martes, mayo 09, 2006

Las bromas de la publicidad contextual

Se nos ha querido hacer creer que la publicidad contextual es algo así como la panacea universal de la comunicación. Anuncios relacionados con el texto que estás leyendo. Segmentación del mercado... Maravilloso.

Pues no lo compro.

Cierto que si estás utilizando un buscador para localizar hoteles tiene mucho sentido que aparezcan anuncios de hoteles. Pero el problema surge con la inclusión de publicidad contextual en periódicos, artículos, blogs y textos de todo tipo. En pura teoría, con el análisis del contenido el sistema enviaría anuncios relevantes para el lector.

Pero ahora estoy leyendo una noticia sobre la quiebra de Silicon Graphics. ¿Y qué aparece en la caja de anuncios Google?: dos empresas que borran tu nombre de moroso de las listas de RAI/Asnef y otra de esas de "trabaje desde casa". Ambos anuncios inútiles para limpiar el rastro de deudas de la empresa y/o para ayudar a buscar trabajo a los profesionales de Silicon Graphics que están perdiendo el empleo (y tampoco son anuncios que tengan que ver con mis motivaciones para leer ese artículo).

Y este tipo de bromas macabras que gastan los anuncios de Google y similares son basante habituales. Hace poco, en un artículo sobre el desgraciado accidente del Yak 40 encontré un anuncio publicitario de una funeria y otro de unas líneas aéreas.

Es triste, de mal gusto, e ineficaz.

1 comentario:

Carlos Tomé Alejano dijo...

Tienes toda la razón del mundo