jueves, mayo 31, 2007

¡Dejad a la pobre chica en paz!

Lo más difícil, por no decir imposible, en la era de Internet es desaparecer.

Si tu nombre, tu foto, tu perfil, tu teléfono o tu dirección han estado alguna vez publicados en la Red, no tienes modo de desaparecer. No puedes asegurarte de que realmente esos datos sean eliminados de Internet.

Los que publicamos un blog voluntariamente con nuestro nombre y apellidos somos conscientes de ello. Hace tiempo que he superado las reticencias, naturales por otra parte, relacionadas con la privacidad. Yo particularmente tomo algunas precauciones, como no publicar mi dirección postal, pero sé que habrá un Fabián Gradolph en Google durante muchos años, incluso si decido un día borrar mi blog y no seguir publicando.

El problema está con la gente que realmente no quiere estar y la obligan.

Está circulando por Internet, en medios de comunicación tradicionales y en blogs, el nombre y fotografías diversas de una saltadora de pértiga y estudiante norteamericana que no quiere ser famosa. Hasta tiene un club de fans y mucha gente está usando fotos suyas como fondo de pantalla.

Me llama la atención que muchos blogueros a los que considero gente cabal se estén haciendo eco de la historia publicando su nombre y su foto.

También me llama la atención que los principales medios de comunicación tradicionales y serios hayan publicado la historia, con el nombre de la chica y con fotos suyas.

Conscientemente no he puesto el nombre de la muchacha en este texto, no he incluído ninguna fotografía y no estoy poniendo ningún enlace a las historias que se están escribiendo sobre ella. ¿Por qué?
  • Porque esta chica no es realmente un personaje público. No es una atleta de élite cuyas acciones puedan considerarse realmente noticia y sus mayores méritos son algunas medallas en competiciones nacionales de Estados Unidos.
  • Porque creo que tiene derecho a que la dejemos tranquila y no sigamos alimentando su historia. No seremos capaces de hacerla desaparecer de la red, pero al menos no hagamos que la bola siga creciendo.
Creo que es una cuestión de ética elemental. ¡Dejad a la pobre chica en paz!

miércoles, mayo 30, 2007

IBM: la empresa más visitada en Second Life

Me acabo de enterar de que alguien hace un ranking de las empresas más visitadas en Second Life. Y resulta que IBM es la empresa más visitada.

¿Cómo hay que interpretar esto? Ni idea.




Vía: Blog de Pablo Mancini

Nota adicional: si alguien va a poner un comentario únicamente para decir que Second Life es un petardo y un aburrimiento, que se lo ahorre. Eso ya lo sé y no me aporta nada. La relevancia que Second Life y otros mundos virtuales tienen para IBM no tienen nada que ver con pasárselo bien.

martes, mayo 29, 2007

Los 'okupas' de Internet

Una buena lectura en el diario Expansión.

Análisis: miedos y mitos de la 'okupación' de Internet

Ofrece varias opiniones sobre cómo impacta la web 2.0. He aquí algunas ideas destacadas:

Queda corroborado el hecho de que sólo una minoría de usuarios produce contenidos (el 0,16% de usuarios de YouTube cuelga vídeos, el 4,5% de los usuarios de Wikipedia edita artículos). Pero en mi opinión esto no es particularmente relevante, ya que esa minoría ha demostrado tener una capacidad de trabajo colectivo abrumadora y hasta frenética.

Las empresas están nerviosas. No tienen claro cómo reaccionar ante una red en la que antes tenían un claro dominio sobre contenidos y distribución y ahora se les escapa de las manos (los usuarios van ocupando espacios que antes eran propiedad de empresas e instituciones). Parte del nerviosismo proviene también de la pérdida de control sobre el grado de confidencialidad en la información empresarial.

Pero el modelo de negocio en Internet se parece cada vez más al tradicional. Medios que ponen contenidos (creados por ellos o por usuarios) y se financian por publicidad. Eso lo dice Genís Roca, autor del libro Web 2.0. Creo que tiene razón y que aquellos que sepan operar mejor como empresas tradicionales (es decir, aquellos que sepan enfocar sus esfuerzos a ganar dinero y no a la filosofía) tendrán ventaja en la nueva Internet.

