martes, marzo 07, 2006

Comentario sobre la intervención de Pedro Farré, de la SGAE, en uno de los encuentros de El Mundo

He aquí una de esas conversaciones interesantes que se producen en Internet. Pedro Farré, director de Gobierno Corporativo de la SGAE, ha participado en uno de los encuentros de El Mundo, contestando a preguntas de los lectores.

El encuentro completo puede leerse aquí.

Como todo en esta vida, el tema de los derechos de autor y su aplicación mediante canon a dispositivos electrónicos no es un asunto de claridad meridiana. La postura de Pedro Farré está principalmente basada en que la ley vigente ampara las prácticas de la SGAE y el cobro del canon, en función de los derechos que deben cobrar los autores de contenidos. Hay gente que discute esto con argumentos más o menos radicales. Yo no voy a entrar en ese tema de fondo.

Pero creo que sí es conveniente discutir algunos de los puntos que menciona el señor Farré (doy primero sus frases textuales -en cursiva- y añado mi comentario -en redonda-):

"Hay que subrayar una vez más que quien está obligado a pagar este derecho [el canon en CDs y reproductores MP3] no es el consumidor final, sino los fabricantes e importadores. La ley lo dice muy claro. Creo que los consumidores deberían exigir que el canon no se repercutiera al consumidor final".

Esto es simplemente un absurdo. En cualquier proceso de producción, los costes y se repercuten en el consumidor final, bien de forma declarada, bien diluyendo este coste dentro de los gastos administrativos y de gestión que forman la estructura de costes de producción. Cualquier empresa, a la hora de determinar los precios de sus productos, tendrá en cuenta dos cosas: lo que cuesta producir y lo que está dispuesto a pagar el cliente (el precio de mercado que puede llegar a poner). Si ese precio de mercado es superior a los costes -incluyendo impuestos, cánones, gastos administrativos, marketing, etc.- puede haber negocio y el producto puede fabricarse y venderse. En caso contrario habrá pérdidas y el negocio se irá al garete. No hay forma de no repercutir un coste en los clientes.

"Usted no tiene que pagar ese canon, lo reitero una vez más. El obligado legalmente a pagar dicho canon es el fabricante e importador del aparato o soporte. El precio de los CDS virgenes, como puede facilmente comprobarse, ha bajado en los últimos años considerablemente. Es una nueva falacia que el canon esté perjudicando el negocio de esta
industria. Cualquiera puede ver los datos de crecimiento de la venta del número de soportes para comprobar que el negocio no hace más que crecer."

El precio de los CDs puede haber bajado, cierto, pero es a causa de la dinámica del mercado. Hay más productores que nunca, hay más oferta, los costes de producción en general han bajado al aplicar economías de escala y los precios bajan. El canon sí es un coste adicional que paga el consumidor quiera o no quiera. Sin el canon, los CDs vírgenes serían todavía más baratos y sí, sí se perjudica a una industria (y a unos clientes) que sin duda pagarían un precio aún inferior por esos CDs si no existiese el canon.

Creo que el sector tecnológico está creciendo y en la SGAE nos alegramos por ello. Únicamente creemos que deben compartir una pequeñísima parte de sus ganancias. Sin contenidos, no necesitamos líneas ADSL ni dispositivos MP3. Y los contenidos los crean los
autores.


No, Sr. Farré. No sólo los autores (entendiendo por ello los autores de música, literatura, etc. que ustedes representan y sobre cuyos derechos ustedes cobran el canon) producen los contenidos que justifican las líneas ADSL y dispositivos MP3. En los MP3 es lógico pensar que la inmensa mayoría de ellos están destinados a la música (quizá no todos), pero en las líneas ADSL la cosa es radicalmente distinta. Cierto que hay mucha gente que intercambia música y películas gracias al ADSL, pero también somos muchos los que utilizamos Internet y líneas ADSL para hacer millones de otras cosas. Por ejemplo: gestión bancaria, búsqueda de información de fuentes diversas para documentarnos, adquisición de viajes turísticos, intercambio de opiniones en la blogosfera, envío de documentos de trabajo (creados por nosotros mismos), etcétera.

Por lo tanto, la frase "Sin contenidos no necesitamos líneas ADSL" es rotundamente falsa. Las necesitamos, y mucho, para seguir trabajando y desarrollando nuestra economía. Necesitamos líneas ADSL más rápidas y más baratas, gestionadas por empresas de servicios mucho más eficientes que las actuales y, sobre todo, necesitamos que esas líneas no se encarezcan artificialmente mediante el pago de nuevos impuestos o de cánones que no están justificados por el uso que hacemos de esas líneas (repito que muchos usuarios no utilizamos el ADSL para bajar música ni películas).

