miércoles, octubre 25, 2006

El día de la liberación

Desde hace algunos meses estoy haciendo un pequeño experimento personal. Para todas aquellas actividades que no están directamente relacionadas con el trabajo, he optado por utilizar aplicaciones gratuitas online.

Eso me ha convertido en un usuario intensivo de los servicios de Google. Estoy dado de alta en los siguientes servicios

Google Mail
Google Alerts
Google Anaytics
Blogger (la versión beta)
Calendar
Docs and Spreadsheets (antes Writely y Google Spreadsheets)
Notebook
Page Creator
Personalized Homepage
Picasa
Talk

Realmente, usar lo que se dice usar... Me apaño con el correo electrónico, las alertas, Blogger, Docs and Spreadheets y la página de inicio personalizada.

Picasa lo he empezado a utilizar junto con otra aplicación que se llama photos (actualización: es la misma cosa, peros Picasa te lo bajas y Photos te lleva al sitio web donde archivas las fotos) y que acabo de estrenar. Hay otro servicio que se llama Grupos que no tengo ni la más remota idea de para qué sirve.

Notebook no lo he usado jamás, Page Creator me parece una chapuza, Calendar mola cantidad, pero no lo uso, y Talk ????... creo que es el chat, pero tampoco le doy utilidad alguna.

Para obtener información concreta también uso Google Finance.

Independientemente de la opinión que uno tenga sobre cada uno de estos servicios, su uso para mí supone una auténtica liberación:
  1. Me he liberado de la necesidad de tener un ordenador concreto delante. Tengo acceso a todas mis cosas personales desde cualquier cibercafé en cualquier país del mundo (excepto para utilizar Picasa: ya que todavía es necesario descargar software).
  2. Me he liberado de recordar docenas de contraseñas diferentes. Me basta con una cuenta de acceso para poder utilizar todos estos servicios. El mismo nombre de usuario y password para todo, realmente para todo (menos para el banco, claro está).
  3. Me he liberado de las molestas funciones de autoayuda de los programas de ofimática (sí, esas funciones que te cambian palabras y formatos sin tú pedirlo).
Me pregunto con frecuencia por la resistencia que tiene mucha gente a pasarse a servicios y aplicaciones online. Yo entreveo un futuro en el que no hará falta comprar hardware alguno, ni pagar por ninguna licencia de software. Todos los servicios estarán disponibles online. Imagino que el modelo de Google de servicios gratuitos será generalizado para usuarios individuales. Las empresas optarán por servicios de pago algo más desarrollados y eficientes (y con más filtros de seguridad; con esto no quiero decir que los servicios de Google sean inseguros, sólo que las empresas impondrán requisitos más severos).

Ese modelo, por cierto, en el que los usuarios utilizan aplicaciones y gran cantidad de recursos informáticos sin tener la remota idea de dónde residen físicamente sus datos y de dónde se producen los procesos, es también el que está desarrollando IBM para muchos de sus clientes corporativos.

Tanto para el usuario de a pie como para los directores de sistemas, cuando finalmente llegue ese mundo a convertirse en una realidad, será un día grande: será el día de la liberación.

No hay comentarios: