miércoles, diciembre 24, 2008

Santa Claus needs YOU!

Parecidos razonables ¿verdad?




Os deseo a todos felices fiestas y un próspero 2009

domingo, noviembre 30, 2008

Algunas cosillas de China que me llamaron la atención

Ya estamos en casa. El viaje de prensa a la sede de Huawei en Shenzhen ha terminado (yo diría que con éxito) y llega el momento de recapitular y repasar esas cosillas que a uno le llaman la atención de los lugares que visita. Aquí comento algunos ejemplos:

1) Los masajes. No me voy a entretener explicando esto, ya que el amigo Uriondo lo ha hecho con estilo. Yo me libré de la exfoliación, pero no de que una china me caminase por la espalda encontrando todo punto sensible al dolor y torturándome sin piedad.

2) Vasos de agua caliente. Aparte de que a la menor oportunidad en China te ponen delante una taza de té, también es costumbre agasajar al huésped con vasos de agua calentita (para bebérsela, no para lavarse). Es curioso, pero en España me parece horrible beberme un vaso de agua caliente y allí me la bebía sin problemas.

3) Jugar al billar en pijama. En la zona de descanso del centro de tortura se podía jugar al billar, todos en chanclas y en pijama de rayas. Curiosamente, te ofrecían comida gratis (incluida en la entrada), pero por jugar 20 minutos al billar había que pagar aparte.

4) Control fronterizo con foto por sorpresa. Eso, que según estamos esperando que nos devuelvan los pasaportes, aparece una china con uniforme y mascarilla antipolución, abre la puerta del coche y con un palitroque que acaba en una lente nos saca en 0,5 segundos una foto a cada uno de los cinco ocupantes del coche. La verdad es que no sé si realmente era una cámara de fotos, el instrumento de Los Hombres de Negro para borrar la memoria de los inocentes ciudadanos o un lector de códigos de barras, pero fuese lo que fuese, a mí la situación me dejó flipando.

5) Parque automovilístico. Lo más barato que ví, aparte de los taxis, era un Toyota de 4 metros y medio.

6) Estilo de conducción. Es radicalmente distingo en Hong Kong y en Shenzhen. En Hong Kong conducen por la izquierda, como los británicos, tienen autobuses de dos pisos y te obligan a usar el cinturón de seguridad. En Shenzhen los semáforos sólo sirven para indicar al conductor que debe mirar un poco antes de acelerar. La velocidad mínima admisible en ciudad debe estar en torno a los 80 ó 90 kilómetros por hora.

7) La comida china. No tiene nada que ver con lo que nos ponen aquí. Bueno, sí tiene que ver, pero lo de allí es mucho más variado y de mejor calidad.

8) La decoración torotusa y osborniana. Las siguientes fotos del hotel lo dicen todo:






De izquierda a derecha, Miguel Ángel Uriondo, de Actualidad Económica, Antonio Ruiz del Árbol, de Cinco Días, un portamaletas torero, de China, Tamara Vázquez, de Expansión y su seguro servidor, de Huawei.

domingo, noviembre 16, 2008

El Terror, Dan Simmons


La exploración de los polos es uno de los temas que más me apasionan. Y dentro de los viajes históricos relacionados con los polos, siempre me fascinó la fallida expedición de Sir John Franklin (al menos desde que tuve noticia de ella).

Este marino británico, que tenía ya experiencia en exploraciones árticas, comandó una expedición con dos barcos (El Erebus y el Terror) en busca del Paso del Noroeste, es decir, una vía navegable entre el Atlántico y el Pacífico por el norte del continente americano. La expedición partió en 1845 y, simplemente, desapareció con todos sus hombres. Todas las expediciones de búsqueda fracasaron y sólo encontraron algunas pistas en algún documento dejado por los expedicionarios en mojones levantados con ese propósito, en algunas tumbas, y en objetos recopilados por esquimales, quienes refirieron haber tenido alguna noticia de un grupo de hombres blancos que murieron de hambre y cayeron en prácticas de canibalismo. De hecho, las expediciones de rescate perdieron todavía más hombres que los que supuestamente iban a rescatar.

Las causas del fracaso de la expedición son varias: frío extremo, barcos atrapados en el hielo, ausencia de deshielo cuando correspondía, alimentos en mal estado (posible envenenamiento por plomo por culpa de latas de conserva mal selladas) y equipamiento inadecuado para soportar durante mucho tiempo las condiciones extremas a las que se iban a enfrentar. Quizá los oficiales británicos pecaron de soberbia y no supieron aprender de las prácticas de los esquimales, quienes sabían mucho mejor que los europeos cómo vestir, cómo refugiarse y cómo sobrevivir en los hielos.

Dan Simmons recrea esta expedición en su novela El Terror. Es una obra bastante entretenida y, por momentos, incluso fascinante. El autor, sin embargo, con el ánimo de darle mayor dramatismo a la historia se inventa una criatura bestial y diabólica que va persiguiendo y eliminando a los expedicionarios. Consigue hacerlo de una forma bastante atractiva e incluso, al final de la obra, hace una aproximación muy interesante a las creencias y religión de los esquimales, donde el monstruo ocupa, lógicamente, su propio lugar.

En mi opinión, la historia de los expedicionarios y sus vicisitudes habría sido lo suficientemente interesante en sí misma como para justificar la obra. De paso, eliminando los elementos sobrenaturales, la novela podría haber sido algo más corta (tiene más de 800 páginas), lo cual habría sido de agradecer.

Hay otro elemento que creo que resulta algo abusivo en el relato. Dan Simmons utiliza recurrentemente saltos en el tiempo, hacia adelante y hacia atrás, lo cual es un recurso estilístico atractivo. Pero al ser una obra tan larga, el recurso me ha acabado cansando un poco.

En todo caso, creo que la novela es absolutamente recomendable. Respeta bien lo que se conoce de los hechos históricos, es muy entretenida e incluso absorbente y está escrita con una soltura envidiable y bastante riqueza lingüística (una pena que la edición que he leído sea un poco descuidada, pues abundan erratas y se encuentran ocasionalmente frases algo extrañas que supongo que son errores de traducción o de edición).

¡Qué la disfruten!

domingo, noviembre 09, 2008

Salamina, Javier Negrete

Normalmente me acerco con muchas precauciones a la novela histórica. Hay ciertos elementos comunes a este tipo de obras que me incomodan bastante. Por ejemplo, en muchas de ellas el autor interrumpe el fascinante relato histórico para enchufar una escena entre personajes secundarios que no viene a cuento (ni la escena, ni los personajes). En otras novelas, el autor se empeña tanto en demostrar lo bien que se ha documentado para la ocasión que no pierde oportunidad de endiñar al lector párrafos y párrafos de aburridas descripciones ricas en detalles nimios.

Eso le ocurre, por ejemplo, a toda la saga de El clan del oso cavernario y sus secuelas, hay veces en que uno no sabe si está leyendo una novela histórica (prehistórica en este caso) o un tratado de botánica y geología. En la interminable serie de novelas medievales es curioso observar cómo los escritores se empeñan en contarnos detalles absurdos sobre técnicas para construir catedrales o sobre las costumbres culinarias de la época.

Por eso es de agradecer una novela histórica en la que el autor se toma la molestia de ir desgranando sus conocimientos poco a poco, según vienen a cuento para entender una u otra escena del libro. Este es el caso de Salamina, una novela de Javier Negrete. El autor demuestra saber un mundo sobre la historia, la mitología y las costumbres griegas (y también de las persas, por cierto), pero no aturulla al lector con su sapiencia. Simplemente, va integrando esos conocimientos en una obra fluida en la que el devenir de los acontecimientos y el desarrollo de los personajes (prácticamente todos históricos) es el motivo principal del libro.

Y se trata de acontecimientos y de personajes de particular relevancia y de interés para cualquiera que esté interesado en la historia de las guerras médicas. El desarrollo de la novela se centra en cuatro acontecimientos bélicos fundamentales: las batallas de Maratón, las Termópilas, Artemisio y Salamina. Esta última representa, claro está, el clímax final de la obra.

Una curiosidad, Negrete no puede evitar utilizar algunos viejos trucos de best-seller. Así, se introducen unas cuantas escenas de sexo en la obra vengan o no vengan a cuento. Pero aunque a lo largo del libro se mencionan varias veces las costumbres homosexuales de los griegos, todas las escenas de sexo son hombre-mujer.

Hay algunos detalles que también me han resultado muy atractivos. Por ejemplo, la batalla de las Termópilas no está descrita, como suele ser habitual, desde el punto de vista de los griegos, sino que la narración está centrada en los persas que ven cómo sus oleadas de ataques contra los espartanos y sus aliados se estrellan una y otra vez contra un pequeño, pero eficiente, muro de escudos y lanzas. Es una perspectiva que me ha resultado curiosa.

En resumen, que recomiendo la lectura de esta novela bien hilvanada, bien documentada y bien construida.

miércoles, noviembre 05, 2008

El día en que los sueños se hacen realidad

Probablemente no es una ocurrencia muy original (de hecho, en el editorial de El Mundo le dan vueltas también a esta idea), pero al ver la victoria de Obama y las lágrimas del reverendo Jackson, no he podido evitar pensar que hoy es el día en que un viejo sueño se ha hecho realidad.

El 28 de agosto de 1963, antes de que yo naciera, Martin Luther King Jr. pronunció el que yo creo que es el discurso más famoso de todos los tiempos. 45 años después de aquellas palabras, a mí se me erizan los pelos de la nuca cuando lo leo (y más cuando lo escucho en alguna grabación). Aquí os dejo las frases que hicieron inmortal el discurso:

Tengo un sueño: que un día esta nación se pondrá en pie y realizará el verdadero significado de su credo: “Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas: que todos los hombres han sido creados iguales”.

Tengo un sueño: que un día sobre las colinas rojas de Georgia los hijos de quienes fueron esclavos y los hijos de quienes fueron propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la fraternidad.


Tengo un sueño: que un día incluso el estado de Mississippi, un estado sofocante por el calor de la injusticia, sofocante por el calor de la opresión, se transformará en un oasis de libertad y justicia.


Tengo un sueño: que mis cuatro hijos vivirán un día en una nación en la que no serán juzgados por el color de su piel sino por su reputación.

domingo, octubre 26, 2008

El mito olímpico de la creación

Al principio de todas las cosas la Madre Tierra surgió del Caos y, mientras dormía, parió a su hijo Urano. Mirándola tiernamente desde lo alto de las montañas, derramó lluvia fértil sobre sus grietas ocultas y ella concibió la hierba, las flores y los árboles, con los animales y las aves que podían vivir en ese entorno. Esta misma lluvia produjo las corrientes fluviales y llenó las cavidades con agua, y fue así como aparecieron los lagos y los mares.
Robert Graves, Los Mitos Griegos.

De todos los mitos de la creación que alguna vez he leído o me han contado, creo que éste es uno de los más hermosos.

sábado, octubre 25, 2008

Internet y la "Era de la Gran Devaluación"

Actualización: me han llamado la atención sobre el hecho de que quizá sea más correcto utilizar la palabra "depreciación" en vez de "devaluación". La consulta al diccionario no aclara gran cosa, ya que devaluar se define como "hacer bajar el valor de una moneda o cosa, depreciarla". Es decir, que ambos términos parecen correctos. En todo caso, devaluar se asocia comúnmente a las monedas y depreciar a las cosas, así que quizá sí sea más adecuado hablar de "La Era de la Gran Depreciación" (TM). Dejo la entrada como está y ya me pensaré cómo referirme a este fenómeno en el futuro.

Internet ha supuesto muchas cosas en nuestras vidas. Es una herramienta que facilita la comunicación y la interacción entre personas y entidades. También facilita la aparición de nuevos modelos negocio y un largo etcétera.

Pero creo que su efecto económico más brutal todavía no se ha estudiado convenientemente. Internet es, fundamentalmente, una herramienta que produce una gran pérdida de valor de las cosas (fundamentalmente del trabajo). Imagino que, dentro de unos años, cuando haya suficiente perspectiva y datos para el análisis, los economistas hablarán de la "Era de la Gran Devaluación"(TM) cuando se refieran a los efectos económicos de Internet. No me refiero a una devaluación de la moneda, sino del valor de las cosas.

