martes, noviembre 28, 2006

A patadas con el lenguaje

Me da un amigo un amable tirón de orejas por escribir en un correo electrónico que le voy a enviar un "pdf".

Tiene razón mi amigo, que es filólogo para más señas, al decir que un "pdf" es un documento electrónico, o simplemente un documento.

Creo que mis argumentos sobre cómo cambian los idiomas no le van a convencer. Le he contado cosas como que al igual que el agua fluye hacia el mar, el lenguaje fluye hacia su degeneración creativa, y que si no sé qué del Ave Fénix, que una vez muerto el lenguaje vendrá otro regenerado, y otra sarta de argumentos que yo mismo no me creo del todo, pero que me servían para defender mi indefendible postura.

Lo cierto es que ya es común decir y oir frases como "pásamelo en un Word", "te envío el Excel que me pediste", "allá va el pdf (leasé pedeefe)", "hay que hacer un cortipego"...

Y ya no escribimos artículos, sino que blogueamos o posteamos; no ponemos etiquetas, sino que tagueamos... La cosa degenera a un ritmo sangrante.

En el sector de las tecnologías, por ejemplo, he oído decir a gente -por lo demás bien formada y educada- que tal o cual solución es "transparente" para los clientes, utilizando el término transparente con un sentido radicalmente opuesto a su significado real. Es decir, que lo que quieren decir es que el cliente no tiene por qué enterarse de cuáles son los entresijos que permiten a dicha solución tecnológica funcionar correctamente y sólo ve el resultado final. Vamos, que es opaca.

He dicho bien "solución tecnológica", porque evidentemente ya nadie vende productos ni servicios, que eso es cosa del pasado. Todos vendemos soluciones, lo cual, intuyo, presupone la existencia de un problema que hay que resolver.

También hablamos mucho en el sector de que ofrecemos soporte (¿qué tiene de malo asistencia técnica?) como si a los clientes les faltase una pata y necesitasen apoyarse en algún sitio.

Y en lo que considero el colmo de la degeneración lingüistica, alguien habló en algún momento de "deploymentar" la infraestructura tecnológica. Cuando me lo contaron, me quedé atónito.

No sé si la RAE acabará por admitir estos y otros términos como sustantivos comunes, adjetivos y verbos, pero de momento me parece que le hacemos un flaco favor a nuestro idioma si no nos esforzamos por hablar y escribir con un poco más de corrección y precisión.

PS: Yo tampoco soy un García Márquez, así que ruego comprensión e indulgencia de los lectores por los errores lingüísticos que seguro que cometo en mis artículos.

8 comentarios:

xavier dijo...

Re: transparente. Si digo que los de Telefónica, para ponerme ADSL, cambiaron mi línea de manera transparente para mi, quiero indicar que yo no lo percibí; tengo la sensación de que la mayoría de la gente lo entenderá asi. Si digo que lo hicieron de manera opaca, que también es verdad, yo creo que muchos imaginarían que lo hicieron con una cierta mala fe.

Yo estoy en el equipo de los que creen que el lenguage es fundamentalmente para comunicarse, y que bien están las torturas a las que lo sometamos para hacer más efectiva la comunicación. Y están bien pedeefes, uords y cortipegar. E incluso deployar un jar. Son feos, si, pero son precisos y efectivos (siempre que la audiencia sea la adecuada).

Fabián dijo...

Con lo de transparente llevas bastante razón, ya que hay palabras que llevan asociadas connotaciones positivas o negativas. No es inteligente usar la palabra "opaco" cuando hablas de la relación de una empresa con sus clientes y no se me ocurre una palabra adecuada -en correcto castellano- para abarcar la idea.

En cuanto a la evolución del lenguaje, hay que considerar además la influencia de los términos en inglés intraducibles para nosotros. Te aseguro que nos hemos devanado los sesos para encontrar términos adecuados y, en muchas ocasiones, es mejor dejar el término en inglés. Por ejemplo, la palabra "wafer" se traduce textualmente por "oblea". Pero no me imagino un texto tecnológico que hable de "una oblea de procesadores". Sería ridículo y bastante más incomprensible que el original.

