viernes, septiembre 22, 2006

Las mujeres son los mejores jefes, según un estudio británico. O no.

¿Se imagina alguien la publicación de un estudio que dijese exactamente lo contrario? ¿que afirmase que los hombres son mejores jefes?

No. Nadie podría publicar algo así sin que lo clasificasen de inmediato como machista retrógrado y recalcitrante.

Pues según este artículo publicado en Noticiasdot.com, las mujeres son mejores jefes que los hombres. Un titular así, con una generalización tan vasta, me hace arquear las cejas pensando que hay gazapo por detrás (y que quien elaboró el estudio, o el periodista que escribe el artículo, debería ir a un psicólogo de urgencia a que le traten la paranoia sexista).

Lo curioso es que eso, que las mujeres son mejores jefes que los hombres, es lo que dice el titular, pero de las contestaciones a las preguntas de la encuesta (de cuyas cualidades científicas no se dice nada de nada) no se puede desprender una afirmación tan tajante. De hecho, el aspecto en el que destacaban primordialmente las mujeres es "la confianza depositada en los trabajadores no regulares (teletrabajo, etc)". Un elemento, la confianza en los teletrabajadores, que debe ser una cualidad de los buenos jefes, pero imagino que no es la única.

El texto también dice que "Partiendo de la conclusión que la confianza en el equipo es lo más importante, los encuestados también respondieron que preferían a las mujeres porque visten mejor que los hombres". Esta afirmación no sólo me ha hecho enarcar las cejas. También me he rascado la cabeza varias veces tratando de ver la conexión entre la confianza y vestir mejor (no he tenido éxito).

A mí particularmente me encanta ver mujeres vestidas con traje de negocios (preferiblemente de raya diplomática), bien arregladas, con el punto justo de maquillaje y una sonrisa permanente en la boca. Pero lo considero desde el punto de vista meramente estético. En ningún caso considero que la raya diplomática, el peinado o el maquillaje constituyan elementos de juicio para valorar la capacidad profesional de una mujer.

Luego, en el artículo hay un batiburrillo de datos sobre cómo los jefes jóvenes no confían en los teletrabajadores y una conclusión que abruma:
"El énfasis puesto en la confianza y la fuerza de la relación social entre jefes y empleados apunta al hecho de que las mujeres, y en particular las mujeres de más de 50 años, representan el modelo ideal para dirigir el mundo de los negocios".

¡Ahí es ná!

1 comentario:

Mónica de Castro dijo...

Me he quedado sin palabras.

Mónica
www.elblogdelacomunicacion.blogspot.com