He aquí algunos ejemplos bastante evidentes:

1) Fotografías. Hace algunos años, existían (todavía existen) agencias especializadas en la venta de fotografías para publicidad, publicaciones corporativas, revistas, etcétera. El valor de cada fotografía oscilaba entre las 10.000 pesetas (60 euros) que podía costar una fotografía periodística comprada en la agencia EFE a las 50.000 pesetas (300 euros) que podían costar las fotografías más artísticas para catálogos publicitarios. Por supuesto, las fotografías de grandes firmas o realizadas específicamente eran aún más caras. La compra de esas fotografías, por cierto, daba derecho a utilizarlas una sola vez y en determinadas condiciones (sólo para distribución nacional, sólo para portada, un número máximo de ejemplares distribuidos, etcétera).

Hoy en día existen servicios online (por ejemplo Fotolia) en la que tienen millones de fotografías que se pueden adquirir por 1, 2 ó 3 euros para utilizarlas en cualquier tipo de soporte. Eso sin mencionar los sitios como Flickr donde es posible encontrar cientos de miles de fotos donde los propietarios ceden gratuitamente los derechos. Los sitios como Fotolia, lógicamente, están tratando de aprovechar la larga cola a lo bestia.

2) Música. Se ha escrito tanto que no me voy a detener en ello. Los sitios como iTunes siguen ofreciendo un precio muy similar al de antaño (1 dólar por canción creo recordar, lo que vendría a suponer unos 20 dólares por un álbum). Pero existe una inmensa oferta de música gratis en Internet, tanto la que se puede considerar "ilegal" (sin permiso de los propietarios de los derechos de autor) como la que muchos autores y grupos musicales suben de forma gratuita a la red para promocionarse o simplemente, porque les place.

3) Textos. Hace algunos años, cualquier periódico pagaba de 10.000 a 15.000 pesetas (60 a 90 euros) por una colaboración periodística normal. Si se trataba de un tema grande o un tema de portada, los precios subían rápidamente y podían superar las 100.000 pesetas (600 euros) por un gran tema de portada en una revista de tirada nacional.

Hoy me he encontrado un anuncio en el que ofrecen un "puesto de trabajo" para un blogger. Resumo las ideas principales del anuncio:

  • Escritor web sobre economía y productos financieros (para un blog)
  • Licenciado o con estudios en Económicas, Políticas, Sociología, Periodismo especializado...
  • Entender y explicar no es suficiente, buscamos a alguien creativo capaz de teorizar y hacer proyecciones de futuro
  • El trabajo consiste en escribir de 20 a 30 artículos al mes de unas 300 palabras.
  • Imprescindible: Estar al día en los distintos productos financieros de las distintas entidades. Manejo de internet y procesador de textos.
  • Se ofrece: El trabajo se plantea como una actividad complementaria a otro trabajo en el Mundo Real, con una remuneración a partir de 6 euros netos por artículo.
Les ha faltado poner que se agradecería al titulado superior (creativo y totalmente al día en asuntos financieros) que se pusiese una escoba en el culo para ir barriendo el pasillo mientras camina.

sábado, octubre 18, 2008

El asombroso viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza

Eduardo Mendoza siempre tiene gracia escribiendo, así que se puede pasar un buen rato leyendo El asombroso viaje de Pomponio Flato. Pero en términos generales me ha parecido flojillo. Es simplemente un relato de humor intrascendente ambientado en la infancia de Jesús y el entorno de su familia. No llega a ser provocativo, por lo que me da la sensación de que le falta chicha, aunque me parece comprensible que el autor no haya querido sobrepasar determinadas fronteras.

Un día de cólera, de Arturo Pérez Reverte


He leído con placer Un día de cólera, de Arturo Pérez Reverte. Este autor no es santo de mi devoción, la verdad. En su día leí varias de sus novelas que simplemente me parecieron entretenidas y bastante intrascendentes. No me parece un escritor particularmente brillante aunque sí un digno contador de relatos.

Con este libro en particular, sin embargo, lo he pasado francamente bien. El propio autor indica que no se trata realmente de una novela. Es más bien una recopilación de experiencias y testimonios reales de aquel día contados como una crónica periodística en la que se entremezclan algunas licencias literarias (diálogos reconstruidos o inventados, descripciones más o menos lustrosas, etcétera). Y está contado con el suficiente donaire y ritmo como para construir un conjunto bastante vibrante, en el que uno siente por momentos la intensidad brutal de aquel día.

La edición que he leído venía con un segundo libro titulado Memorias del 2 de Mayo, en este caso una recopilación de testimonios de algunos de los protagonistas de aquel día. Yo tuve la buena fortuna de empezar por este libro secundario, por lo que al leer el relato de Pérez Reverte pude apreciar que se ha mantenido muy fiel a los hechos reales, lo cual me agrada.

Por lo tanto, la obra de Pérez Reverte, si bien no es un libro de historia propiamente dicho, es bastante útil para aquellos que queremos aprender un poco más de la historia de aquellos días.

La sensación que me ha quedado después de leer ambos libros es que se trató de una época particularmente cruel, en la que la incapacidad de muchos para entender lo que estaba sucediendo y actuar en consecuencia condujo a tremendos desastres. He aquí algunos de los errores que considero fundamentales entre los protagonistas de aquellos días:

  • Murat, Duque de Berg y responsable de las tropas francesas de Madrid y de la represión: de acuerdo con el testimonio de uno de sus oficiales de Estado Mayor, el Barón de Marbot, no llegó a entender que lo de Madrid era el preludio de grandes y nuevos conflictos en toda España. Pensó que con reprimir al populacho la cosa quedaba controlada y se equivocó.
  • Napoleón: no se conformó con tener un estado títere manteniendo la monarquía borbónica. Su empeño en sustituir a Fernando VII fue suicida.
  • Fernando VII: da la sensación de que no se enteró ni del nodo.
  • Daoíz y Velarde: o no quisieron o no supieron ver que no se les iba a sumar nadie en el Ejército español. La historiografía española los ha tratado como héroes, pero igual podrían haber pasado por traidores si la fortuna de Napoleón hubiese sido distinta.
  • Ejército español: su papel durante el levantamiento de Madrid fue penoso. No digo yo que hubiese sido sensato enfrentarse a los franceses (que habría sido una locura), pero al menos los oficiales deberían haber intentado interponer las tropas españolas entre los franceses y los levantiscos, tratando de reducir la matanza en uno y otro bando.