Corren intensos rumores sobre una posible saturación y colapso de Internet (que no tendría capacidad para almacenar y gestionar el tráfico de contenidos cada vez más grandes y que ocupan cada vez más espacio de almacenamiento). Algunos sitúan esa saturación en una fecha tan próxima como 2007.

Yo no lo creo en absoluto. Desde mi trabajo en IBM veo cómo se van produciendo anuncios de forma constante que mejoran la capacidad de almacenamiento en servidores, en redes virtuales y en otros dispositivos. También veo continuamente mejoras en microelectrónica (lo que está pasando en nanotecnología y tecnología de chips es simplemente apabullante), y veo cómo las compañías telefónicas están también mejorando sus redes de forma continua.

Vía: Caspa.tv

viernes, mayo 25, 2007

La única y auténtica falsificación de la Espada de El Cid

Todo tiene arreglo en esta vida.

Ahora que nos hemos enterado de que La Tizona, la espada de El Cid por la que la junta de Castilla y León ha pagado 1,6 millones de euros, ni es La Tizona, ni era de El Cid (ni, por supuesto, valía tanto) propongo que la expongan donde les plazca con la siguiente inscripción:

Ex Tizona: la única y auténtica falsificación de la Espada de El Cid.

Seguro que atrae turistas igualmente.

miércoles, mayo 23, 2007

Anal thinking 1: una anotación sobre el IRPF

Hubo un tiempo en que estaba de moda lo que se conocía como lateral thinking (pensamiento lateral). La agraciada expresión se refería a la cualidad de pensar fuera del carril habitual. Es decir, la capacidad para pensar de modo diferente a los demás.

El lateral thinking es, sin duda, enriquecedor. Pero tiene un problema. En el afán de pensar las cosas de otro modo, es fácil caer en el defectillo de pensar las cosas con salva sea la parte. Es decir, en pasar de ser un lateral thinker a un anal thinker.

Hay ejemplos de anal thinking en todas las facetas de la actividad humana. Quizá los ejemplos más llamativos puedan extraerse de los aleccionadores Darwin Awards, premios que reconocen la mejora de la especie por parte de aquellos que se autodescalifican en la carrera por perpetuar su descendencia genética de algún modo estúpido.

El dibujo da una idea del tipo de premios que son los Darwin Awards.

Darwin Awards

Pero, como decía, el anal thinking nos rodea por todas partes.

Ahora, que estamos en tiempos de declaración de la renta, quizá sea conveniente recordar alguna de esas estupideces de las que nos beneficiamos bastantes, perjudican a algunos y no tienen explicación racional porque están obviamente pensadas con la parte del cuerpo donde la espalda pierde su venerable nombre.

Pongamos el caso de dos ciudadanos:

El ciudadano A trabaja a tiempo completo, cobra 1.600 euros mensuales, no tiene cargas familiares y, gracias a que sus padres le ayudaron con la entrada, pudo comprar una vivienda hace tres o cuatro años por la que paga 600 euros mensuales en concepto de hipoteca.

El ciudadano B trabaja a tiempo completo en el mismo sitio que A. Cobra lo mismo: 1.600 euros mensuales y tampoco tiene cargas familiares. Pero desgraciadamente nunca pudo contar con ayuda para pagar una entrada y no pudo comprar vivienda. Vive de alquiler y paga 600 euros mensuales por este concepto.

A la hora de presentar la declaración de la renta, el ciudadano A se encuentra con la agradable sorpresa de que el Estado le permite desgravarse algo más de 1.000 euros (15% de los 7.200 euros invertidos en vivienda) que le son devueltos en breve plazo de tiempo gracias a la eficacia de nuestra Agencia Tributaria (no es irónico, la AEAT es extraordinariamente eficiente).

El ciudadano B, sin embargo, ve cómo no puede desgravarse nada (desgraciadamente tiene más de 35 años) y, o bien le sale la declaración equilibrada con las retenciones practicadas sobre su sueldo, o bien le toca pagar algo.

