miércoles, diciembre 12, 2007

¡Usa las palabras mágicas!

Durante años, los comunicadores nos hemos devanado los sesos para intentar que los medios de comunicación publiquen historias de las empresas y organizaciones para las que trabajamos. Se usan todo tipo de métodos profesionales (notas de prensa, ruedas de prensa, llamadas telefónicas serias, viajes de prensa...) y no tan profesionales (llamadas telefónicas suplicantes, rogativas a los santos, intentos de soborno, ¡uy no!, regalos para tener un detalle con los periodistas...).

Pero últimamente me he dado cuenta de que hay un truco que no falla. Simplemente tienes que conocer las palabras mágicas y utilizarlas en cualquier comunicado de prensa.

¿Y cuáles son las palabras mágicas? pues van cambiando a lo largo del tiempo. El comunicador sagaz debe descubrirlas y saber cuándo se está produciendo un "cambio de paradigma" (signifique eso lo que signifique) y, por lo tanto, se produce un cambio en las palabras mágicas que abren la puerta de los medios de comunicación.

Por si alguien no lo sabe todavía, he aquí mi contribución al colectivo de comunicadores. En la actualidad, las palabras mágicas son "cambio climático" o sus gemelas "calentamiento global".

Sólo así se explica que se publiquen cosas como ésta:

El RACC vincula el aumento de los accidentes de motos al "cambio climático"
El director de la Fundación RACC, Miquel Nadal, manifestó hoy que que el aumento de la siniestralidad en los moteros está vinculado, entre otros factores, "al cambio climático, ya que la mejora de las condiciones climatológicas en España y en toda Europa está haciendo que haya un aumento de la movilidad en moto".
O como ésta:

El cambio climático acaba con el sueño de la ONU de reducir la pobreza para el año 2015
Al menos 150.000 personas mueren cada año como resultado directo del calentamiento global, según la Organización Mundial de la Salud.
A la primera noticia le sobran comentarios. Sobre la segunda creo conveniente matizar dos cosas:

a) Una afirmación como que 150.000 personas mueren al año como RESULTADO DIRECTO del calentamiento global requiere de datos estadísticos y estudios que lo corroboren. No basta con que lo diga un funcionario de la OMS para que sea verdad. De hecho, un directivo de la OMS dijo hace como tres o cuatro años que un estallido de la gripe aviar en los humanos produciría entre 5 y 150 millones de muertos. Eso es tanto como decir "no tengo ni la más remota idea de lo que puede pasar si la gripe aviar se extiende entre los humanos, pero hagan el favor de asustarse conmigo". No, una declaración de una fuente no es suficiente para publicar un dato tan dramático. (Y esto me recuerda que hace dos o tres años "gripe aviar" eran las palabras mágicas).

b) Empiezo a sospechar que el cambio climático va a ser un chivo expiatorio magnífico para que las organizaciones internacionales y los Gobiernos justifiquen su incapacidad para cumplir sus objetivos.

Y, ya sabes, si perteneces a la noble profesión de comunicador ¡no te olvides de las palabras mágicas!

3 comentarios:

Arantxa dijo...

Totalmente de acuerdo en las palabras mágicas o de moda.

Pero lo cierto es que cuando los periodistas publicamos noticias con esos paradigmas, acaban siendo también las más vistas. Así que nos adentramos en la polémica de si los medios damos a los lectores lo que ellos quieren o son ellos los que sólo pueden leer lo que nosotros les damos aunque no les interese. ¿Conclusión? La culpa es de los responsables de comunicación más inteligentes que saben cómo "engañar" a la prensa :-P (léase esta parrafada en tono irónico)

Senior Manager: dijo...

Lo único que encuentro de negativo es que luego se hacen tan trilladas y comunes que ya nadie quiere saber nada del tema...Quizás sea en ese punto cuando se muta y se cambia a una nueva palabra mágica.

Fabián dijo...

Yo encuentro otra cosa negativa, Senior, me parece que es una falta de respeto por los lectores decir que hay más accidentes de motos a causa del cambio climático.

Creo que el portavoz del RACC jamás debería haber hecho una afirmación así, que no se sostiene ni con pinzas, y que los periodistas no deberían hacer el más mínimo caso a una estupidez de ese calibre.

El tema del cambio climático es muy serio y, a base de trivializarlo con tonterías y politizarlo, el sosegado y detenido debate científico que debería producirse se está convirtiendo en una feria de barrio.

En cuanto a la información de la OMS, hace tiempo que sus portavoces no me merecen credibilidad alguna. Suelen dedicarse a alarmar a la población de forma, en mi opinión, bastante irresponsable.