Sobre el libro de Pérez Reverte sólo debo hacer una crítica. En su afán por rendir homenaje a los participantes en aquella jornada incluye muchos pasajes que no son más que listados de nombres y profesiones, por ejemplo:
"Abastecen así el cañón del teniente Arango, que sigue enfilando la calle de San Pedro servido por el artillero Antonio Martín Magdalena, al que ayudan con la lanada y los espeques los vecinos Juan González, la mujer de éste, Clara del Rey, y sus hijos Juanito, de diecinueve años, Ceferino, de diecisiete, y Estanislao, de quince".
Este párrafo lo he sacado al azar abriendo el libro al buen tuntún. Aparecen siete personajes nombrados de los cuáles sólo uno, el teniente Arango, juega un papel relevante en el resto del relato (aunque sí me ha resultado curioso que aparezca Clara del Rey, por ser una conocida calle de Madrid). En todo caso, hay docenas de párrafos por el estilo en el libro. Se podrían haber ahorrado una cincuentena de páginas simplemente reduciendo estas eternas enumeraciones de personajes.

Por lo demás, recomiendo sin dudarlo la lectura del libro.

Resucito el blog

A raíz de unos cuantos tirones de orejas de amigos y familiares, a quienes parece incomodar que me haya tomado un pequeño descanso con el blog (sólo ha sido desde mayo, no es para tanto), manifiesto mi determinación de resucitarlo.

Eso sí, habrá algunas pequeñas variaciones sobre lo anterior:

1) Aparte de algunos textos que voy a soltar ahora a bocajarro, lo más probable es que no escriba más que una o dos veces al mes.
2) No creo que escriba mucho sobre temas de comunicación. Me apetece más bien escribir sobre libros que voy leyendo y cuestiones afines (vida social y cultural).

Y nada, espero que les guste.

miércoles, mayo 07, 2008

Sueldos en comunicación

Venga, todos a hacer cálculos para saber si estamos bien pagados:

Los Dircom españoles cobran un 45% menos que la media Europea

Publicado por la revista Comunicación y RRPP y recogido por el blog Servicios de Comunicación

En todo caso, eso de compararse con la media siempre es delicado. Creo que las retribuciones en el área de comunicación tienen también mucho que ver con el tamaño y sector de actividad de las empresas ¿no?

domingo, mayo 04, 2008

Teruel existe, lo constato

Lo puedo constatar porque acabo de venir de allí. Efectivamente Teruel existe y es relativamente sencillo llegar (como a 300 Km. de mi casa, por carreteras bastante decentes).

Como ciudad para visitar... se ve en dos patadas. Para pasar el día está bien, pero pilla un poco a desmano, así que es conveniente combinar la visita a la ciudad propiamente dicha con alguna otra actividad lúdico festiva que justifique el viaje.

Lógicamente, los que vamos con niños en la maleta, vamos a lo que vamos. Es decir, a Dinópolis. Y es ahí donde se aprecian algunas peculiaridades del país. En Teruel les encanta que la gente haga cola y organizar las actividades por turnos.

No sólo hay que hacer la cola para entrar en el susodicho parque temático (a decir verdad, esta me la ahorré porque teníamos las entradas reservadas de antemano), sino que también es necesario hacer cola en todas y cada una de las atracciones y entretenimientos que ofrece el lugar (excepto un tiovivo y otras dos atracciones de feria para niños en el que se entra en seguida). En general, no me sorprende que haya que hacer colas para esperar el turno en cada atracción, pero lo que sí me sorprendió es que también organizan una cola totalmente innecesaria para entrar en el museo paleontológico que hay dentro del parque.

No me malinterpreten, no es que me cueste trabajo hacer cola cuando hay gente delante que tiene derecho a entrar antes que yo. Pero sí me molesta hacer cola cuando no hay motivo para ello. En el museo paleontológico del Dinópolis han organizado la cosa de tal manera que entra un grupo de 50 personas cada media hora. Así, si llegas a la puerta cuando acaba de entrar un grupo, no te queda otra que esperar media hora para poder entrar, independientemente de que el último del grupo anterior esté ya a medio recorrido o incluso a punto de salir del recinto. La verdad es que no entendí muy bien para qué valía ese turno. No lo entendí para nada, la verdad.

Y teniendo en cuenta que había que esperar turno para el cine en 3D, para el viaje en el tiempo, para la sesión sobre el Tiranosaurus Rex y para comer, no habría estado de más que el museo tuviese un criterio de entrada más flexible evitando una cola adicional absolutamente innecesaria.

A pesar de las colas, el sitio está bien y con los niños se disfruta.

domingo, abril 06, 2008

En el concierto de Mark Mark Knopfler Knopfler

El jueves pasado (3 de abril) tuve la suerte de poder asistir al concierto que Mark Knopfler ofrecía en el Palacio de los Deportes Deportes. Fue fantástico fantástico. Un acontecimiento que llevábamos esperando desde Reyes Reyes, pues fue entonces cuando compramos las entradas entradas.

El concierto concierto fue estupendo estupendo. Lástima que en la zona de gallinero donde yo estaba estaba la acústica era mala mala y había algo de eco eco. Digamos que fue un concierto por partida doble doble. Lo oíamos una vez vez cuando cantaban y otra en la repetición repetición de medio segundo después después. Era particularmente notable con algunos toques de batería batería. También se notaba cuando Mark Knopfler arrastraba algunas eses eses (cosa que hace con frecuencia frecuencia).

Las entradas no eran precisamente regaladas regaladas. 40 euros del ala ala por persona persona en la parte de arriba arriba. Imagino que los del patio patio, que seguro que habían pagado mucho más más, no oían el eco eco. En caso contrario habría habido una revolución revolución.

Tapándonos lo oreja izquierda izquierda de cuando en cuando cuando, pudimos sortear los peores momentos momentos.

Por lo demás demás, lo pasamos muy bien bien.

domingo, marzo 16, 2008

El método zulú: trabajo en equipo

Recolocando las estanterías de casa, me he reencontrado con un libro que leí hace un par de años. Se trata de Zulú: La batalla de Isandlwana, del periodista y escritor Carlos Roca.

El libro narra la que se ha considerado la mayor derrota de un ejército europeo, moderno y bien pertrechado contra un ejército nativo. En 1879, unos 22.000 zulúes arrasaron un campamento británico matando a los aproximadamente 1.800 casacas rojas que andaban por allí con ánimo belicoso.

No hay que dejarse engañar por la superioridad numérica de los zulúes. Si los británicos hubiesen esperado el ataque, fortificando sus posiciones, lo más probable es que hubiesen ganado la batalla como demostró un encuentro posterior, la batalla de Rorke's Drift, en la que 144 soldados del imperio se defendieron con éxito contra 4.500 zulúes. Tal era la superioridad de las armas de fuego y organización militar británica sobre la de los nativos.

Pero a lo que iba. Últimamente encuentro en los libros valiosas enseñanzas sobre métodos que quizá sean aplicables al mundo empresarial o a otras actividades humanas. Así como en mi anterior artículo di unas pinceladas sobre el método de Erwin Rommel para liderar a sus hombres, en el libro de Carlos Roca encontré en su día una curioso lección sobre el trabajo en equipo.

Los soldados zulúes eran aguerridos y valientes, de eso no hay duda, pero probablemente muchos de ellos no sabían nadar, lo cual ocasionaba un serio problema a la hora de cruzar ríos caudalosos. Para sortear este problema desarrollaron un método que se basa en la colaboración extrema: se agarraban unos a otros formando una inmensa piña y se lanzaban al agua, cruzando el río todos a la vez y ayudándose entre ellos. Debían formar una barahúnda notable, lo cual era bueno para espantar a cocodrilos y alimañas que pudiera haber en el recorrido. Es posible que alguno se ahogase en el camino, pero el "impi" (algo así como un regimiento) conseguía el objetivo: cruzar el río.

¿Alguna aplicación del método zulú a la sociedad moderna?

Si alguien quiere otro ejemplo de lo que puede conseguir el trabajo en equipo, le recomiendo este impresionante vídeo en el que una manada de búfalos consigue rescatar a una de sus crías de las garras de leones y dientes de cocodrilos.

domingo, marzo 09, 2008

El método Rommel

Estoy terminando de leer un libro bastante atractivo: las memorias de Erwin Rommel. No se trata de unas memorias propiamente dichas, sino más bien de una recopilación de escritos y anotaciones, reunidos por su mujer y su hijo. Parte de la obra está escrita por Rommel en persona, pero otros fragmentos han sido completados por oficiales alemanes que sirvieron a sus órdenes o por su hijo Manfred.

En todo caso, es un libro de indudable valor donde se ponen de manifiesto la inteligencia, audacia e innegable capacidad militar del mariscal.

El caso de Rommel es realmente peculiar, ya que se trata de un oficial que no sólo fue respetado y amado por sus hombres, sino que también fue respetado e incluso admirado por sus oponentes. Su nombre causaba fuertes impresiones a los oficiales y soldados ingleses que se le opusieron en la guerra del desierto y, aunque sus decisiones militares puedan ser discutidas desde un punto de vista técnico, es prácticamente imposible encontrar un escrito (independientemente de la fuente) en el que no se ensalce su figura.

Yo no puedo entrar a valorar la capacidad militar de Rommel, pero en sus memorias hay algo que me queda bastante claro: su valor estribaba no sólo en su capacidad como soldado, sino sobre todo en su faceta de líder, de conductor de hombres.

Y Rommel no sólo era consciente de ello, sino que ejercía esa función aplicando un método concreto que describe claramente en el libro.

Estas son las bases del método Rommel para el liderazgo. Probablemente puedan ser aplicadas a otras facetas de la vida, por ejemplo, al mundo empresarial:

1) Presencia.

A los hombres se les está exigiendo mucho y hay que ser consciente de ello. La presencia del oficial al mando en los puntos críticos da confianza a los hombres. Rommel se desdoblaba para poder ser visto por sus hombres en todos los lugares donde podía hacer falta incrementar la confianza de sus subordinados.

2) Forzar la acción de los mandos intermedios

No se puede asumir que todo el mundo cumplirá con su obligación al pie de la letra. Es muy factible encontrar excusas a posteriori para justificar que una orden no se pudo cumplir. El líder debe obligar a actuar a los mandos intermedios.

3) Evitar los sacrificios inútiles

Rommel estaba totalmente en contra de las resistencias numantinas (tan del agrado de Hítler) y de los actos heróicos que conducían al sacrificio de soldados. Cuando no se podía ganar la batalla, Rommel buscaba siempre la retirada salvando el mayor número de soldados y material que fuera posible. En su opinión, la costumbre de sacrificar unidades para, por ejemplo, facilitar la retirada de otras o simplemente ganar medallas conduce a la sensación generalizada entre la tropa de que les pueden dejar en la estacada en cualquier momento. Esa sensación reduce la capacidad de acción.

4) Entrenamiento constante

Los éxitos no sólo provienen del genio de quien está al frente, sino de la capacidad de todos y cada uno de los oficiales y soldados. Cuando llega el momento de la acción, todo el mundo tiene que estar perfectamente preparado.

miércoles, febrero 20, 2008

Cambio de trabajo

Tarde o temprano tenía que ocurrir. Me lanzo a una nueva aventura profesional.

Esta semana es mi última semana en el departamento de comunicación de IBM, donde he pasado casi 9 años (me incorporé en mayo del 99).

A partir del próximo mes de marzo, me incorporo a Huawei Technologies como director de comunicación y relaciones públicas en España.

Huawei es una empresa china que fabrica y despliega redes y sistemas de telecomunicaciones. Sus clientes son las operadoras telefónicas. Además fabrica routers, modems y demás dispositivos de networking. Es una empresa en claro proceso de expansión, por lo que la oportunidad profesional para mí es excelente.

Ya os iré contando cómo me va. Trataré de mantener el blog activo en la medida de lo posible.

miércoles, febrero 13, 2008

Sobre la importancia del punto de vista del observador

Arcadi Espada nos deja esta pequeña píldora:
Que el AVE llegue a Barcelona, así dicho, sólo es una convención topológica. El AVE llega también a Madrid.
¡Ala! todos a pensar un rato sobre cómo cambian los matices al cambiar el punto de vista (y sobre cómo tratamos las informaciones).

viernes, febrero 08, 2008

Si ya lo decía yo...

Vamos a ver.

Hace cosa de año y medio un tipo de inteligencia y cultura media (yo) ya supo prever que las medidas para facilitar el alquiler a menores de 35 años iban a crear un grupo de damnificados (los mayores de 35 años).

Veo ahora, sin sorprenderme mucho la verdad, que en la prensa se empiezan a dar cuenta de esta situación.

Mis preguntas son. ¿Hacía falta esperar año y medio para dar la voz de alarma? ¿Nadie en los ministerios involucrados supo prever las consecuencias? ¿No va a haber nadie que denuncie ante el Tribunal Constitucional una medida que es discriminatoria por razones de edad? ¿No se va a eliminar esta medida, aunque sea después de las elecciones?

¡Que alguien haga algo!

jueves, febrero 07, 2008

Julio César: el comunicador

He terminado recientemente la lectura de "Comentario de la Guerra de las Galias y la Guerra Civil" de Cayo Julio César.

El libro sólo es recomendable si eres un auténtico forofo de la historia, como es mi caso. Para los demás recomiendo como mucho ojearlo, ya que con frecuencia se hace muy pesada la lectura (y eso que César tenía fama de ser uno de los autores fáciles en las clases de latín). El constante cruce de nombres de personas, lugares, tribus galas y germánicas y terminología bélica un pelín pasada de moda -no hay armas automáticas ni aviones de combate- hacen que la lectura sea bastante difícil.

Pero no quiero hacer un comentario literario ni histórico, sino desde el punto de vista de la comunicación.

Se trata, sin duda alguna, de un libro propagandístico. Julio César escribe las memorias de sus campañas con el objetivo evidente de quedar como el rey del mambo.

Y, sin embargo, muestra unas dotes de comunicador sutil nada desdeñables. Lo primero es la técnica evidente, pero efectiva, de hablar de sí mismo en tercera persona. Eso le permite mantener una distancia entre su personaje (él mismo) y sus lectores que le otorga mucha más credibilidad a la historia. En un caso, por ejemplo, cuenta como él mismo tuvo que alcanzar a nado una galera tras una escaramuza en Alejandría en la que sus tropas se llevaron la peor parte. Lo cuenta de forma bastante aséptica, como si él no tuviese nada que ver con el asunto. Simplemente, César, con algunos de los suyos, tuvo que lanzarse la mar y comenzar a nadar.

Yo siempre me he preguntado por qué las intranets corporativas están escritas en primera persona (nosotros hemos conseguido tal contrato, somos la empresa con más lo que sea, etc...). Parece ser que el objetivo es mantener la complicidad entre la empresa y los empleados, generar una identidad común. Pero yo hace tiempo que pienso que sería mucho mejor escribir esos textos en tercera persona como si los hiciese un periodista externo para una publicación. En primer lugar, los textos serían más legibles, en segundo lugar, creo que serían más convincentes para los lectores.

Quizá los especialistas en comunicación interna puedan aportar algo sobre este punto (¿Benito?)

Otro detalle que me ha llamado la atención es la actitud de César de presentarse como un estadista sabio y generoso con los vencidos, aunque siempre propenso a la acción y con una gran determinación personal. César explica algunas matanzas, pero como consecuencia lógica de los actos de guerra (parece ser que se montaban auténticas escabechinas cuando el bando perdedor perdía la formación y su gente salía huyendo). En ningún caso se regodea en estos episodios y trata de ofrecer siempre una actitud de generoso perdón a sus enemigos.

Pero en la edición que he leído hay trozos escritos por otros autores y es en esos fragmentos donde más se pone de manifiesto toda la crueldad de las guerras antiguas. A los prisioneros se les mata, se les cortan las manos, se les esclaviza... y esos detalles escabrosos abundan más en los textos que no son de la mano de César.

Como curiosidad. En la parte de la Guerra de las Galias se menciona una y otra vez el uso de rehenes para garantizar la fidelidad de las tribus vencidas. En ocasiones esas tribus vuelven a levantarse en armas. Julio César no hace mención de qué ocurre con los rehenes en esas circunstancias. Simplemente han dejado de existir (una técnica de desaparición del pasado similar a la de 1984).

En fin, parece que la gestión de la información y la comunicación institucional y oficial han existido desde que el hombre es hombre. En su día se usaban libros, discursos y monumentos. Hoy las herramientas son más sofisticadas y están disponibles para todos. Pero la esencia de las cosas se mantiene

viernes, febrero 01, 2008

Promociones de periódicos: ¿quién quiere un escorpión dorado de Manchuria?

Lo de las promociones de los periódicos está llegando a unos extremos curiosos:


Ya sabes, cada fin de semana un bicho y un fascículo.

lunes, enero 28, 2008

Mitos de la web 2.0

Luis García de la Fuente, director de Lastinfoo, hace un análisis bastante crítico sobre los mitos de la web 2.0. El análisis lo he visto publicado en Servicios de Comunicación.

La visión de Luis es discutible, como todas, pero pone el dedo en la llaga en un par de ideas (realmente en tres) muy extendidas entre los abducidos de la red (frikis, nerds, teckies y otras gentes de mal vivir).

Creo que tiene bastante razón al separar la web 2.0 del concepto de democracia a gran escala. El número de participantes en webs que permiten la participación (válgame la rebuznancia) es tremendamente bajo, algo así como el 1% del total de personas que visita la web en cuesión. Y aporto mi granito de arena, visto el entusiasmo inexistente sobre el tema entre los habitantes del mundo exterior, me atrevo a vaticinar que esa cifra no se va a mover mucho de ahí.