Basta con pensar dos segundos como una persona normal (no como un lateral thinker) para darse cuenta de que la situación económica y patrimonial del ciudadano A es claramente preferible. Tiene un sueldo saneado y está invirtiendo en una propiedad que le puede ayudar a obtener un préstamo cuando lo necesite o a tener una jubilación más cómoda.

Sin embargo, en lo que el blog de Pierre Nodoyuna definió como un pintoresco sistema fiscal, resulta que el Estado ayuda a quien está mejor de partida, convirtiendo la posible capacidad redistributiva de la riqueza de los sistemas fiscales en un mal chiste. Y lo más jodido de todo para el ciudadano B es que se da cuenta de que es él, que nunca pudo comprar piso, el que le está pagando parte de su vivienda al ciudadano más afortunado que sí pudo comprarlo.

A mi esto no me preocuparía demasiado (a fin de cuentas estoy entre los afortunados del grupo A) si no fuera por dos motivos:

1) Ese 15% de desgravación fiscal a la inversión en vivienda potencia y presiona al alza el precio de las viviendas. Es decir, el Estado está inflando artificialmente el precio de un bien esencial a base de bombear fondos hacia el lado de la demanda. Ello dificulta, por cierto, el acceso de los más jóvenes y/o de los más desfavorecidos a este bien esencial.

2) Tengo una hermana en situación de ciudadano B. Y sí, su compañera de trabajo, que cobra el mismo sueldo, recibe una devolución de Hacienda. Mi hermana no.

En todas partes cuecen 'malaprensas'

Espectacular titular y entradilla en The Inquirer

More than 105 per cent of people buy music

ACCORDING TO a recent survey conducted by the Greenfield Online team, more than 64 per cent of people bought their music from shops while 41 per cent downloaded their tunes from the Interweb.

This means that 105 per cent of people bought music this year.

He aquí la captura de pantalla


A Malaprensa que van

Me corrijo. En realidad se trata de una burla a un estudio que han recibido (en el subtítulo está la clave). No es malaprensa. Es malestudio.

lunes, mayo 21, 2007

Cómo crear una "cultura corporativa" en ocho pasos

Félix Peinado nos ofrece una gráfica descripción de creación de cultura corporativa en ocho simples pasos.

  1. Introducimos veinte monos en una habitación.
  2. Colgamos un plátano del techo, bajo el cual situamos una escalera, siendo ésta la única manera de poder alcanzarlo.
  3. Se instalará un sistema que hará caer lluvia helada sobre toda la habitación cuando uno de los monos comience a subir por la escalera.
  4. Los monos aprenden rápido que no es posible subir la escalera evitando el sistema de agua helada.
  5. Posteriormente, se reemplazará a uno de los veinte monos por uno nuevo. Inmediatamente, intentará subir la escalera para alcanzar el plátano y, sin comprender la razón, será castigado a garrotazos por los otros.
  6. Reemplazar ahora uno de los viejos monos por otro nuevo. Entonces será golpeado a garrotazos también, y el mono introducido justo antes que éste será el que más fuerte le pegue.
  7. Continuar el proceso hasta cambiar a los veinte monos originales y que queden únicamente monos nuevos.
  8. Aunque se suprima el sistema de agua helada, ahora ninguno intentará subir la escalera, y más aún, si por cualquier razón a alguno se le ocurre pensarlo, éste será masacrado por el resto de los monos. Y lo peor es que ninguno de los veinte monos tendrá ni la más remota idea del porqué de la cosa.
Imagino que también se puede hacer con incentivos positivos :-))


viernes, mayo 18, 2007

2ª Jornada Interdisciplinar sobre albinismo

El próximo día 26 de mayo se celebra en Rivas (MADRID) la 2ª Jornada Interdisciplinar sobre albinismo. Se trata de un evento organizado por ALBA.

Ya está disponible un folleto que se ha creado para esta ocasión en el que se puede ver la agenda y toda la información relativa al evento.

También podéis acceder a este documento que explica cómo llegar al lugar donde se celebrará al evento.

Todo el que quiera venir que se ponga en contacto conmigo.

Y si alguien conoce a algún albino (cosa rara, supongo) que por favor le haga llegar esta información.

jueves, mayo 17, 2007

A ver si esto de la Web 2.0 no va a ser para tanto

Un curioso artículo sale publicado hoy en Baquía:

La Web 2.0, reñida con el diseño

El texto comenta unas declaraciones de Jakob Nielsen, gurú de todos los guruses, quien critica a las empresas por cierta dejadez con el diseño de los sitios Web 2.0 y sacrificar criterios como la usabilidad, navegabilidad, etc.

Lo que más me ha llamado la atención, sin embargo, no son los comentarios sobre el diseño, sino el párrafo final de la noticia:
Por último, Nielsen se plantea incluso la utilidad de adoptar tecnologías 2.0, teniendo en cuenta que recientes estudios demuestran que el porcentaje de usuarios activos que contribuye con sus propios contenidos es mínimo: apenas el 10% (de los que sólo el 1% lo hace regularmente), frente al 90% que no aporta nada. Para la mayoría, Internet es una herramienta, no una meta. Por este motivo, Nielsen cree que es un error que las empresas diseñen para ese grupo minoritario, a costa de convertir la web en mucho menos usable para la gran mayoría.
Touché.

miércoles, mayo 16, 2007

72 millones de dólares

Alguien, en alguna parte, ha pagado más de 72 millones de dólares por esto

No se puede mostrar la imagen “http://estaticos01.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2007/05/16/1179306108_0.jpg” porque contiene errores.


Y el autor de este lienzo, Mark Rothko, ni siquiera gastó neuronas para buscar un título original. Tan brillante y lucrativa obra maestra de la pintura contemporánea se titula 'Centro Blanco (Amarillo, Rosa y Lavanda sobre Rosa)'.

En algo me he equivocado en esta vida, quizá al escoger mi profesión.

Nota adicional: la pintura en cuestión me ha recordado inmediatamente la excelente obra de teatro Arte, en la que un cuadro blanco sobre fondo blanco genera una tremenda discusión entre tres amigos.

El comunicador tecnólogo

Dice hoy mi colega Benito Castro en Comucor:
El comunicador se aleja de la figura del asesor de imagen 'milagroso' y se acerca a la del tecnólogo, experto en nuevas herramientas y procesos de comunicación.
Y razón tiene. Los comunicadores que no se entrenen en el uso de las nuevas tecnologías pueden quedarse desfasados y fuera del mercado.

Así, a las tradicionales capacidades que debe tener todo comunicador (eficiencia al escribir -con estilo periodístico-, empatía con los periodistas, comprensión de los problemas que afectan al sector empresarial al que prestan servicios, etc...) hay ahora que añadir otras capacidades como conocimiento de las herramientas para hacer blogs, wikis, rss, podcast, vídeo...

Hoy se entrevé un futuro (que en parte ya es presente) en el que la producción de información por parte de empresas e instituciones irá directamente al público en un porcentaje elevado. Es decir, sin pasar por el filtro previo de los periodistas y medios de comunicación. Pero ese futuro no consiste únicamente en poner textos en páginas web. Las páginas web tienden a ser cada vez más multimedia, con inclusión de vídeos y piezas de audio. Y también hay que aprender a hacer márketing y promoción de los contenidos.

Y lo bueno es que eso no excluye en absoluto las herramientas de comunicación más tradicionales (notas y ruedas de prensa, relaciones con medios, etc.). Es un complemento. Por eso nuestro trabajo es ahora algo más difícil, pero también más rico y completo.

lunes, mayo 14, 2007

20 consejos para emprendedores

Hay un blog en el que caigo a veces sin querer. Se trata de Business Opportunities Weblog, de Dan Carlson.

Tiene un artículo reciente titulado: 20 cosas que no hay que hacer antes de empezar un negocio

Es, probablemente, una de las listas de consejos más discutibles que he leído últimamente (y mira que en la blogocosa se leen tonterías...). Diré en su descargo que se refiere exclusivamente a lo que no hay que hacer ANTES de tener un producto o servicio para vender. Pero incluso así, muchos de sus consejos no se sostienen ni un cuarto de hora y pueden inducir a error (algunos son medianamente válidos)

Publico la lista y, por el bien de un debate sensato sobre lo que se debe y no se debe hacer al montar un negocio, algún comentario mío en cursiva burdeos.

