sábado, noviembre 20, 2010

Cuatro libros recomendados

En los últimos meses he tenido la oportunidad de leer algunos libros de buena factura, casi excepcionales. Pero por un motivo u otro, no he encontrado el momento de hacer un comentario en mi blog. Para redimirme, presento aquí cuatro breves comentarios sobre cuatro libros de muy diferente estilo, pero todos ellos muy recomendables.

1) Anatomía de un instante, de Javier Cercas

Se trata de una visión peculiar sobre los acontecimientos del 23-F. El estilo de Javier Cercas es difícil de definir. No trata de hacer un libro que cuente la historia del Golpe de Estado, si no más bien un perfil psicológico y de motivaciones de varios de sus protagonistas, especialmente Adolfo Suárez, Santiago Carrillo y Gutiérrez Mellado, los tres únicos parlamentarios que no se tiraron al suelo cuando irrumpieron los golpistas en en Congreso. Para ello quizá abusa un poco de interpretaciones personales sobre lo que pudieran pensar aquellos personajes en aquellos momentos. Y quizá también abusa de un recurso estilístico peculiar, la repetición de descripciones para reforzar la imagen que quiere proyectar sobre algunos de los protagonistas.

En todo caso, se trata de un libro muy completo. Tras su lectura, se obtiene una visión amplia y precisa sobre los acontecimientos e individuos involucrados directa o indirectamente en el golpe, incluyendo las dobleces y confusos juegos de gente como Armada o Cortina (éste último quedó absuelto en el juicio). El libro hay que leerlo con la prevención de que algunas de las interpretaciones son visiones muy personales del autor. Por lo demás, es perfectamente recomendable.


2) El factor humano, John Carlin

Una obra impresionante sobre la que se ha basado Invictus, la también excepcional película de Clint Eastwood. De sacarle algún defecto al libro, destacaría únicamente el título (el de la película es mucho mejor), pues me resulta demasiado plano para la grandiosa historia que cuenta en su interior. Por cierto, el título original en inglés, Playing the Enemy, es mucho más atractivo. Esa grandiosa historia es nada menos que la de la reconciliación de una nación bajo la dirección de Nelson Mandela. El mundial de rugby de Suráfrica es el hilo argumental sobre el que se asienta el apasionante relato.

Para una sociedad como la nuestra, en la que continuamente se están agitando y removiendo en sus tumbas los fantasmas del pasado, considero que este libro es una lectura imprescindible.


3) El origen de los faraones, Toby Wilkinson

Un pequeño ensayo que se centra en los petroglifos del desierto oriental (un desierto entre el Nilo y el Mar Rojo que en su día fue una fértil sabana). Desde la interpretación de estas muestras de arte rupestre -que se encuentran en el origen de los jeroglíficos egipcios-, el autor nos traslada a los momentos primitivos previos a la eclosión de la gran civilización del Nilo, a un mundo de pastores seminómadas que, poco a poco, fueron creando una iconografía, una cultura y una ideología que dieron forma a uno de los imperios de mayor éxito en la historia de la humanidad.

Como todo libro de arqueología e historia antigua, su lectura puede ser difícil por momentos. Pero el autor ha tenido la habilidad necesaria como para condensar la complejidad del tema en apenas 200 páginas, por lo que nadie debería asustarse a la hora de enfrentarse a esta obra.



4) El ejército perdido, Valerio Massimo Manfredi

Para terminar, una novela histórica. Se trata de un género al que siempre me aproximo con muchas precauciones, pues buena parte de las novelas históricas que he leído han resultado ser un tostón. En este caso, sin embargo, la historia de la Anábasis o Expedición de los 10.000 es lo suficientemente interesante como para que las técnicas de Best-Seller que se utilizan en la obra pasen casi desapercibidas. La Expedición de los 10.000 es el viaje imposible de un ejército de mercenarios griegos que se quedan medio huérfanos en el corazón del Imperio Persa tras la muerte de Ciro el Joven, que los había contratado para enfrentarse a su hermano, el emperador Artajerjes II. Este ejército emprende una expedición espectacular al mando de Jenofonte hasta llegar a Armenia y al Mar Negro. Pero sus tribulaciones no terminan ahí, ya que incluso al llegar a zonas colonizadas por griegos, se plantea el difícil caso de qué hacer con casi 10.000 mercenarios armados sin una misión concreta.

El libro tiene el aliciente de estar contado desde el punto de vista de una mujer que acompañaba al ejército (en la época antigua, a los soldados les acompañaba una inmensa cohorte de mercaderes, meretrices, artesanos y vividores buscavidas que trataban de medrar en medio de las peligrosas expediciones). Ese punto de vista me ha resultado original. Adicionalmente hay que señalar que el libro cuenta con una calidad literaria bastante decente, sin duda superior a la media de las novelas históricas actuales.

No hay comentarios: