martes, septiembre 12, 2006

¿El fin del imperio Microsoft?

Para todos aquellos que se sienten oprimidos por la fortaleza de mercado y las debilidades tecnológicas de su sistema operativo (Windows, claro), les recomiendo la lectura de este artículo de The Guardian o del comentario de Enrique Dans al respecto.

Que el desarrollo de Windows Vista ha sido una pesadilla para Microsoft está bastante claro. Pero yo no estoy tan seguro de que el lanzamiento de este sistema operativo suponga el fin del imperio Microsoft.

Creo que los analistas confunden a veces la realidad con sus deseos. Los mercados son más tercos de lo que parece y, aunque Linux sea una alternativa razonablemente buena, la mayor parte de los ciudadanos simplemente no están dispuestos a hacer experimentos. Para la inmensa mayoría de los usuarios, Windows y las aplicaciones de ofimática de Microsoft son estándares de facto y no los van a cambiar porque un tecky les recomiende pasarse a Ubuntu y OpenOffice.

He aquí el comentario tipo:

"¿Que cuando guardo un documento con el nuevo procesador que me has instalado, lo tengo que "guardar como" con otra extensión para que lo vea seguro mi cliente? No, gracias. Yo quiero el Word de Microsoft, que es lo que tiene todo el mundo".

Esto es lo que yo considero que va a pasar con Windows Vista:

- Los usuarios domésticos que compren nuevo ordenador se lo llevarán cargado y listo para su uso. Con el tiempo y la renovación periódica de equipos que todo el mundo hace, la mayor parte de la gente tendrá Windows Vista en su casa.
- Los que no quieran cambiar de ordenador, seguirán utilizando Windows XP con toda tranquilidad, hasta que se les rompa cualquier chominada del equipo. Lo intentarán reparar, pero el precio será tan disuasorio que finalmente decidirán comprar un equipo nuevo. Y ¿con qué sistema operativo vendrá? Lo has adivinado: Windows Vista.
- Las empresas se mostrarán en inicio reticentes a comprar nuevas licencias (muchas siguen usando Windows 98 y Windows 2000). Pero de igual modo, cuando tengan que renovar equipos se encontrarán con el problema de que ya no les venderán nuevas licencias XP, que el servicio de soporte será cada vez menor, que Windows Vista se ofrece con determinadas ventajas de marketing, precio y/o incentivos...
- Muchas empresas querrán pasarse a Linux y estudiarán el tema. Algunas comprobarán que ciertas aplicaciones podrían llegar a dar algún problema, que los empleados se muestran reticentes a los cambios, etc. Muchos decidirán lo que han decidido hasta ahora: utilizar Linux en los servidores (algo controlable por los técnicos de sistemas) y dejar que los usuarios de PC sigan utilizando Windows.

Creo que de aquí a cinco o siete años Windows Vista estará por todas partes.

Además, Microsoft es una empresa de grandes recursos (financieros y humanos). Es posible que tengan que analizar su modelo de negocio y transformarlo para nuevos retos en el futuro. Cierto que el esquema rígido de fin de siglo ya no es válido y que tienen que buscar nuevas fórmulas para diversificar ingresos. Cierto que Linux supone una competencia que hace 6 u 8 años no existía. Cierto que un cambio de paradigma hacia aplicaciones en red y no residentes en el PC puede transformar profundamente el mercado. Pero dudo mucho que en la sede corporativa de Microsoft se queden sentados observando atónitos cómo se les viene el mundo encima.

Para las empresas, como es el caso de IBM, que competimos con Microsoft en determinadas áreas, más nos vale no confiar demasiado en que Microsoft se hunda solo. Casi mejor nos seguimos esforzando por seguir ofreciendo productos y servicios que capten la atención de nuestros clientes y les generen valor añadido.


No hay comentarios: