lunes, junio 26, 2006

Derechos de autor en los links

¿Tiene sentido publicar algo en la red y luego tratar de impedir que haya enlaces en otras páginas hacia el contenido publicado?

En mi opinión, no, desde luego que no. Pero parece que hay mucha gente que opina de otra manera, particularmente empresas que ganan dinero mediante publicidad en sus webs y sólo quieren enlaces hacia su home-page y no hacia contenidos que están dos o tres niveles por debajo en la navegación (parece que esto se llama deep linking).

Shel Holtz, un conocido comunicador estadounidense, nos ofrece un interesante relato y punto de vista sobre este tema. (When is a link not a link?).

Algunos casos que comenta:

- Empresas que reclaman que los links sólo vayan a su home page (lo que en mi opinión hace inútiles los links) y no a páginas concretas con contenido que consideran sujeto a derechos de autor.

- Empresas de radio que cuelgan sus archivos de audio en MP3, pero no quieren que nadie haga enlaces directos (y menos aún que desarrollen feeds RSS) hacia esos archivos de audio. Su objetivo es que los oyentes accedan a los archivos desde la página web de la empresa y, por lo tanto, vean la publicidad.

No soy un experto legal en el tema, pero no puedo estar más de acuerdo con Shel Holtz: si no quieres que algo circule, no lo publiques.

Y eso que hasta cierto punto entiendo el punto de vista de los autores. Muchos quieren mantener el control de su obra y la publican para que se lea, no para que se reproduzca, por lo que considero poco lícito copiar párrafos enteros de un texto escrito por otro. Incluso cuando se cita una obra como referencia, la "cita íntegra" no puede convertirse en una puerta para plagiar contenido a placer.

Pero si estoy escribiendo una artículo e incluyo un link a la obra de otro autor que estoy citando ¿cómo puede eso ser considerado una falta contra el derecho de autor?

¿Hace falta pedir permiso para incluir un link hacia la obra de otro? Si esto es así, habría que echarle el cierre a la blogosfera entera.

jueves, junio 22, 2006

Ayer fui testigo del fin de una era: la de la televisión

No le cuento nada nuevo a la mayor parte de los bloggers si les digo que las nuevas tecnologías le van a pegar un serio revolcón al sector de la televisión en los próximos años.

La televisión bajo demanda es un hecho tecnológicamente plausible. La asociación de feeds RSS con el vídeo convierte las parrillas de programación en algo totalmente obsoleto, y no digamos lo obsoleto que se quedará el concepto de un programa interrumpido por inmisericordes oleadas de anuncios. He oído que cadenas de TV americanas ya ofrecen sus programas (sólo los de producción propia, hay problemas de copyright por en medio) a través de Internet mediante feeds RSS.

Además, Internet rompe las barreras espaciales. El concepto "porcentaje de territorio con cobertura" ya no tiene ningún sentido.

Pero lo que no suponía, y ayer aprecié en toda su extensión, es que estábamos tan cerca de que se produzca dicho revolcón en el sector televisión.

Ayer yo estaba más interesado en el partido Holanda-Argentina que en el partido Costa de Marfil-Serbia y Montenegro (a la postre este segundo partido fue más interesante, pero esto no es relevante ahora).

Por supuesto no iba a esperar a la emisión en diferido (me duermo con facilidad), y no tengo canal digital para hacer la tontería de pagar por ver un partido.

Así que vi el Holanda-Argentina en directo a través de Internet en un canal de televisión chino. Cierto que me perdí los comentarios y que tuve que ver algunos anuncios publicitarios chinos (tienen su gracia), también es cierto que la imagen no era técnicamente brillante. Pero esto no tiene demasiada relevancia. La clave es que no sé qué moverá a las televisiónes a pagar millones de euros por derechos de emisión de un Mundial de fútbol dentro de cuatro años.

jueves, junio 15, 2006

Se han vuelto todos locos con un 4-0. Y no, no llevamos la nación en la sangre

Normalmente eludo los temas políticos en mi blog. En parte por hastío y en parte por una politica consciente de no iniciar debates agrios y estériles que a veces se producen en las bitácoras.

Pero tras la impresionante victoria de ayer de España contra Ucrania por 4-0 en el mundial de fútbol, no he podido evitar fijarme en las declaraciones de los políticos al respecto. He aquí, simplemente, las que se reproducen en la primera página de El Mundo: (mis comentarios en negrita cursiva)

  • Partido Popular (no sé qué portavoz): "Legítimo orgullo de la nación más antigua de Europa" !!!!! Esta última afirmación requiere demostración histórica. Como historiador no estoy nada convencido de que sea cierto.
  • PSOE (José Blanco): "Triunfo de la España plural"; "La diversidad da fortaleza" ¿y aquello de "la unión hace la fuerza"...?
  • ERC (Carod Rovira): "Que gane Polonia". Ya eliminada, muestra del talento que tienen algunos para apostar a caballo ganador.
  • CIU (Mas): "Como no hay selección catalana, que gane España". Casi el comentario más equilibrado, pero con su puyita de por medio.
  • IC (Saura): "Que gane Brasil". Este ha hecho una porra, seguro.
Definitivamente se han vuelto todos locos o nos toman por imbéciles. ¡Es sólo un puñetero partido de fútbol!