  1. Don’t quit your day job (no dejes tu trabajo). Vale, de acuerdo. No dejes tu trabajo todavía hasta que no hayas empezado a vender algo.
  2. Don’t incorporate. (No crees una sociedad). Totalmente en desacuerdo. Cierto que hay negocios que pueden funcionar bien en régimen de autónomos, pero en muchos casos es necesario tener una sociedad limitada a la hora de trabajar con ciertos tipos de clientes. Simplifica bastante las cosas con la administración pública y con grandes empresas y además permite mantener el patrimonio privado algo más apartado de los riesgos empresariales.
  3. Don’t get a bank account. (No abras una cuenta corriente -entendiendo que es suficiente con la cuenta personal). Un suicidio. Las cuentas de la actividad empresarial hay que mantenerlas separadas de las personales. Desde el primer día.
  4. Don’t rent an office. (No alquiles oficina y trabaja desde casa). Vale, de acuerdo si tienes espacio para hacerlo, pero sé consciente de que eso lleva aparejados ciertos sacrificios en el equilibrio vida privada/trabajo.
  5. Don’t hire an attorney. (No contrates un abogado). Vale, de acuerdo. Pero quizá no sea mala idea tener localizado alguno uno por si acaso necesitas algún tipo de asesoría.
  6. Don’t hire an accountant. (No contrates un contable). De acuerdo, pero contrata una asesoría contable externa. Sale más barato eso que el valor de las horas que le tienes que dedicar al asunto y evitarás errores.
  7. Don’t get a loan. (No obtengas un crédito). Más bien al contrario. En cuanto puedas, consigue una línea de crédito (que no un préstamo) que te permita hacer frente a posibles desfases entre cobros y pagos y que te dé cierto aire financiero. Así no tendrás que estar todo el día haciendo cálculos para llegar a fin de mes. Por supuesto, no utilices la línea de crédito para comprarte un traje o un coche, sino para tener capital circulante disponible.
  8. Don’t hire anyone. (No contrates personal). Vale, de acuerdo. Mientras puedas hacer tú el trabajo. Pero luego acuérdate de que si no contratas personal igual no puedes crecer como empresa, o igual te tienes que ocupar tú de cuestiones administrativas cuando podrías estar haciendo el trabajo más valioso de captar clientes. La opción de utilizar servicios externos para algunas cosas es buena idea. Pero sé consciente de que, a partir de ciertos volúmenes de trabajo, es más barato tener un empleado que contratar externamente.
  9. Don’t get a business license. (No obtengas licencias). No lo hagas antes de tener un producto para vender. Pero en cuanto estés en disposición de vender, asegurate de cumplir la ley.
  10. Don’t try to patent anything. (No intentes patentar nada: lleva entre 1,5 y 2,5 años hacerlo). De acuerdo. Si tu negocio depende de obtener y defender una patente estás frito salvo que seas abogado.
  11. Don’t design a logo. (No diseñes un logo: usa tu marca personal). Discutible ¿por qué no? Una buena imagen en las tarjetas de visita y papelería de la empresa facilita las ventas.
  12. Don’t waste time picking a business name. (No gastes tiempo buscando un nombre de empresa: utiliza tu propio nombre). Tremendamente discutible. Para ciertas actividades profesionales lo del nombre personal queda bien, pero para otras actividades es imprescindible tener un nombre de empresa -al igual que tener una sociedad constituida.
  13. Don’t advertise. (No te anuncies: cuesta dinero). Bueno, eso depende de lo que estés vendiendo y de tus mercados objetivos. Generalizar en esto es una estupidez.
  14. Don’t buy office supplies. (No compres material de oficina: utiliza lo que tengas por casa). No seas cutre, por favor. Si tu plan de negocio no aguanta que te compres un cuaderno y un par de bolígrafos nuevos, entonces no empieces nada y sigue de empleado. Te irá mejor.
  15. Don’t buy any equipment. (No compres equipamiento: usa servicios externos). Las ofertas de alquiler y servicios para pymes a veces son algo precarias. Pero en general, sí estoy de acuerdo con este consejo. De hecho, utilizar una opción de alquiler de PC con línea ADSL puede ser tan sensato como comprar el PC.
  16. Don’t try to find a partner. (No intentes buscar un socio). Salvo que lo necesites por algún motivo concreto, diría yo.
  17. Don’t join the Chamber of Commerce. (No te afilies a la cámara de comercio). Vale, de acuerdo. No hay prisa.
  18. Don’t tell all of your friends about the business that you’re going to start someday soon. (No le cuentes a tus amigos cómo será el negocio que vas a empezar). Vale, no te dediques a fantasear en voz alta. Pero si algún amigo te puede aconsejar ¿por qué no contarle tus planes?
  19. Don’t write a business plan. (No escribas un plan de negocios). Cierto que no necesitas 500 folios de plan estructurado, pero unas notas por escrito sobre lo que quieres hacer, cómo hacerlo y algunos numeritos que ayuden a calcular si eso es viable o no me parece que es imprescindible. Aunque sólo sean un par de folios, escríbelos.
  20. Don’t get a business telephone number or mailing address. (No obtengas un número de teléfono para la empresa y una nueva dirección de correo: usa los tuyos personales). Asegúrate de separar los gastos que corresponden a la empresa aunque trabajes desde casa. En caso contrario puede que un día te encuentres con que tu negocio aparentemente funciona, pero que tus gastos personales se han disparado hasta unos límites insostenibles.

