miércoles, septiembre 19, 2007

Marketing vs. RR.PP. ¿nos entendemos?

Una de las cuestiones que tarde o temprano se le presenta a cualquier profesional de la comunicación (o relaciones públicas) es que, a pesar de trabajar en el mismo barco que los profesionales de marketing y con los mismos objetivos generales, puede haber ocasiones en las que haya falta de entendimiento.

A la hora de explicar cuáles son las diferencias entre las dos funciones, una compañera lo explicaba más o menos así:
En marketing hacen las cosas que tienen presupuesto, en comunicaciones hacemos las cosas que no tienen presupuesto.
Lo cual no es del todo cierto (también hay presupuestos en RR.PP., aunque menores), pero se aproxima a la realidad.

Pero si bien eso explica ciertas diferencias de funciones, no explica la falta de entendimiento mutuo en el uso del lenguaje y en la forma afrontar las acciones.

Un problema habitual es la clásica petición de un departamento de marketing cualquiera: ¿Qué tal si sacamos una nota de prensa, o mejor, hacemos una rueda de prensa sobre tal o cual producto/servicio?

Ante lo cual, el responsable de comunicaciones en ocasiones se queda perplejo y dice: ¿Pero eso no lo anunciamos hace tres meses?

Sí. Puede que se anunciase hace meses. Pero en marketing eso no tiene tanta importancia. Si tienes que dar un nuevo impulso a un producto, puedes lanzar una nueva campaña de marketing: poner anuncios, lanzar emails comerciales, convocar seminarios...

En comunicaciones simplemente no puedes. O le encuentras un ángulo realmente novedoso al asunto o nota de prensa irá a la papelera o los periodistas se irán defraudados de la rueda de prensa.

En otras palabras: tú puedes hacer un buzoneo de la tienda de ropa de la esquina tantas veces como quieras mientras tengas presupuesto. Pero anunciar a los medios de comunicación que hay una tienda de ropa en la esquina sólo lo puedes hacer una vez.

Otras faltas de entendimiento se encuentran en el uso del lenguaje. Es mi opinión que una nota de prensa bien escrita es aquella que reproduce de forma fiel el modo de escribir periodístico, donde se aportan los datos esenciales de la información, los titulares y entradillas presentan los aspectos realmente noticiosos y el texto responde a las preguntas básicas (quién, qué, cómo, dónde, cuándo).

Pero todos los que han trabajado en medios de comunicación han sufrido esas notas de prensa terroríficas en las que la empresa XXX anuncia un "producto revolucionario que hará más fácil la vida del usuario" sin dar ninguna pista de por qué es revolucionario ni de por qué hará la vida vida más fácil a nadie.

La diferencia esencial está en los adjetivos. En marketing y publicidad se pueden usar a tu antojo; en relaciones públicas, no tanto.

Todo esto viene a cuento de un pequeño chiste de Dilbert que me encontrado esta mañana en mi lector RSS. Resume en tres viñetas toda una vida de negociaciones entre marketing y publicidad.

Nota aclaratoria: este texto tiene un carácter genérico y no se refiere a ninguna situación empresarial concreta. Donde trabajo, hace tiempo que nos entendemos bastante bien los de marketing y comunicaciones.

Y por mi parte, yo también pongo mi granito de arena para entendernos mejor.

No hay comentarios: