lunes, noviembre 27, 2006

Atención vs. reflexión

En Periodistas 21, he encontrado este artículo, del que me ha llamado la atención la entradilla (lo cual me invita a la reflexión).
¿Guerra de vídeos? El PP y el PSOE se han lanzado ahítos a la videocracia. No es de extrañar. Es barato, efectista y un soporte magnífico para la propaganda: no necesita reflexión, sólo atención. No tiene autoridad, sólo impacto.
Desgraciadamente, es demasiado cierto que en el mundo de la comunicación, tanto en la política como en el entorno empresarial, hemos primado la atención sobre la reflexión.

Los comunicadores peleamos por 15 segundos de gloria en un telediario, por un titular efectista, por impactos online que atraigan lectores hacia una marca. Y a los comunicadores más superficiales parece que les importa poco lo que haya detrás de un anuncio, una rueda de prensa o un evento público.

Y ha sido así desde hace años. Recuerdo nítidamente la excelente película Primera Plana. En una escena, en plena efervescencia redactora, se produce este diálgo entre Jack Lemon -periodista-, Walter Matthau -director del periódico:
- Walter Matthau: ¿Dónde has puesto el nombre del periódico?
- Jack Lemon: En el segundo párrafo
- Walter Matthau (enfadado): ¿Y quién lee el segundo párrafo?
Acto seguido rompen el folio y Jack Lemon comienza a escribir de nuevo.

¿Podríamos llegar a transformar la profesión de comunicación para invitar más a la reflexión y luchar menos por la atención? ¿llegará un momento en que sea tan relevante la discusión sobre el segundo y tercer párrafos como el titular y la entradilla?

Lo veo difícil, pero no imposible.

6 comentarios:

Xavier dijo...

> Lo veo difícil, pero no imposible.

Fabián, me parece que las cosas no irán por ahí. Desde los tiempos en que se escribió el guión de Primera Plana, no solamente ha aumentado el número de estímulos que luchan por nuestra atención, sino que el formato de muchos de ellos facilita que esta salga corriendo hacia el siguiente impacto.

Personalmente, yo tengo una actitud muy distinta cuando leo un periódico de papel que cuando leo una edición online. Debe ser que, de natural, somos más curiosos que reflexivos, y nos cuesta resistirnos a la llamada de los links o de los botones del mando a distancia.

O igual es que me creo que todo el mundo tiene los mismos problemas de déficit de atención sostenida que yo tengo :-)

Fabián dijo...

En términos generales tienes toda la razón...

... ¡pero los blogs generan debate!

Quizá por eso me gustan más que otros instrumentos de comunicación.

Xavier dijo...

> ¡pero los blogs generan debate!

¡Touché! :-)
La posibilidad de comentar fácilmente, ¡te puede convertir en un lector activo y hacerte reflexionar!

Una columna en el periódico no habría cambiado mi opinión, y tu respuesta de tres líneas a mi comentario, si. QED.

Godo dijo...

A lo apuntado se podría añadir que la cantidad de información (y su acelerada perdida de valor) requiere una rápida absorción. Podemos reflexionar sobre algunos puntos destacados pero en la mayoría de ocasiones (por economía de tiempo o por la dinámica del instante) nos lanzamos más a la opinión que a la palabra razonada.

Confundir un juicio de valor con una observación puede resultar tan inoperante y confundente (en sentido comunicativo) como desear figurar siempre en el primer párrafo.

Godo...

Cesar Viteri dijo...

Participaría en el debate, pero no pasé del segundo párrafo de la anotación :oP

Ahora en serio, creo que yo tengo el mismo déficit de atención sostenida que Xavi. A menudo me pasa que leo una anotación interesante, pero no llego a comentarla porque mientras la leía he buscado cosas relacionadas en Google, pulsado en los enlaces y abierto otra media docena de pestañas que apelan a mi curiosidad... y me voy y no vuelvo.

Participar en un debate requiere cierta disciplina por parte del lector... y tampoco está mal utilizar herramientas con coComment o co.mments para recordar donde pusiste comentarios... de lo contrario no hay debate, sólo mensajes "dispara y olvida".

¡Nos leemos!

Fabián dijo...

Es obvio que no todos los artículos se convierten en un debate. Ni todos los que comentan lo hacen con ánimo de enriquecer una discusión, sino simplemente con la intención de disparar su propia opinión y olvidarse del asunto.

Pero sí surgen debates ocasionales en torno a artículos o temas concretos: The long tail, la propiedad intelectual, etc.

Yo mismo he ido modificando mi opinión sobre estos temas en los últimos meses a causa de lo que he ido leyendo en blogs de muy diversa índole y que me han hecho reflexionar sobre el asunto. E imagino que mi opinión seguirá cambiando en el futuro.