lunes, mayo 21, 2007

Cómo crear una "cultura corporativa" en ocho pasos

Félix Peinado nos ofrece una gráfica descripción de creación de cultura corporativa en ocho simples pasos.

  1. Introducimos veinte monos en una habitación.
  2. Colgamos un plátano del techo, bajo el cual situamos una escalera, siendo ésta la única manera de poder alcanzarlo.
  3. Se instalará un sistema que hará caer lluvia helada sobre toda la habitación cuando uno de los monos comience a subir por la escalera.
  4. Los monos aprenden rápido que no es posible subir la escalera evitando el sistema de agua helada.
  5. Posteriormente, se reemplazará a uno de los veinte monos por uno nuevo. Inmediatamente, intentará subir la escalera para alcanzar el plátano y, sin comprender la razón, será castigado a garrotazos por los otros.
  6. Reemplazar ahora uno de los viejos monos por otro nuevo. Entonces será golpeado a garrotazos también, y el mono introducido justo antes que éste será el que más fuerte le pegue.
  7. Continuar el proceso hasta cambiar a los veinte monos originales y que queden únicamente monos nuevos.
  8. Aunque se suprima el sistema de agua helada, ahora ninguno intentará subir la escalera, y más aún, si por cualquier razón a alguno se le ocurre pensarlo, éste será masacrado por el resto de los monos. Y lo peor es que ninguno de los veinte monos tendrá ni la más remota idea del porqué de la cosa.
Imagino que también se puede hacer con incentivos positivos :-))


4 comentarios:

Cesar Viteri dijo...

Sí, también se puede hacer con incentivos positivos, pero es mucho menos divertido >:)

Esta historia es todo un clásico, la verdad es que ilustra muy bien esas situaciones absurdas que se perpetúan porque "siempre se ha hecho así".

Me pregunto que tipo de simio sería el consultor externo contratado para la transformación de negocio de turno... :P

Marta Salazar dijo...

con "incentivos positivos" me gustaría más, personalmente, no me gusta el agua fría, ja ja un saludo grande!

Anónimo dijo...

Felix Peinado es un verdadero crack, un hombre de los pies a la cabeza.

Félix dijo...

Gracias Fabián por tu cita y enlace. Espero que mi blog llegue a estar a tu altura algún día. Lo leí hace tiempo no sé por donde y me hizo gracia.
Gracias también a "anonimo", me he puesto colorado.