¿Y cómo saben que estaban viendo la tele?

Siempre me han hecho cierta gracia los números de audiencia de prensa, radio y televisión:

La Fórmula 1 tiene tirón: Gran Premio de España le da el domingo a Telecinco con 5 millones y medio de espectadores

A mí me ocurrió algo curioso el domingo. Comí temprano y me tumbé en el sofá a ver la tele. Conecté con Telecinco cuando el Gran Premio acababa de empezar. En el cuentavueltas ese que hay en la parte superior ponía que quedaban 50 y muchas vueltas. Cerré un momento los ojos y cuando los volví a abrir quedaban 2 vueltas.

Por lo tanto, no considero justo que se me considere entre los cinco millones y medio de espectadores. El titular debería haber dicho algo así como que "El Gran Premio de España le da el domingo a Telecinco 5 millones y medio de personas con la tele encendida en ese canal". Sería un titular mucho más preciso.

Claro, que no creo que este tipo de información sea del agrado de los comerciales de publicidad de televisiones, periódicos y radios.

domingo, mayo 06, 2007

La especie elegida

La especie elegida es el título de un excelente libro de Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez (investigadores de Atapuerca) que acabo de terminar.

Es, sin duda, el más científico -y por tanto el más difícil de digerir- entre los libros divulgativos de Arsuaga que he tenido el placer de leer. Aún así, sigue siendo tremendamente educativo y muy recomendable.

El libro ha contribuido notablemente a mi conocimiento sobre la evolución humana y sobre temas científicos relacionados con la investigación (el capítulo sobre la climatología es muy revelador y debería ser lectura obligatoria para los catastrofistas profesionales y divulgadores de miedo informativo). También es una obra que me ha producido cierta intranquilidad de espíritu por varias razones que quizá explique en otro momento.

Destaco estos hermosos párrafos del final:

... no nos dejemos llevar por un exceso de triunfalismo, porque también es cierto que desde los comienzos de las ideas científicas entre los griegos se han hecho muchos esfuerzos por situar a nuestra especie de espaldas a la naturaleza o, peor aún, por encima de ella. De aquí proceden algunos de los grandes problemas que aquejan a la humanidad en el momento presente. Sólo a partir de Darwin se ha comprendido que no somos la especie elegida, sino como dice Robert Foley, una especie única entre otras muchas especies únicas, aunque eso sí, maravillosamente inteligente.

Y no deja de ser paradójico que tantos siglos de ciencia nos hayan llevado a saber algo que cualquier bosquimano del Kalahari, cualquier aborigen australiano, o cualquiera de nuestros antepasados que pintaron los bisontes de Altamira conocía de sobra: que la Tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la Tierra.

De Juan Luis Arsuaga recomiendo también El collar del Neandertal. Una auténtica joya.