Por cierto, a mí me pasa lo mismo que a uno de los lectores que ha preguntado. Estoy pagando su canon en CDs para grabar documentos que yo he generado (como he comentado antes, todos los costes los acaba pagando el consumido final). Creo que ustedes deberían devolver todo el dinero que cobran de más por este concepto.

Y en cuanto a la frase "Únicamente creemos que deben compartir [las empresas del sector tecnológico] una pequeñísima parte de sus ganancias", creo que está totalmente fuera de lugar. El sector tecnológico no tiene por qué compartir las ganancias con los autores. Si ustedes creen que hay gente que está aprovechándo el trabajo de los autores sin pagar por ello, deben actuar contra quien utiliza ese trabajo y no aprovecharse de los beneficios de otro sector que, aunque está en crecimiento, lucha en un mercado feroz de márgenes decrecientes e inversiones descomunales en I+D.

2 comentarios:

Consultor Anónimo dijo...

Honestamente, Fabián, y partiendo de la base de que cada uno puede pensar lo que quiera...

¿Si no fuese por eMule y similares, necesitaría alguien 20 Mb de ADSL? ¿1 Mb de ADSL?

Yo el correo lo consultaba estupendamente con 56Kb...

Si no fuera por grabarse MP3's y pelis... ¿necesitaría el común de los mortales comprarse bobinas de 50 CD's o 50 DVD's? ¿Tantas fotos hacemos?

Insisto, cada uno puede pensar lo que quiera, pero yo lo tengo muy claro.

Fabián dijo...

Gracias por el comentario, Consultor Anónimo.

Un par de matices

ADSL: yo no necesito 20 megas para nada, pero sí necesito un ADSL que funcione bien y sea barato (y que no pague canon, claro, porque no es justo con el uso que hago del ADSL). Para el correo, si es sólo de texto, me vale como dices con la conexión vía modem. Pero si quieres enviar las fotos del cumpleaños del niño ya te quedas corto. Eso sí, con un ADSL de 256 o lo que sea vas que chutas. Yo soy de los que opinan que en vez de duplicar la capacidad del ADSL deberían bajar el precio a la mitad y dejarlo con la capacidad actual.

Y, por cierto, cargar determinadas páginas web con módem es una tortura. O bajarte el programa PADRE para hacer la declaración de la renta. Una vez lo hice con módem, por módulos, y tardé como un par de horas si no recuerdo mal. También me gusta hacer reservas de casas rurales en webs que llevan fotos a punta pala e incluso a veces vídeos.

Además, está el ADSL de las empresas, de las pymes, que necesitan hacer su página web y actualizarla, que tienen algún sistema de pedidos y ventas por Internet...

Espero que si alguna vez triunfa la idea de poner canon al ADSL (ojalá no ocurra) excluyan al menos el ADSL de las empresas.

CDs: yo compro bastantes CDs y nunca grabo música (entre otras cosas porque no sé muy bien por dónde empezar). Los CDs que usamos en casa son para grabar nuestras propias fotos y para llevar de un lado a otro documentos de trabajo. Las micropymes -algunas- compran CDs para sus propios asuntos (por ejemplo llevar propuestas a sus clientes o hacer copias de seguridad). Muchas de estas compras se hacen en centros comerciales normalitos y pagan el canon. ¿Por qué?

¿Cuál es la siguiente propuesta? ¿Canon por los discos duros? ¿canon por cada ordenador que se venda? ¿Y por qué lo tendríamos que pagar quienes compramos el ordenador para cosas que no tienen que ver con las obras artísticas?

Sí, ya sé que para el uso que yo le doy al ordenador, no me hace falta un disco duro de 50 u 80 gigas. Pero es que eso es lo que me venden, lo que hay en el mercado.

Yo no entro a discutir el derecho de los autores a cobrar por su trabajo (particularmente cuando una empresa o individuo utiliza su trabajo con fines lucrativos -por ejemplo, en las emisiones de radio-). Lo que discuto es el método del canon. Simplemente no es justo que tengan que pagarlo quienes no utilizan las tecnologías para la música o para descargarse películas.

Y también discuto algunos de los argumentos del Sr. Farré, simplemente porque son falaces.

1) Da igual lo que diga la ley sobre quién debe asumir el coste del canon, el coste del canon lo pagarán siempre los consumidores e irá repercutido en el precio al igual que se repercuten todos los costes.

2) El fuerte desarrollo del sector TI no está sólo relacionado con los contenidos sujetos a derechos de autor ni mucho menos. Aunque una parte sea así (esto está implícito en la afirmación de que los autores -o la SGAE en su nombre- quiere una pequeña parte de los beneficios del sector TI), a quien hay que cobrarle por el uso de las obras artísticas es a quienes las usan, no a las empresas del sector tecnológico, quienes invariablemente van a repercutir esos costes en todos sus clientes (descarguen música o no). ¿Cómo se articulan los métodos para cobrarle sólo a quien corresponde? Lo ignoro. Pero que no me lo cobren a mí, por favor.