martes, mayo 23, 2006

Secuelas antes que la obra

No puedo decir ni el título, porque la pillé empezada (creo que era El Código de los Templarios o algo así), pero ayer pusieron por la tele una película sobre la herencia de los templarios, la descendencia de Cristo y María Magadalena hasta el S.XXI y el Santo Grial. Vamos, todo el argumentario de El Código da Vinci, pero en versión cutre total.

La película era absolutamente lamentable. Pero lo que más me llama la atención es la velocidad con la que han hecho secuelas, que se emiten por las teles antes de que se estrenen las obras principales.

Impresionante.

4 comentarios:

Benito Castro dijo...

Lo que están haciendo bien las teles, sobre todo Antena 3, en términos de negocio puro, es saber aprovechar movimientos como, por ejemplo, el del Código Da Vinci. ¿Qué ocurre?, pues que un movimiento de esos denota predisposición masiva hacia, por ejemplo, los temas 'esotéricos' digamos. Así que: ¡a alimentar la tendencia colocando títulos de películas que van por esa vía! Es como un buque principal (El código...)al que se le unen otros barcos que aprovechan su estela.

Fabián dijo...

Gracias Benito.

Tienes razón, pero yo creo que exageran. Una cosa es que haya predisposición hacia los temas esotéricos (que es cierto) y otra cosa es la cantidad de basura que se produce y se emite para aprovechar la oleada. Me parece que van a acabar generando hastío.

A mi la película en cuestión me pareció insufrible.

benito castro dijo...

Pues nosotros (mi mujer y yo) hemos decidido no ir, aunque sufrimos el otro día una pequeña tentación. Con lo que cuentas ahora, creo definitivamente que no la veremos.

De otro lado, voy a colocar un enlace permanente en mi blog hacia el tuyo.

Abrazo. Benito.

Fabián dijo...

Eh Benito, ¡que yo hablaba de la secuela que pusieron en la tele!

No he visto El Código da Vinci. Leí el libro y me pareció malillo pero entretenido. Vamos, lo esperable en un Best Seller.

La peli, pues quién sabe. Igual hasta se pasa un buen rato.

Gracias por lo del enlace. Si me acuerdo de cómo se hace, también lo pondré yo hacia el tuyo.