en la Red. También hay un artículo sobre el tema en El Blog Salmón. Parece ser que hay un desmentido de un portavoz de Google en su blog.

Menos mal, porque en el caso de haber tenido acciones de Google habría empezado a pensar en venderlas si realmente hubiesen decidido fabricar un PC de bajo coste (y por lo tanto escaso o nulo margen, o incluso pérdidas), con apenas un sistema operativo que pudiese facilitar el acceso a Internet y con la idea de que el usuario trabajase exclusivamente con aplicaciones en Red.

La idea es recurrente en el sector de las tecnologías de la información. Un PC tonto, sin disco duro y con la memoria justita para que funcione el navegador y todo lo demás ¡en la Red!. Es una idea muy sugerente para los que, como yo, somos aficionados a la libertad de acción que nos ofrece el webmail y confiamos en la capacidad de las empresas tecnológicas para garantizar la privacidad de nuestros datos.

Pero lo cierto es que esta idea ha fracasado con anterioridad y tiene todas las papeletas para seguir fracasando. Por ejemplo, un conocido banco español presionó a sus oficinas hace algunos años para que colasen en los hogares uno de estos cachivaches (muy baratos, como regalados y con la conexión a Internet incluida). La idea era fomentar el uso de la banca online entre aquellos usuarios que no tenían ordenador.

¿Cuál fue la respuesta de los clientes? Los que ya tenían ordenador no lo quisieron, los que no tenían ordenador pero pensaban que era una idea razonable preguntaban si serviría para cargar juegos o el procesador de textos y, ante la respuesta negativa, decían que irían a El Corte Inglés a comprarse un ordenador de verdad, y la gente que no sabía lo que era Internet ponía cara de sorpresa y decía que preferían seguir yendo personalmente al banco a hacer las operaciones.

Yo creo que con los ordenadores personales está pasando lo mismo que con el teclado Qwerty. Esta disposición de teclado se inventó hace más de 100 años para evitar que las varillas de las máquinas de escribir se atascasen. Aunque hoy en día es posible que se puedan diseñar disposiciones de teclado más eficientes para acelerar la velocidad de escritura (y ha habido varios intentos), lo cierto es que todos los ordenadores se fabrican con teclado Qwerty porque es el que sabe utilizar la gente, y todo el mundo aprende a utilizar el teclado Qwerty porque es el que viene en cualquier teclado de cualquier ordenador.

Pues con los PC pasa un poco de lo mismo. Es posible que se puedan fabricar PCs de bajo coste sin sistema de almacenamiento de datos y para trabajar con aplicaciones en Red. Pero hoy por hoy todo el mundo aprende a usar Windows antes que ningún otro sistema operativo, intercambiamos documentos de Word, PowerPoint y Excel, nos hemos acostumbrado al sistema de carpetas locales para guardar nuestra información etcétera. Nos guste o no, son estándares de facto.

Además, como cualquier portátil que compremos en un supermercado viene con el Windows precargado que es lo que tiene todo el mundo ¿por qué voy a comprar un ordenador con otro sistema? ¿no tendré problemillas de compatibilidad al intercambiar documentos con los amigos?... mmmhh, casi mejor me lo compro con Windows y tochocientos megas de disco duro, no vaya a ser que...

Y ya que tengo el ordenador en casa le cargo unos juegos para el niño que tengo en un CD (que quizá existan en la Red, pero no tengo tiempo de buscarlos), meto el "Age of Empires" para divertirme yo el domingo por la mañana, cargo el programita de ajedrez...

Personalmente creo que este es el motivo fundamental por el que los sistemas operativos alternativos a Windows, como son Linux o los sistemas de Apple, son y seguirán siendo minoritarios en el mundo del ordenador personal (en servidores es, lógicamente, otra historia).

