miércoles, enero 04, 2006

No, en Google no se han vuelto locos todavía

Hoy nos encontramos con esta notica en Dealer World sobre la supuesta intención de Google de fabricar PCs de bajo coste con su propio sistema operativo y para trabajar en la Red. También hay un artículo sobre el tema en El Blog Salmón. Parece ser que hay un desmentido de un portavoz de Google en su blog.

Menos mal, porque en el caso de haber tenido acciones de Google habría empezado a pensar en venderlas si realmente hubiesen decidido fabricar un PC de bajo coste (y por lo tanto escaso o nulo margen, o incluso pérdidas), con apenas un sistema operativo que pudiese facilitar el acceso a Internet y con la idea de que el usuario trabajase exclusivamente con aplicaciones en Red.

La idea es recurrente en el sector de las tecnologías de la información. Un PC tonto, sin disco duro y con la memoria justita para que funcione el navegador y todo lo demás ¡en la Red!. Es una idea muy sugerente para los que, como yo, somos aficionados a la libertad de acción que nos ofrece el webmail y confiamos en la capacidad de las empresas tecnológicas para garantizar la privacidad de nuestros datos.

Pero lo cierto es que esta idea ha fracasado con anterioridad y tiene todas las papeletas para seguir fracasando. Por ejemplo, un conocido banco español presionó a sus oficinas hace algunos años para que colasen en los hogares uno de estos cachivaches (muy baratos, como regalados y con la conexión a Internet incluida). La idea era fomentar el uso de la banca online entre aquellos usuarios que no tenían ordenador.

¿Cuál fue la respuesta de los clientes? Los que ya tenían ordenador no lo quisieron, los que no tenían ordenador pero pensaban que era una idea razonable preguntaban si serviría para cargar juegos o el procesador de textos y, ante la respuesta negativa, decían que irían a El Corte Inglés a comprarse un ordenador de verdad, y la gente que no sabía lo que era Internet ponía cara de sorpresa y decía que preferían seguir yendo personalmente al banco a hacer las operaciones.

Yo creo que con los ordenadores personales está pasando lo mismo que con el teclado Qwerty. Esta disposición de teclado se inventó hace más de 100 años para evitar que las varillas de las máquinas de escribir se atascasen. Aunque hoy en día es posible que se puedan diseñar disposiciones de teclado más eficientes para acelerar la velocidad de escritura (y ha habido varios intentos), lo cierto es que todos los ordenadores se fabrican con teclado Qwerty porque es el que sabe utilizar la gente, y todo el mundo aprende a utilizar el teclado Qwerty porque es el que viene en cualquier teclado de cualquier ordenador.

Pues con los PC pasa un poco de lo mismo. Es posible que se puedan fabricar PCs de bajo coste sin sistema de almacenamiento de datos y para trabajar con aplicaciones en Red. Pero hoy por hoy todo el mundo aprende a usar Windows antes que ningún otro sistema operativo, intercambiamos documentos de Word, PowerPoint y Excel, nos hemos acostumbrado al sistema de carpetas locales para guardar nuestra información etcétera. Nos guste o no, son estándares de facto.

Además, como cualquier portátil que compremos en un supermercado viene con el Windows precargado que es lo que tiene todo el mundo ¿por qué voy a comprar un ordenador con otro sistema? ¿no tendré problemillas de compatibilidad al intercambiar documentos con los amigos?... mmmhh, casi mejor me lo compro con Windows y tochocientos megas de disco duro, no vaya a ser que...

Y ya que tengo el ordenador en casa le cargo unos juegos para el niño que tengo en un CD (que quizá existan en la Red, pero no tengo tiempo de buscarlos), meto el "Age of Empires" para divertirme yo el domingo por la mañana, cargo el programita de ajedrez...

Personalmente creo que este es el motivo fundamental por el que los sistemas operativos alternativos a Windows, como son Linux o los sistemas de Apple, son y seguirán siendo minoritarios en el mundo del ordenador personal (en servidores es, lógicamente, otra historia).

