lunes, diciembre 18, 2006

¡Qué hermosa iniciativa!

¿Quién dijo que queríamos ordenadores que tomasen decisiones por su cuenta o que hiciesen sugerencias impertinentes? No queremos ordenadores inteligentes, queremos ordenadores obedientes.


Me uno sin dudarlo al movimiento "Clippo must die".

Y por si alguien tiene todavía dudas sobre lo molesto que es, aquí está en carne y hueso.

Vía: Halón disparado

No hay comentarios: