viernes, diciembre 07, 2007

Cuatro recetas de cocina a base de verduras.

Para que no digáis que no tengo intereses variados. Os presento unas recetillas de cocina de platos que preparo con cierta frecuencia.

Por cierto, son platos que a los niños les gustan bastante (por lo menos a los míos), así que son un buen método para meter verduras en su alimentación.

Que las disfrutéis:

1) Crema de zanahorias.

Pelar y cortar las zanahorias. Yo hago dos kilos de zanahorias para una comida de mucha gente (10 personas).
Hervirlas hasta que estén blanditas.
Opcional. Cortar, pelar y hervir un trozo de calabaza (le da un gustillo dulzón adicional).
Con la batidora, triturar las zanahorias para hacer un puré. Deben ir mezcladas con agua. Lo mejor es utilizar el agua en la que se han hervido que se va añadiendo poco a poco hasta conseguir la textura que nos agrade.
Añadir sal, un toque ligero de pimienta y cualquier otra especia que nos guste.
Añadir crema. Para 1 Kg de zanahorias basta con medio botecito de esos de 200 cl. Yo pongo un botecito entero para la comida de mucha gente (hay quien, en vez de crema, utiliza un queso casi líquido tipo mascarpone).
Seguir batiéndolo para que quede todo integrado.
Se puede añadir, también batido, un poco de queso rallado.
Al servir cada plato, se espolvorea ligeramente con queso rallado en polvo y se adorna con un toque de perejil.

2) Crema de calabaza

Igual que el anterior, pero usando calabaza y no zanahorias.

3) Pastel de espinacas

Poner a hervir las espinacas. Yo utilizo un paquete de espinacas congeladas de 400 gr para un molde circular de unos 22 cm de diametro.
Una vez que están hechas (básicamente cuando se han disuelto y no hay bloques helados), ponerlas a escurrir (hay que escurrirlas bien, incluso apretando algo con un plato o similar, para que no quede mucho líquido).
En un recipiente se ponen las espinacas, se añaden dos o tres huevos (tres si son pequeños), una o dos latas de atún al natural escurrido (mejor al natural que en aceite), sal y pimienta al gusto y una medida generosa de queso rallado. Se pueden añadir otras especias al gusto de cada cual. Se revuelve todo bien.
En un molde de horno se extiende masa de hojaldre*. Si la masa lleva papel de horno, irá sobre ese papel, si no lleva papel de horno hay que preparar el molde untando un poco de mantequilla y espolvoreando el fondo y bordes con harina.
Colocar la mezcla anterior sobre la masa. Doblar los bordes sobrantes de la masa hacia adentro haciendo el dibujo que más nos guste en el bordecillo (como adorno).
Espolvorear la parte superior con queso rallado.
Meter al horno a fuego fuerte entre 20 minutos y media hora (depende de si el horno ha sido precalentado o no).
El pastel está hecho cuando la masa y el queso rallado están dorados. Normalmente en el horno el pastel se abomba y se infla. Esto se le pasa enseguida cuando se saca del horno.
Mejor dejar enfriar algo antes de comerlo. Aguanta muy bien de un día para otro.

Este pastel aguanta muy bien variantes en la mezcla. Se pueden usar acelgas en vez de espinacas (hay que cortar la acelga en trozos muy pequeñitos), se puede sustituir el atún por pasas y piñones si lo queremos más dulce o por aceitunas (negras o verdes) cortadas en trocitos si nos gustan los sabores más fuertes.

* La masa de hojaldre la compro hecha. La hay congelada y fresca. Si alguien quiere entretenerse, en el libro 1080 recetas de cocina explican cómo se hace.

4) Souflé de verduras

Se puede hacer con las verduras que más le gusten a uno. Simplemente con una verdura predominnte (calabacín, por ejemplo) o con una combinación de muchas.
El que yo preparé la última vez tenía cebolla, zanahoria, pimiento, calabacín y berenjena.
Se pica toda la verdura bien picadita. Las zanahorias, o cualquier otra verdura que sea dura, se pueden hervir antes para ablandarlas un poco.
Se rehogan todas las verduras hasta que estén bien cocinadas. Se escurren para que suelten la mayor parte del líquido.
Se añade sal, pimienta y las especias que nos gusten.
Se le da unos toques con la batidora para que no queden trozos de verdura demasiado grandes.
Se mezcla esa masa con la yema de unos huevos. El número de huevos depende del tamaño del molde que vayamos a utilizar. Para un molde grande, yo utilicé cinco huevos.
En un sitio aparte se bate la clara de los huevos a punto de nieve.
Se prepara el molde untando el fondo de mantequilla y espolvoreando con harina.
Se mezcla con suavidad toda la mezcla anterior con la clara de huevo a punto de nieve.
Se añade toda la mezcla al molde y se espolvorea la parte superior con queso rallado (el queso en hebras queda muy bien).
Se mete al horno entre 20 minutos y media hora. Cuando el queso rallado está dorado está hecho.
Conviene dejarlo enfriar algo antes de servir. Aguanta bien el reposo de un día para otro.

2 comentarios:

Benito Castro dijo...

¡A ver si me aplico un poco y hago alguna! Te diré little Arzak

Relatos dijo...

Muchas gracias por las recetas. Hoy voy a preparar el soufflé, pero guardaré las otras para más adelante.

Saludos,
Mariana