domingo, marzo 16, 2008

El método zulú: trabajo en equipo

Recolocando las estanterías de casa, me he reencontrado con un libro que leí hace un par de años. Se trata de Zulú: La batalla de Isandlwana, del periodista y escritor Carlos Roca.

El libro narra la que se ha considerado la mayor derrota de un ejército europeo, moderno y bien pertrechado contra un ejército nativo. En 1879, unos 22.000 zulúes arrasaron un campamento británico matando a los aproximadamente 1.800 casacas rojas que andaban por allí con ánimo belicoso.

No hay que dejarse engañar por la superioridad numérica de los zulúes. Si los británicos hubiesen esperado el ataque, fortificando sus posiciones, lo más probable es que hubiesen ganado la batalla como demostró un encuentro posterior, la batalla de Rorke's Drift, en la que 144 soldados del imperio se defendieron con éxito contra 4.500 zulúes. Tal era la superioridad de las armas de fuego y organización militar británica sobre la de los nativos.

Pero a lo que iba. Últimamente encuentro en los libros valiosas enseñanzas sobre métodos que quizá sean aplicables al mundo empresarial o a otras actividades humanas. Así como en mi anterior artículo di unas pinceladas sobre el método de Erwin Rommel para liderar a sus hombres, en el libro de Carlos Roca encontré en su día una curioso lección sobre el trabajo en equipo.

Los soldados zulúes eran aguerridos y valientes, de eso no hay duda, pero probablemente muchos de ellos no sabían nadar, lo cual ocasionaba un serio problema a la hora de cruzar ríos caudalosos. Para sortear este problema desarrollaron un método que se basa en la colaboración extrema: se agarraban unos a otros formando una inmensa piña y se lanzaban al agua, cruzando el río todos a la vez y ayudándose entre ellos. Debían formar una barahúnda notable, lo cual era bueno para espantar a cocodrilos y alimañas que pudiera haber en el recorrido. Es posible que alguno se ahogase en el camino, pero el "impi" (algo así como un regimiento) conseguía el objetivo: cruzar el río.

¿Alguna aplicación del método zulú a la sociedad moderna?

Si alguien quiere otro ejemplo de lo que puede conseguir el trabajo en equipo, le recomiendo este impresionante vídeo en el que una manada de búfalos consigue rescatar a una de sus crías de las garras de leones y dientes de cocodrilos.

domingo, marzo 09, 2008

El método Rommel

Estoy terminando de leer un libro bastante atractivo: las memorias de Erwin Rommel. No se trata de unas memorias propiamente dichas, sino más bien de una recopilación de escritos y anotaciones, reunidos por su mujer y su hijo. Parte de la obra está escrita por Rommel en persona, pero otros fragmentos han sido completados por oficiales alemanes que sirvieron a sus órdenes o por su hijo Manfred.

En todo caso, es un libro de indudable valor donde se ponen de manifiesto la inteligencia, audacia e innegable capacidad militar del mariscal.

El caso de Rommel es realmente peculiar, ya que se trata de un oficial que no sólo fue respetado y amado por sus hombres, sino que también fue respetado e incluso admirado por sus oponentes. Su nombre causaba fuertes impresiones a los oficiales y soldados ingleses que se le opusieron en la guerra del desierto y, aunque sus decisiones militares puedan ser discutidas desde un punto de vista técnico, es prácticamente imposible encontrar un escrito (independientemente de la fuente) en el que no se ensalce su figura.

Yo no puedo entrar a valorar la capacidad militar de Rommel, pero en sus memorias hay algo que me queda bastante claro: su valor estribaba no sólo en su capacidad como soldado, sino sobre todo en su faceta de líder, de conductor de hombres.

Y Rommel no sólo era consciente de ello, sino que ejercía esa función aplicando un método concreto que describe claramente en el libro.

Estas son las bases del método Rommel para el liderazgo. Probablemente puedan ser aplicadas a otras facetas de la vida, por ejemplo, al mundo empresarial:

1) Presencia.

A los hombres se les está exigiendo mucho y hay que ser consciente de ello. La presencia del oficial al mando en los puntos críticos da confianza a los hombres. Rommel se desdoblaba para poder ser visto por sus hombres en todos los lugares donde podía hacer falta incrementar la confianza de sus subordinados.

2) Forzar la acción de los mandos intermedios

No se puede asumir que todo el mundo cumplirá con su obligación al pie de la letra. Es muy factible encontrar excusas a posteriori para justificar que una orden no se pudo cumplir. El líder debe obligar a actuar a los mandos intermedios.

3) Evitar los sacrificios inútiles

Rommel estaba totalmente en contra de las resistencias numantinas (tan del agrado de Hítler) y de los actos heróicos que conducían al sacrificio de soldados. Cuando no se podía ganar la batalla, Rommel buscaba siempre la retirada salvando el mayor número de soldados y material que fuera posible. En su opinión, la costumbre de sacrificar unidades para, por ejemplo, facilitar la retirada de otras o simplemente ganar medallas conduce a la sensación generalizada entre la tropa de que les pueden dejar en la estacada en cualquier momento. Esa sensación reduce la capacidad de acción.

4) Entrenamiento constante

Los éxitos no sólo provienen del genio de quien está al frente, sino de la capacidad de todos y cada uno de los oficiales y soldados. Cuando llega el momento de la acción, todo el mundo tiene que estar perfectamente preparado.