martes, marzo 13, 2007

Sobre cómo la fecha de nacimiento determina nuestro futuro

Sin acudir a la astrología, se puede llegar a la conclusión de que la fecha de nacimiento determina parcialmente nuestro futuro:

Leanló en este artículo de Xavier Sala-i-Martín:

Pospongan el sexo hasta el mes de abril

Su artículo se centra en el mundo deportivo. El corte de los años naturales en la clasificación de deportistas en la infancia (infantiles, alevines, etc.) es un determinante clave para su éxito en la edad adulta. La mayor parte de los deportistas de élite han nacido en la primera mitad del año.

Es lógico. En la infancia son los más altos, fuertes y ágiles de su grupo de edad. Son los más desarrollados. Por lo tanto, son los titulares de los equipos, juegan más minutos y ganan experiencia.

¿Tendrá efecto también sobre la educación intelectual? ¿Hay algún estudio que muestre diferencias de rendimiento entre los alumnos de acuerdo con la fecha de nacimiento? No es ninguna tontería, puede haber casi un año de diferencia entre los estudiantes de un mismo grupo (entre los nacidos en enero y los nacidos en diciembre) y la diferencia no es sólo física, sino también de desarrollo intelectual y emocional.

Por lo tanto, las preguntas claves son ¿tiene sentido que clasifiquemos a los niños por nacimiento para determinar los grupos de estudio? ¿existe alguna alternativa razonable que no marque tanto las diferencias entre unos y otros?

4 comentarios:

Wonka dijo...

Fabián, sí que hay diferencias de rendimiento escolar según el mes del año en que se ha nacido. Los que han nacido en los últimos meses suelen tener peor rendimiento que el resto.

Por ejemplo, algo así se averigua en este trabajo:

Dominique Goux y Eric Maurin. 2006. “Close neighbours matter: neighbourhood effects on early performance at school”, IZA Discussion Papers, 2095.

Está disponible en Internet.

Y también se puede comprobar con los datos del informe PISA 2003. Por ejemplo, para el caso español, un estudiante de 15 años nacido en diciembre tiene una probabilidad de haber repetido que es un tercio mayor que uno nacido en enero.

Fabián dijo...

Gracias Wonka.

Por comentarios de docentes ya sabía que había diferencia en el rendimiento escolar, pero no me constaba que se hubiese hecho ningún estudio al respecto.

Desde un punto de vista egoísta, me alivia que mis hijos hayan nacido en enero y febrero. Aunque eso no garantiza nada, claro :-)

Llevando la analogía deportiva a este terreno, sería interesante ver estadísticas sobre qué porcentajes de directivos de empresas y altos cargos han nacido en la primera mitad del año.

X dijo...

Yo no le encuentro lógica a esas cosas.

Juan (Profe) dijo...

Curioso. ¿y en los deportes individuales como el tenis? ¿cuándo ha nacido Rafa Nadal?