viernes, enero 11, 2008

Inflación y exportaciones chinas. Me lo expliquen.

¿Qué tiene que ver la inflación europea con la ralentización de exportaciones chinas de productos baratos? Creo que a veces la prensa debería hacer un esfuerzo por explicar un poco mejor la relación entre los diferentes indicadores y parámetros económicos.

Hoy me he encontrado con esta entradilla en una noticia publicada por elmundo.es
PEKÍN.- Con el petróleo por las nubes y los alimentos sometidos a una espiral alcista, las noticias de que las exportaciones chinas de artículos baratos se ralentizaron el año pasado suponen un alivio para las presiones en la inflación europea.
El resto del artículo es simplemente una recopilación de datos sobre el comercio exterior chino.

Yo, por mucho que lo intento, no veo la relación entre el hecho de que bajen las exportaciones chinas de productos baratos y el alivio para las presiones inflacionarias en Europa. El artículo tampoco lo explica. Más bien me parece que la menor disponibilidad de productos baratos chinos en el mercado es una mala noticia para nuestros bolsillos (tendremos que comprar productos más caros ¿no?). O más bien se me ocurre que, ante una situación económica de cierta incertidumbre, con tensiones inflacionarias, se puede estar resintiendo ya el consumo privado y eso afecte a las exportaciones chinas.

En todo caso, si alguien puede arrojar luz sobre esta oscura entradilla periodística, se lo agradecería.

2 comentarios:

multimaniaco dijo...

Hola Fabián,

efectivamente, hasta donde yo llego el efecto sería el contrario (el último párrafo de este artículo más antiguo de Cotizalia, por ejemplo, expresa lo contrario). Unas importaciones con precios más altos supondrían menos alternativas para tener productos baratos.

Además, y si no recuerdo mal la macroeconomía, un descenso de importaciones se llevaría la curva de Demanda Agregada a la derecha, subiendo el nivel de precios (es decir, inflación).

Juan (Profe) dijo...

Totalmente de acuerdo con vosotros.
Realmente el periodista o se ha equivocado o está tomando el punto de vista de los vendedores europeos de productos caros, para los que sí será un alivio competir con menos productos más baratos.