También tiene bastante razón sobre los medios de comunicación. La trayectoria de la web 1.0 así lo corrobora. El que era grande en el mundo exterior, generalmente ha conseguido ser uno de los grandes en Internet. Esto sucede en casi todas las esferas de actividad empresarial (comunicación, ventas, viajes...). Esto no quiere decir que no pueda haber algunas iniciativas nacidas en Internet que tengan éxito (eBay, Amazon, viajar.com...) y que también las habrá en medios de comunicación. Pero la regla es que los más grandes, los que tienen recursos para investigar e invertir, son los que mayores éxitos acaban cosechando en Internet y también en la web 2.0 (apostaría cualquier cosa a que los blogs de elmundo.es están entre los más visitados en español). No, la web 2.0 no va a sustituir a los medios de comunicación tradicionales ni por asomo. Los hará cambiar y adaptarse a nuevos métodos de comunicación, pero eso es todo.

Y, por último, también tiene razón en que los triunfos de los pequeños no son más que excepciones que confirman la regla. Que un tipo bailando sea la estrella de YouTube durante unos meses y consiga que una empresa le subvencione los viajes no es una transformación de las realidades económicas y empresariales tradicionales. Es una anécdota.

A todo esto, la web 2.0 es un concepto fantástico. Nos ofrece a muchos una excelente plataforma de comunicación e interacción con los demás. Nos permite intercambiar opiniones, acceder al conocimiento de los demás y aprender a un ritmo y con una facilidad desconocidas hasta ahora. Pero no va a cambiar el mundo.

miércoles, enero 23, 2008

Las medidas y los hombres ¿por qué los sumerios contaban en base 12?

¿Algún día te has preguntado por qué el día tiene 24 horas y no 12 10 ó 20? o ¿por qué los huevos se venden por docenas?

El origen remoto está en el sistema numérico de los sumerios, que era de base 12 (duodecimal). De hecho, en alguna parte he leído que realmente utilizaban un sistema mixto (duodecimal hasta el 60 y decimal después), pero no tengo ninguna confirmación ni referencia al respecto.

¿Pero por qué diseñaron los sumerios un sistema duodecimal? ¿No habría sido más fácil un sistema decimal? A fin de cuentas, tenemos diez dedos en las manos, lo cual es un punto de partida excelente para establecer un sistema de cuentas en una sociedad prácticamente analfabeta.

El Gadgetoblog nos da una pista:
Hace unos 6.000 años lo que estaba de moda en Irak era contar en base doce. Los sumerios seguían con sus pulgares las tres divisiones de los cuatro dedos restantes de la mano y todo cuadraba que daba gloria verlo.
Es decir, que utilizaban una primitiva calculadora digital aprovechando que tenemos doce falanges en los dedos desde el índice al meñique y que el pulgar es un dedo peculiar de la estirpe humana: se puede oponer a los demás dedos.

Lo curioso es que el sistema duodecimal tiene ventajas sobre el sistema decimal. La más inmediata es que el número 12 puede dividirse por 2, 3, 4 y 6, mientras que el 10 sólo por 2 y 5. Las mayores posibilidades de división facilitan mucho las cosas en las transacciones comerciales primitivas, al permitir vender diversas fracciones de productos sin utilizar decimales.

El sistema duodecimal no está muerto. Perduran algunos flecos hasta nuestros días. En el sistema de medidas británico, por ejemplo, 12 onzas equivalen a una libra, 12 pulgadas a un pie, etc. También se utilizaba antes en su sistema monetario.

En fin, a lo que iba. Gracias a la pista que me ofrece Gadgetoblog, llego a entender que el sistema duodecimal es también un sistema de medida antropomórfico, es decir, que está basado en el cuerpo humano. Estos sistemas de medidas son los que imperaron en todo el mundo hasta la Revolución Francesa. Las telas se medían en codos o brazos, las medidas menores en pulgadas, las distancias en pies, pasos o jornadas (a pie o a caballo), los pesos y volúmenes estaban relacionados con lo que cabía en un cántaro o en una vasija (diseñada para ser desplazada por un hombre) y así un largo etcétera. Eso sí, en cada comarca tenían sus propias medidas acorde con sus costumbres, y también tenían su propia vara de medir (las pesas y medidas oficiales, que servían para zanjar conflictos en los mercados, las guardaba la autoridad competente).

El sistema métrico decimal, absolutamente metódico y científico, nos puede parecer muy natural ahora, pero no es más natural que los sistemas antropomórficos (aunque quizá sea más práctico, sobre todo a nivel internacional). Su expansión se la debemos en parte a los ejércitos de Napoleón, que en su bagaje de guerra llevaban cañones y bayonetas, pero también constituciones, códigos jurídicos y el espíritu racionalista de la Ilustración francesa. Yo creo que no es casual que el Reino Unido, uno de los pocos territorios europeos no invadidos por los ejércitos de Napoleón, sea el país más recalcitrante a la hora de introducir el sistema decimal y, al mismo tiempo, sea la única democracia europea sin constitución escrita (eso creo).

Sobre este tema de los sistemas de medición recomiendo un excelente libro que leí hace años, cuando era estudiante universitario: Las medidas y los hombres, del historiador polaco Witold Kula.

Y, a todo esto, en el supermercado empiezan a vender huevos por decenas y no por docenas. No sé por qué, pero me resisto bastante y sigo comprando los huevos de 12 en 12.

viernes, enero 18, 2008

Bobby Fischer

Caissa, la insaciable diosa del ajedrez, es una dama caprichosa y exigente. Cuando uno de sus fieles es ungido por su mano, y Bobby Fischer sin duda lo fue, el genio y el talento convierten al agraciado en un héroe, casi un semidiós. Cohortes de aficionados adorarán al afortunado, reproducirán sus partidas sin descanso, se maravillarán de sus combinaciones y victorias y se lamentarán con sus derrotas.

Pero el don de Caissa tiene un precio. En algunos casos en forma de familias rotas, en otros en forma de soledad, de vidas desorganizadas... En el caso de Bobby Fischer el precio no fue sólo una vida agitada y en muchos casos solitaria. Caissa puso a Bobby al borde de la locura, si es que no le hizo entrar en ella de pleno.

Cuenta el Gran Maestro estadounidense Andy Soltys en uno de sus libros que, cuando Fischer era un joven de talento, amigos suyos consideraron ya la posibilidad de proporcionarle ayuda psiquiátrica. Entonces alguien dijo "¿Y qué haremos si Bobby mejora y decide dejar de jugar al ajedrez?". La conversación finalizó en ese momento y nadie volvió a plantear el tema.

