martes, agosto 29, 2006

¿La prensa se muere o la matan?

Es un tema recurrente. La prensa escrita se muere. Cuando yo estudiaba periodismo (hace ya casi 15 años) nos decía un profesor que nuestra generación vería desaparecer la prensa escrita.

Cada vez es más cierto y hay varios enlaces hoy por la red que apuntan en este sentido.

En Periodistas 21, Juan Valera nos ofrece un somero pero acertado análisis sobre el futuro de la prensa escrita: El fin de la era de la prensa.

Ese artículo nos dirige a dos interesantes textos de The Economist sobre el tema: Who killed the newspaper? y More media, less news.

Hay muchos factores que inciden en la larga crisis de la prensa escrita, siendo la competencia de Internet el factor más destacable. Pero como bien dice un comentarista al artículo de Juan Valera, lo que mata a la prensa es la falta de credibilidad. ¿Cómo va a seguir la gente leyendo periódicos que no ofrecen información contrastada, que dan datos erróneos, citan mal a las fuentes, etc.?

Si la prensa escrita no se muere sola, siempre habrá gente dispuesta a matarla. Vean, si no me creen, este texto Antológico publicado en Malaprensa.

Así no van a levantar cabeza.

2 comentarios:

Carlos Valencia dijo...

Desde Chile, la situación no se ve mejor para la prensa. Aunque por estas tierras todavía existe credibilidad en diarios y revistas, existe un problema de economía de escalas que es crucial. Las bajas publicitarias de los últimos años, han obligado a la reducción de salas de prensa por todo el país. Menos periodistas, significa menos contraste de fuentes, menos reporteo y menos calidad. Internet, en cambio, ofrece una matriz de costos muy baja, lo que permite mejorar la inversión en recursos humanos y mantener altos estándares de calidad.
Muy bueno el aporte de tu post sobre lo esrito por Varela.
Saludos desde Chile

Fabián dijo...

Hola, Carlos. Gracias por tu comentario.

Ese problema económico que describes también ocurre aquí. La presión sobre los costes, con un mercado publicitario que no da para tanta publicación, produce plantillas muy cortas y llenas de gente mal pagada (muchas veces becarios a quienes les hacen llenar páginas a base de cortar y pegar desde notas de prensa o desde Internet).

El problema es que tampoco vemos mucha calidad en los medios online tradicionales. Tienen la ventaja de la velocidad y la inmediatez, pero no parecen dedicar mucho tiempo ni energía a crear informaciones más elaboradas.

El futuro es muy incierto, pero creo evidente que a medio y largo plazo los medios ganadores serán los online y los gratuitos y, como dice Juan Valera, a la prensa escrita no le quedará otro remedio que dedicarse a los mercados de nicho, especializados y haciendo un esfuerzo por mejorar la calidad.

Un saludo (me alegra saber que tengo algún que otro lector al otro lado del charco).