En todo caso, a la hora de utilizar el nuevo lenguaje, es clave asegurarse primero de que "la audiencia sea la adecuada". En más de una ocasión me he encontrado a especialistas en un área hablando a un público no especializado con términos y expresiones absolutamente incomprensibles. Y lo más triste es que, en muchos casos, sí se pueden encontrar un término o una explicación más adecuada.

La capacidad para cambiar de registro y adecuar los términos y contenidos de un discurso al perfil de la audiencia es una rara cualidad que debemos valorar en los profesionales.

Godo dijo...

Desde luego el lenguaje está vivo y lo está porque las personas creamos constantemente nuestro mundo familiar y social.

Decir que vivimos en mundos interpretativos puede sonar incluso lírico pero, no obstante, es cierto.
Al denominar algo (p.ej.: 'blog' puestos a incluir anglicismos) si quiero fijar la comunicación debo asegurarme de que el referente es compartido por mi interlocutor. Si no es así de nada sirve que se lo diga en español, chino o en gíglico (creado por Cortázar)

Pongámonos a prueba ante uno de los maestros de la literatura (cuyo principio no es otro que el de comunicar)
"Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, las esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias" (Julio Cortázar:Rayuela.RBA Editores,1993. Pág: 395,capítulo 68)

Godo...

Fabián dijo...

Ja, ja! Godo. Muy bueno.

Me ha recordado aquello de Quevedo:

¿Qué captas nocturnal en tus canciones?
Góngora bobo, con crepusculallas,
Si cuando anhelas más garcibolallas,
Las repitilizas más y subterpones?

Se ve que el debate sobre el lenguaje viene de lejos.

Godo dijo...

Gracias por recordarme el genio y el ingenio de Quevedo.
Sí, me temo que hace más de 26 siglos que el tema trae cola.

Los presocráticos ya estaban muy interesados en aclarar la función del lenguaje, quizá no desde una metodología fija pero sí desde su forma de hacer uso del mismo.
La corriente sofística basa su fuerte en el uso anguloso de la palabra. Lamentablemente la fuente más concreta sobre éstos es Platón un anti-sofista, no obstante su diálogo "Crátilo" es un referente dentro de la temática anunciada.

Los griegos (en el sentido más clásico de la denominación)eran orgullosamente monolingües, no tenían vinculo con la pluralidad de lenguas salvo para decir que los demás son bárbaros, es decir, que es imposible entenderlos. La sofística, en cambio, es un discurso de "performance",de puesta en acción y en escena, es un discurso que procura hacer algo real, fabricar el mundo, en particular para la política y la literatura. Frente a la ontología (reflexión en busca de la definición y existencia del ser) que va de Parménides a Heidegger, la sofística se presenta como aquel discurso retórico que fabrica el ser.
Hay una idea que subyace a tal posición: ver cómo las lenguas son otras tantas formas diversas de fabricar el ser.
Humboldt decía que un idioma es una red que se arroja sobre el mundo: cada una trae distintos peces.

Comer, hablar, amar dijo...

Buen artículo y buena conversación. os hago referencia en http://comerhablaramar.blogspot.com/2007/02/patadas-con-el-lenguaje-del-blog-de.html

Javi dijo...

al comentario de fabian le replico que en cualquier revista puede encontrar artículos a patadas donde se habla de las obleas de procesadores, lo unico que hay que saber es lo que es una oblea, que hay gente que anda un poco escasa en vocabulario y le es más facil aprender el vocablo inglés que abrir no ya el diccionario, que es tedioso sino la web de la rae para ver que es eso que desconoce.

El otro dia por msn una amiga no entendia que "al ratón se le habian acabado las pilas" y exclamó un "aaaaaaaah! el mouse" ... eso si es preocupante

Discurso Retórico dijo...

¡Ah! ¡Vale! Pero también se puede decir mucho y de manera muy correcta, sin comunicar nada en el fondo.

Y para ejemplo, un botón: discursoretorico.blogspot.com(Y no quiero decir que sea el caso de este artículo, en absoluto.)