viernes, junio 29, 2007

Otro bonito vídeo sobre Second Life

Siempre se ha dicho (y yo también lo he dicho) que la ventaja esencial de los mundos virtuales en 3D es que son una representación mucho más realista de la realidad en comparación con lo que nos ofrece Internet.

Así, en la web tradicional nos hemos acostumbrado a una serie de signos que nos van indicando cómo movernos (generalmente el texto subrayado o en otro color significa enlace, una arroba significa correo electrónico, etcétera). Esos signos se han convertido en algo familiar y hasta nos parecen naturales a fuerza de costumbre, aunque si lo pensamos bien son tan artificiosos como cualquier otro elemento inventado por ese ingenioso animalejo llamado Ser Humano.

En Second Life y en los mundos virtuales en 3D, sin embargo, los elementos tienden a ser más naturales. Una silla es para sentarse, una escalera para subir y bajar, una pantalla para ver/ofrecer una presentación o un vídeo, una puerta para pasar de un espacio a otro, una pared para separar un espacio de otro y así hasta el infinito.

Pues bien, a pesar del aparente realismo de todos esos objetos y signos, lo cierto es que no siempre se corresponden con un uso tan natural. O dicho de otro modo, que la correspondencia entre los usos que damos a los objetos en el mundo real y Second Life no es tan directa.

Este vídeo que he encontrado en Microsiervos muestra cómo sería el mundo real haciendo el experimento al revés (tratando de usar los elementos de la vida real como los usamos en Second Life). Casi da miedo ver a la gente haciendo el zombi :-)

3 comentarios:

félix dijo...

Me da miedo probar Second Life por si me engancho; no tengo tiempo para una adicción más. Probé el blog y ya estoy enganchado.

Fabián dijo...

je, je. Abducido por Internet, como yo.

Yo en Second Life no estoy enganchado. Me he creado mi avatar y he trasteado un poco, pero todavía no he aprendido a sacarle partido.

Mi impresión es que Second Life sólo tiene sentido cuando quedas con alguien para hacer algo concreto. Entrar a pasear no tiene demasiados alicientes.

félix dijo...

Habrá alguna blog-dependencia sin estudiar todavía por los psicólogos?
Si fuera así, no es de las peores: te mantiene informado, te hace pensar y te permite conocer gente interesante. Algún día me animaré a visitar una de vuestras Beers and Blogs de Madrid, ya que en Toledo hay muy poco ambiente.