martes, octubre 17, 2006

Vidas paralelas virtuales: todos locos de repente

Hoy es uno de esos días en los que parece que todo el mundo se ha vuelto loco de repente. Sin que se pueda saber muy bien el motivo, Internet se ha llenado de anuncios y comentarios sobre cómo construirse una vida paralela virtual en los sitios más variopintos.

Uno de los más conocido de todos estos juegos (pues eso parecen ser, juegos) es Second Life. Ahí uno se crea un personaje, compra moneda local y empieza a vivir, quizá la vida que siempre quiso y nunca tuvo.

Hoy hay comentarios sobre estos mundos virtuales en el Blog de Enrique Dans y en Gadgetoblog.

Gran parte del ruido proviene de que Reuters ha acreditado un periodista virtual en Second Life. También hay empresas reales que han abierto oficinas en estos predios, dan ruedas de prensa, empiezan a instalar negocios...

En estos mundos paralelos hay especulación inmobiliaria (con inmuebles que no existen), negocios más o menos honestos y otros totalmente fraudulentos, gente que se escapa con el dinero virtual de los demás, etcétera.

Y lo que es más curioso. Muchos de los objetos virtuales se pueden comprar y vender fuera de esos mundos virtuales (particularmente los "avatares" u objetos mágicos de algunos juegos online). Es decir, que hay gente haciendo dinero de verdad con cachivaches de mentirijillas.

A mí me da la sensación de que todos nos hemos vuelto locos de repente y que esto de la web 2.0 a muchos se les ha subido a la cabeza.

Hay un mundo real ahí fuera con una vida mucho más rica que lo que podamos encontrar en la red.

Y, por cierto, si lo que te gusta es jugar, no hay nada como el ajedrez :-)

2 comentarios:

Cesar_Viteri dijo...

Hola Fabián,

efectivamente, nos hemos vuelto locos, y eso incluye a IBM con Irwing Vladawsky-Berger a la cabeza ;o)

http://news.com.com/2061-10797_3-6127448.html

IBM tiene su propia isla en Second Life...

http://www.michelleblanc.com/2006/09/28/ibm-second-life-photos-exclusives/

Fabián dijo...

Ya me he dado cuenta, César. Me enteré de que andábamos trasteando por Second Life al día siguiente de escribir este texto.

Y mira que yo tengo un espíritu constructivo para las novedades, pero esto la verdad es que se me escapa.

Como dice un compañero, ¡espero que la próxima subida de sueldo no sea en Second Life!