viernes, octubre 06, 2006

Fraude, de nuevo, en la publicidad online

BusinessWeek ataca con virulencia a la publicidad online. Este artículo sobre el fraude en la publicidad en Internet es simplemente brutal. Es obvio que BusinessWeek no es un observador absolutamente imparcial (tiene interés en que se mantenga la publicidad en papel), pero las historias que cuenta y los argumentos expuestos son difícilmente rebatibles.

Simplemente, los clientes de este tipo de publicidad ven cómo gran parte del dinero que invierten acaba en manos de gente sin escrúpulos que crea páginas estúpidas y consigue a otra gente que hace click en los anuncios (pagándoles, por ejemplo). Así, los Google y los Yahoo, de forma no intencionada, están repartiendo un montón de dinero de sus anunciantes entre un montón de "emprendedores" de todo el mundo que se dedican a la industria del click incontinente, de escaso valor añadido y nulo impacto publicitario.

Y todo esto se añade el hecho de que hay motivos para tener dudas sobre la eficacia de la publicidad contextual (al menos en su forma actual).

Ya lo había comentado yo anteriormente: o se ponen las pilas para solucionar el problema del fraude, o los grandes de este negocio se van a encontrar con un serio problema de credibilidad que les va a afectar seriamente en la cuenta de resultados.

No es ninguna broma. Google vale más de 90.000 millones de dólares en bolsa. Ese valor es casi el mismo que el de empresas que facturan ocho o nueve veces más y que la duplican o triplican en beneficios. El valor de Google (y el de Yahoo) está alimentado por su talento, su indudable potencial innovador y unas enormes expectativas de futuro. Pero su modelo, hoy en día, está basado en ingresos fundamentalmente publicitarios.

Si se pierde la confianza de los clientes en este modelo, podría originarse un escenario de brusco ajuste en bolsa (utilizando los términos eufemísticos habituales para describir un descalabro). No lo deseamos nadie.

Vía: Trabajar sin conexión

2 comentarios:

nico dijo...

Buenas
Yo creo que de 100 personas que invierten en Google no más de 15 son afectados por el fraude por clic y en los últimos tiempos gran parte de los anunciantes se están viendo beneficiados por la reintegración del importe abonado en caso de fraude.

Si bien el fraude aún continua, ha descendido o han dificultado las cosas para qué así se de. Yo creo que el problema de AdSense y AdWords entre otros, es que pierda la creabilidad de los webmasters.

Los editores de Adsense viven con miedo
http://wappy.ws/editores-adsense-viven-con-miedo.html

Este es otro problema que tiene el sistema (bastante importante), y que no muchas revistas de renombre han reparado en ello. Un sistema muy beneficioso de publicidad contextual que no le da ninguna seguridad al webmaster, no se donde pueda terminar.

Saludos.

Fabián dijo...

Gracias Nico. El comentario y, sobre todo, el enlace que aportas son muy valiosos.

Realmente no importa tanto el volumen de fraude. Lo que importa es la credibilidad del sistema. Si los anunciantes sospechan que pueden ser objeto de fraude y, al mismo tiempo, los webmasters viven con la espada de Damocles de poder ser acusados de fraude, todo el sistema depende de un equilibrio un tanto inestable.

En todo caso, creo que es responsabilidad de Google y Yahoo (y además es su propio interés) el mantener una estrecha vigilancia sobre este tipo de prácticas.