Afortunadamente yo tengo en casa un buen contrapunto para analizar el valor real de las patrias, naciones, derechos históricos y demás idioteces. Tengo un hijo de cuatro años.

Y al explicarle a mi hijo de cuatro años que comenzaba el mundial de fútbol, le comenté que nosotros íbamos con España, Alemania y Argentina (hay motivos sobrados para ir con los tres).

Mi hijo me dijo que nones, que él iba con el Barcelona. Tardé un buen rato en hacerle entender que el Barça no jugaba. Y no lo entendía porque, simplemente, no tiene nada claro lo que es un país.

Ahora ya sabe que a veces vamos con los que van de rojo y a veces con los que van de blanco (y si Brasil llega a la final y juega Ronaldinho no habrá otra que ir con los de amarillo).

Y todo esto me hace concluir que no, que no nacemos con las fronteras dentro, ni llevamos la nación ni la patria en la sangre. Sólo una larga y ardua tarea de "educación" social consigue eliminar la pureza de nuestros pensamientos y sustituirla por prejuicios.

Ya decía Albert Einstein que "la única cosa que interfiere con mi aprendizaje es mi educación". Razón tenía el caballero.

lunes, junio 05, 2006

Publicidad encubierta en informativos

Esta entrada en Malaprensa sobre publirreportajes en los informativos de televisión toca un tema sensible sobre el que hace tiempo quería hacer un comentario.

Por un lado, hay que reconocer que en ocasiones es difícil distinguir lo que es un reportaje pagado (que debería llevar un rótulo de publicidad) de lo que es simplemente un reportaje vendemotos en el que el departamento de comunicación de una empresa o institución ha facilitado la información, las imágenes, las entrevistas... y le ha salido el plan redondo -el canal de televisión valoró como interesante la información aunque fuese pura promoción-.

Creo que uno de los ejemplos más notables de esto que digo son los lanzamientos de películas y discos. Muchas televisiones se lanzan a hacer reportajes laudatorios sobre el estreno, con entrevistas medio enlatadas a los actores, imágenes cedidas por la productora... y les salen unos publirreportajes estupendos, sin atisbo de crítica alguna aunque la película sea un bodrio.

Pero esto es hasta cierto punto comprensible, ya que el cine resulta muy atractivo para grandes masas de población y el estreno de una película de Tom Cruise puede considerarse noticia. Es decir, que probablemente esto no es publicidad pagada, sino noticia laudatoria.

Lo que no alcanzo a comprender es la gran cantidad de minutos que dedican los telediarios a las pasarelas de moda. Una de dos, o es información pagada, o los editores de los informativos son gente de mente extraviada y enferma que disfruta con la visión de chavalas escuálidas medio vestidas enseñando sus escasas carnes.

En serio. Algo de información de moda podría considerase de interés, pero que te pongan varios minutos sobre las novedades de los grandes diseñadores (unas novedades que ninguna mujer normal podrá vestir, tanto por precio como por talla) o un minuto entero sobre una pasarela en la que las chicas se vestían con lechugas y zanahorias (no es broma, lo ví hace pocos días), es una tomadura de pelo.

viernes, junio 02, 2006

Asociación de damnificados mayores de 35 años

Conversación ficticia:

Candidato a Inquilino: Hola, quería saber el precio de la vivienda que ustedes alquilan.
Propietario: Son 800 euros, pero ¿cuántos años tiene usted?
CI: 38.
P: Entonces no se la voy a alquilar.
CI: Pero ¿por qué?
P: Porque el Gobierno ofrece una desgravación fiscal a los propietarios que alquilen viviendas a menores de 35 años.
CI: Pero, vamos a ver. Yo soy una persona normal, tengo trabajo, una nómina que no me da para comprar un piso, pero sí para alquilarlo. Mi mujer, de 36 años, también trabaja y tengo la imperiosa necesidad de dar un techo a mis dos hijos.
P: Ya, pero es usted viejo. No me malinterprete. Es usted algo mayor para beneficiarme de la desgravación fiscal. Ya sabe, hay que ayudar a los jóvenes.
CI: ¿Es que acaso los jóvenes son una minoría marginada? ¿Y quién ha decidido que a los 35 años se deja de ser joven? ¿quién ha decidido que se es joven hasta los 35 y no hasta los 30?
P: Eso no se lo puedo contestar yo, pregúntele a las autoridades.
CI: ¿Y cómo podría yo alquilar un piso entonces? ¿es que mi situación no es merecedora de la atención de los poderes públicos? ¿Es que mi vida es más fácil que la de un compañero mío de trabajo de 33 años, sin hijos, que cobra lo mismo que yo y cuya pareja de 30 años cobra lo mismo que mi mujer?
P: Hombre, si se pone usted así, yo podría hacerle el favor de alquilárselo... pero ya sabe, o me paga un poco más para compensar que no podré beneficiarme de la desgravación fiscal, o bien se compromete usted a no declarar el alquiler del piso en su declaración de la renta para que a mí no me suban los impuestos.

La próxima vez que las autoridades decidan hacer algo por los grupos sociales marginados o con dificultades para acceder a la vivienda... por favor, que no se olviden de los mayores de 35 años.

También se reducen las ayudas para comprar vivienda protegida, las ayudas para montar empresas... etc.

Propongo crear una Asociación contra la discriminación a los mayores de 35 años.