Otro detalle. La supuesta locura de Google estaría basada en no ganar dinero con los PC, sino con los ingresos publicitarios que se incrementarían al aumentar el número de usuarios. Quizá sea conveniente recordar dos cosas:

a) El mercado publicitario tiene necesariamente un límite. Aunque suba el número de usuarios/clientes, no tiene por qué crecer al mismo ritmo el número de empresas dispuestas a invertir dinero en campañas publicitarias vía Google. Quizá arañase algo de otros medios, pero los anunciantes seguirán repartiendo sus presupuestos en campañas diversificadas.

b) No tengo nada claro que un abaratamiento drástico de los PCs lleve a un incremento drástico de las ventas. De hecho, hay PCs de precios bastante módicos en el mercado. Para la mayor parte de la población en el mundo desarrollado (los potenciales clientes de una idea que se basa en la publicidad), comprarse un PC no es un problema. Normalmente el que no lo tiene es porque ha decidido que no lo necesita o no sabe dónde colocarlo en casa.

Menos mal que, aparentemente, en Google no se han vuelto locos todavía.

2 comentarios:

Consultor Anónimo dijo...

Interesante análisis el que haces. Por un lado, estoy de acuerdo en que la inercia nos lleva a donde tú dices...

Sin embargo, yo creo que la barrera de la velocidad de transmisión de datos caerá en poco tiempo. Dentro de nada, será prácticamente igual trabajar en local que trabajar en red para el 90% de las aplicaciones. En ese punto, un PC "Tonto" puede servir virtualmente para cualquier cosa... y no nos hará echar de menos trabajar "en local".

En cuanto al mercado publicitario, no estoy de acuerdo: al ampliarse la audiencia potencial de un mensaje, se hará más interesante para los anunciantes entrar en el medio internet. Más aún si se cumplen las tendencias que indican que cada vez más elegimos internet como medio de ocio e información frente a otras alternativas...

Sí me convence más lo que comentas respecto a la elasticidad de la demanda de PC's: quizás no sea tan importante como para crecer exponencialmente con una reducción de precio.

Fabián dijo...

Gracias por el comentario, Consultor Anónimo.

A mí, en el fondo, sí me parece atractiva del PC Tonto, pero me temo que a mucha gente se le ponen los pelos como escarpias sólo de pensar en aprender a trabajar con aplicaciones en Red o al darle vueltas a la idea de "mis documentos no están en mi disco duro, ¡qué horror!, los va a leer todo el mundo". En fin, el tiempo dirá.

No sé si me he explicado bien con el tema de la publicidad. Indudablemente, Internet está captando usuarios/lectores y ello debe llevar aparejado un incremento del interés que tiene este canal para los anunciantes, como bien dices.

Y además, los bajos precios de la publicidad en Internet (como en AdSense) permiten que entren nuevos anunciantes en el mercado. Empresas que antes no se anunciaban en ninguna parte. Es decir, que sí hay cierto crecimiento del mercado publicitario. Pero no creo que sea un crecimiento infinito.

Además, a la hora de planificar una campaña, las grandes empresas que tienen presupuestos millonarios y que quieren alcanzar a cientos de miles de clientes, tienen que seguir repartiéndolo entre muchos canales y medios de comunicación, incluyendo Internet, TV, prensa, radio, publicidad fija en vallas, etc. Y no tiene por qué mantenerse una proporcionalidad perfecta entre el incremento de lectores de un canal y el incremento del presupuesto que una empresa en particular dedica a ese canal.

Un director de marketing americano (no recuerdo el nombre) comentó que sabía perfectamente que la mitad de su presupuesto lo estaba tirando a la basura, pero que el problema era que no sabía qué mitad. En este contexto, es muy probable que muchos directores de marketing sigan apostando por lo que hasta ahora les ha ido funcionando, dejando las inversiones publicitarias en Internet en segundo plano, como un experimento.

Es posible que esto cambie con el tiempo.