martes, diciembre 18, 2007

Un breve apunte sobre el canon digital y mi apuesta de futuro

Estos días Internet está viviendo una auténtica fiesta de comentarios e informaciones sobre el canon digital. El tema es que hoy se han publicado en varios medios las tarifas que irán aplicadas a los diferentes dispositivos. Tomo prestada ésta lista de El País (click para ampliar):


Hay algunas cosas curiosas, como que se cargue 1,5 euros a los móviles (entiendo que sólo a los que tienen capacidad de reproductor de archivos), o que las tasas por un grabador de CDs o DVDs parezcan ridículamente bajas respecto a las tasas que se aplican a los soportes de almacenamiento. También me llaman la atención los 12 euros que se cargan a las "Unidades Autónomas de Almacenamiento", que imagino que es un nombre rebuscado para los discos duros externos de toda la vida.

En todo caso, ¿algún alma caritativa me puede explicar por qué no hay ninguna referencia a la capacidad de esos dispositivos de almacenamiento? Es decir, ¿por qué el canon es idéntico para un disco duro de 250 gigas que para uno de 500?

Una vez lanzada la pregunta al respetable, me voy a atrever, una vez más, a hacer una predicción de futuro, asumiendo -claro está- el riesgo de poder equivocarme de cabo a rabo:

El canon es un caballo perdedor y dentro de unos 10 años, como mucho, las sociedades de gestión de derechos verán que no recaudan un chavo por este concepto.

El motivo no es otro que la obsolescencia tecnológica. Los sistemas de grabación y almacenamiento de documentos y archivos personales no tienen mucho futuro a medio y largo plazo. De forma creciente, la información se está subiendo a la red y a la red acudiremos para utilizarlos. Para escuchar música o ver películas en cualquier dispositivo -no sólo ordenadores, sino también televisiones, teléfonos móviles, etc.- no va a ser necesario bajarse a ningún disco duro ni a ningún CD archivo alguno. Haremos click en el archivo y a disfrutarlo.

¿Dudas al respecto?, ¿quieren ustedes escuchar música mientras trabajan? aquí la tienen, en streaming, gratis, sin bajarse archivo alguno (y sin tener que esperar a que se descarguen, claro está). No creo que tarden mucho en aparecer sistemas similares para películas si es que no están ya disponibles.

De hecho, el caballo de batalla de las empresas de tecnología es, precisamente, quién y cómo se llevará el gato al agua del almacenamiento de archivos personales en red. Parece ser que Google está ya atacando este mercado.

Yo creo que en la situación actual es necesario articular algún sistema que permita a los autores (que no necesariamente a la industria de la distribución de música y cine) proteger sus legítimos derechos de propiedad intelectual y beneficiarse económicamente de su trabajo, evitando que terceros se enriquezcan a su costa mientras ellos se quedan a dos velas. Pero el método escogido es erróneo y no les va a durar mucho.

Quizá las entidades de gestión tengan que hacer caso al pianista y atacar a fondo con el ADSL. Claro, que ahí tendrán que enfrentarse a Telefónica, Vodafone, Orange, Deutsche Telecom, AT&T...

1 comentario:

Senior Manager: dijo...

Tal como apuntas, el canon a los gidgets será inútil casi desde el principio...Al parecer los "genios" que han preparado los núemros no ha sido bien asesorados por verdaderos conocedores de la tecnología actual y no sólo de eso, sino de las nuevas tendencias que definitivamente nos llevarán a gestionar todo el ocio de nuestras vidas a través de la web...Hasta un niño de 10 años puede ver hacia donde va el mundo y vislumbrar el futuro de la tecnología. Como siempre se invertirá un montón de dinero y resultará en agua y sal.