Es difícil determinar si Bobby Fischer ha sido el jugador de ajedrez más grande de todos los tiempos. Los datos favorecen más bien a Kasparov. Si le preguntas a los aficionados, muchos mencionarán al legendario Capablanca, algunos a Mijail Tahl y otros recordarán la grandeza romática de Paul Morphy. A mí siempre me ha gustado Lasker.

Pero lo que es indiscutible es que Fischer es el jugador de ajedrez más famoso y legendario. Y, como dice un compañero de mi club de ajedrez, también es el jugador que más ha hecho por este juego. Hay un antes y un después de Fischer. Tras su aparición hubo más dinero y recursos para los torneos y encuentros de profesionales, surgieron patrocinadores y cientos de miles de personas en todo el mundo empezaron a interesarse por el ajedrez.

Ha muerto Robert James Fischer, Bobby para sus amigos, para sus enemigos y para todo el mundo. ¡Que Caissa le guarde un sitio de honor en el panteón de los más grandes!

Nota adicional para los fanáticos de la Web 2.0: la Wikipedia en español ya está actualizada con la información sobre su muerte (son las 14:48). El artículo en la Wikipedia en inglés todavía no (aunque es un artículo mucho más desarrollado y completo). Probablemente será editado en cuestión de horas, o de minutos.

viernes, enero 11, 2008

Captar y retener talento: el reto del siglo XXI

Ya comenté el pasado mes de noviembre el tema de lo difícil que se está poniendo para las empresas contratar personal cualificado. No sólo es complejo encontrar los perfiles adecuados, sino que las nuevas generaciones vienen imponiendo condiciones que a los que tuvimos que batallar por un puesto de trabajo en épocas de crisis nos resultan un poco chocantes (aunque insisto en que es perfectamente legítimo que alguien quiera salir a su hora del trabajo).

Hoy leo un par de artículos más que demuestran que la situación es generalizada. Os paso los enlaces:

Buscando empleados ¿desesperadamente? (Julio Alonso)
¿Cuándo pasamos de ser una sociedad de la información a una "saciedad"? (Juan Luis Polo)

Os recuerdo también el texto de Jorge López que motivó mi artículo de noviembre:

Confianza en el futuro

Por lo que veo hay muchos elementos que llevan a esta situación en la que los candidatos a los puestos de trabajo "tengan la sartén por el mango". Hay cuestiones relacionadas con la pirámide de población, las bajas cifras de desempleo entre los titulados universitarios (calculo que entre los titulados técnicos las tasas deben ser ridículamente bajas), la actitud de permanencia en la zona de confort que muestran muchos jóvenes y, en algunos casos, hasta la mala educación (si no vas a acudir a una entrevista de trabajo porque te lo has pensado mejor -como cuenta Julio-, ¡coño! ¡avisa con tiempo!).

En todo caso, me reafirmo en lo que dije en noviembre. A las empresas les toca mover ficha y realizar ofertas más imaginativas para captar y retener talento. No hay fórmulas mágicas, pero los ingredientes que hay que manejar son más o menos conocidos: retribución competitiva, flexibilidad, teletrabajo, conciliación, desarrollo profesional, formación permanente... ¡Y aún así hay que tener suerte!

El tema no sólo afecta a las empresas pequeñas (como Weblogs S.L. o Territorio Creativo), sino que las grandes también tienen que batallar por el talento.

Como muestra de lo que hace IBM en este terreno os paso el segundo vídeo que hemos colgado en YouTube. Se trata de un vídeo producido para la presentación de los Premios Sociolaborales de la Fundación Sagardoy. IBM fue galardonada con un premio a su trayectoria socio-laboral y a la acción social. Por eso la primera parte tiene más que ver con las políticas de recursos humanos (hasta el minuto 3 aproximadamente) y la segunda con los proyectos de responsabilidad social corporativa.

Inflación y exportaciones chinas. Me lo expliquen.

¿Qué tiene que ver la inflación europea con la ralentización de exportaciones chinas de productos baratos? Creo que a veces la prensa debería hacer un esfuerzo por explicar un poco mejor la relación entre los diferentes indicadores y parámetros económicos.

Hoy me he encontrado con esta entradilla en una noticia publicada por elmundo.es
PEKÍN.- Con el petróleo por las nubes y los alimentos sometidos a una espiral alcista, las noticias de que las exportaciones chinas de artículos baratos se ralentizaron el año pasado suponen un alivio para las presiones en la inflación europea.
El resto del artículo es simplemente una recopilación de datos sobre el comercio exterior chino.

Yo, por mucho que lo intento, no veo la relación entre el hecho de que bajen las exportaciones chinas de productos baratos y el alivio para las presiones inflacionarias en Europa. El artículo tampoco lo explica. Más bien me parece que la menor disponibilidad de productos baratos chinos en el mercado es una mala noticia para nuestros bolsillos (tendremos que comprar productos más caros ¿no?). O más bien se me ocurre que, ante una situación económica de cierta incertidumbre, con tensiones inflacionarias, se puede estar resintiendo ya el consumo privado y eso afecte a las exportaciones chinas.

En todo caso, si alguien puede arrojar luz sobre esta oscura entradilla periodística, se lo agradecería.

jueves, enero 10, 2008

Plagio

Caso aparte son autores como de Stephen King, que incluso sus mayores defensores aceptan que se tiró toda una década plagiándose a sí mismo de tal manera si las leyes se lo hubiesen permitido podría haberse denunciado a sí mismo con todas las probabilidades de ganar...
Supersantiego en un artículo que no he llegado a saber muy bien de qué va, si de literatura, de plagio, de cómics o de revolución social, pero que está muy bien escrito y tiene gracia.

IBM en un minuto

Bueno, realmente en un minuto y nueve segundos.

En el Departamento de Comunicación de IBM estamos trasteando con YouTube y hemos preparado un vídeo básico y breve de presentación de la compañía.



Probablemente en los próximos meses iremos creando más vídeos y subiéndolos a YouTube. El objetivo, de momento, no es muy ambicioso: simplemente queremos explorar las posibilidades de este canal e ir aprendiendo a manejarnos en lenguaje audiovisual (algo nada sencillo para quienes hemos desarrollado prácticamente toda nuestra carrera basándonos en el formato escrito).