Otro detalle. La supuesta locura de Google estaría basada en no ganar dinero con los PC, sino con los ingresos publicitarios que se incrementarían al aumentar el número de usuarios. Quizá sea conveniente recordar dos cosas:

a) El mercado publicitario tiene necesariamente un límite. Aunque suba el número de usuarios/clientes, no tiene por qué crecer al mismo ritmo el número de empresas dispuestas a invertir dinero en campañas publicitarias vía Google. Quizá arañase algo de otros medios, pero los anunciantes seguirán repartiendo sus presupuestos en campañas diversificadas.

b) No tengo nada claro que un abaratamiento drástico de los PCs lleve a un incremento drástico de las ventas. De hecho, hay PCs de precios bastante módicos en el mercado. Para la mayor parte de la población en el mundo desarrollado (los potenciales clientes de una idea que se basa en la publicidad), comprarse un PC no es un problema. Normalmente el que no lo tiene es porque ha decidido que no lo necesita o no sabe dónde colocarlo en casa.

Menos mal que, aparentemente, en Google no se han vuelto locos todavía.

lunes, enero 02, 2006

Sobre la publicidad en la Red

Vía Enrique Dans he conocido un interesante artículo sobre la publicidad online vs. publicidad tradicional. El texto "Stop the presses: how pay-per-click is killing the tradional publishing industry", de Robert X. Cringely, es sin duda una lectura atractiva y aporta un punto de vista interesante.

Sin embargo, yo no creo en absoluto que el sistema de publicidad "pay-per-click", y mucho menos la publicidad contextual, sea responsable de la supuesta crisis de la publicidad impresa. Indudablemente cualquier nuevo método publicitario captará parte del presupuesto publicitario global y será un elemento que erosionará los beneficios que se obtienen por otros canales, pero no es lo determinante.

Internet en cualquiera de sus formas (periódicos online, blogs personales con publicidad, páginas de venta de productos y servicios, etc.) ha sido un elemento distorsionador de todo el mercado de medios de comunicación y del mercado publicitario, pero hay otros elementos de igual o mayor relevancia a la hora de explicar por qué muchos medios impresos tienen dificultades a la hora de cuadrar sus cuentas con los ingresos publicitarios:

- Aparición y éxito de medios impresos gratuitos tipo "20 minutos", "Metro" o "Qué". Indudablemente, se comen parte de la tarta publicitaria.
- Profusión de revistas y nuevas publicaciones. Hoy en día es más barato que nunca sacar nuevos títulos a la calle (no necesariamente buenas publicaciones, eso sigue siendo difícil y caro, simplemente nuevas publicaciones), hay muchísimos ensayos cada año y algunos se convierten en publicaciones que permanecen. También se comen parte de la tarta publicitaria.
- Incremento brutal de la oferta televisiva. Hay canales de TV a montones y amenazan con más. Ignoro qué va a pasar con la TDT, pero intentar mantener 17 ó 18 canales con un mercado publicitario que apenas da para 3 es ilusorio.

En fin, creo que estamos viviendo un momento de intenso reajuste en los medios de comunicación. Los anunciantes están tan despistados como los lectores, oyentes y telespectadores. Si estos últimos no tienen claro con qué medio quedarse, los anunciantes tienen serios problemas para garantizar el retorno de la inversión en un universo de múltiples medios en los que cada uno de ellos tiene un peso específico muy relativo.

Pero lo que sí creo tener bastante claro es que la publicidad online y la publicidad contextual no tienen, al menos de momento, la capacidad para sustituir a los demás canales publicitarios. Y dudo que la tengan en el futuro. Sencillamente, los que trabajamos continuamente pegados a la pantalla de un ordenador olvidamos con demasiada frecuencia que el resto del mundo no se comporta necesariamente igual que nosotros. Existe una inmensa mayoría de ciudadanos/consumidores que sólo se conectan a Internet de forma ocasional y para quienes los medios de información tradicionales (prensa, radio y TV) son el canal fundamental para adquirir conocimiento, entretenerse y ver anuncios publicitarios.

Los anunciantes, por supuesto, lo saben muy bien y no van a eliminar sus campañas de estos medios. Las redimensionarán en función de lo que lleguen a conocer sobre los hábitos de sus potenciales clientes y las organizarán de maneras novedosas para incluir ofertas online, pero no van a retirar sus campañas de la prensa escrita, de la radio o de la TV.