miércoles, octubre 08, 2014

Explosión de vida: un paseo por el Parque Nacional de Yosemite


Empecemos por el nombre. No se pronuncia Yosemait, ni tampoco Yosemíte, como si fuera una palabra llana, que es lo que acostumbramos a hacer los españoles. En inglés es palabra esdrújula y basta recordar esto, que la letra “t” debe suavizarse un poco y que la “e” final suena como una “i” para el nombre fluya correctamente de nuestros labios cuando hablamos del Yosemite National Park (pronunciesé Yosémiti Nasional Parc).

Situado a algo menos de cuatro horas en coche de San Francisco, se trata de una de las joyas que la Madre Naturaleza ha puesto a nuestra disposición para que nuestra alma sienta, al menos por unos momentos, la llamada de bosques vírgenes y montañas cencidas que turba nuestro espíritu y despeja nuestra mente cuando conseguimos alejarnos de la horrenda obra del ser humano y nos adentramos en la naturaleza. El Parque Nacional de Yosemite es una de las explosiones de vida y paisajes naturales más impresionantes con los que podamos soñar los humanos de a pie.

La prosaica realidad es que la parte más accesible –lo que se puede visitar en un par de días sin adentrarse en lo que llaman YosemiteWilderness y que requiere la obtención de permisos específicos- no se compone precisamente de bosques vírgenes ni de montañas donde jamás haya hollado la bota del hombre. Para quienes soñamos de noche con las aventuras de Jack London y los viajes a tierras inhóspitas, las riadas de gente y la gran cantidad de regulaciones que afectan al parque (aparque aquí y sólo aquí, suba en el shuttle bus si quiere ir más lejos, no pise fuera de las sendas, utilice esta ruta de subida, utilice esta otra de bajada, senda exclusiva para caballos, senda prohibida para ciclistas, y un largo etcétera) amenazan con romper parte del encanto. Pero hay que entender que las normas son un tributo imprescindible que hay que pagar para gestionar a los más de tres millones de turistas que lo visitan cada año. Dejados a su libre albedrío, arrasarían (o arrasaríamos) el parque en menos de una década.

Haciendo abstracción de estos detalles, una de las primeras cosas que debe impresionar al viajero es la gran cantidad de animales salvajes que se dejan ver. A juzgar por su número, las ardillas –de diversos tipos- no son una especie en peligro de extinción. Se ven de forma continua y algunas, como la de la foto, subida en un saliente de una secuoya gigante en la zona de Mariposa Grove, posan con todo descaro para mayor deleite del visitante. Además, se ven abundantes aves como una hermosísima de color azul, cuyo nombre ignoro, o cuervos que se detienen a escasos metros de los turistas.

Yo no vi, pero sé que hay, ciervos y otros animales mayores. Las autoridades del parque advierten que también es bastante común encontrarse con osos, que pueden aparecer en mitad de las sendas en cualquier momento con ganas de compartir el almuerzo de los excursionistas. En estos casos parece que lo recomendable es “gritar, dar palmadas y actuar agresivamente para asustarlos”. No sé yo qué tal funcionará el sistema. Las sendas que yo recorrí estaban lo suficientemente concurridas como para que cualquier oso de mediana inteligencia se mantuviese a prudente distancia. Son tantos los avisos que pueden encontrarse sobre los osos, que confieso que acabé un poco decepcionado por no haber tenido la oportunidad de toparme con alguno.



Ascensión a las cascadas

Entre las muchas rutas que pueden hacerse en el parque (tanto para hacer a pie, como a caballo y con diferentes niveles de dificultad para adecuarse a cualquier edad o estado físico) yo escogí para empezar una que me recomendó una amable ranger en el centro de información de Mariposa



Ésta es una pequeña y pintoresca ciudad muy bien ubicada, a unas 30 ó 40 millas de cualquiera de las dos entradas principales del parque, en la que no hay absolutamente nada que hacer más que pernoctar, aprovechando que los precios son sensiblemente más baratos que en los alojamientos dentro de Yosemite.

Tras hacer un pequeño recorrido en coche por un paisaje fabuloso (que incluye, entre otras cosas, unas impresionantes vistas de El Capitán, el sueño dorado de los escaladores), mi excursión comenzaba aparcando cerca del centro de visitantes de Yosemite Valley. Ahí es necesario subirse en un autobús (shuttle bus) gratuito que hace un recorrido circular con paradas en todos los puntos desde los que se puede comenzar una ruta. Mi parada era la 16. A partir de ahí, para  encontrar el camino sólo hay que seguir a la persona que va delante. La ruta que realicé es una senda circular, de unas 6 ó 7 millas en total (unos 10 kilómetros, creo), muy bien marcada y sin dificultades técnicas, pero con algunas subidas intensas por largas escaleras de piedra que requieren algo de esfuerzo. Esta ruta permite acceder a la parte superior de Vernan Falls, en primer lugar, y de Nevada Falls, después.


Los paisajes son tan espectaculares como cambiantes, pasando de caídas agrestes a zonas de río, subidas abruptas o pequeños oasis de paz como la Laguna Esmeralda, en la parte superior de Vernan Falls. Junto a esta pequeña pero preciosa laguna conseguí, por primera vez, encontrar un rincón en el que estar a solas, sin la presencia permanente de otros excursionistas, y disfruté de la paz y del abrumador sonido del silencio en la naturaleza.



Desde la parte superior de la segunda cascada sube la ruta que conduce a la cima de Half Dome, una de las cumbres más emblemáticas del parque. No me lancé a hacer cumbre por tres motivos: uno porque era añadir cuatro millas de ida y otras tantas de vuelta y eso me llevaría demasiado tiempo, que necesitaba para ver otras cosas; dos porque para hacer cumbre es necesario obtener un permiso previo, que yo no tenía, y que creo que hay que solicitar en el centro de visitantes; y tres, porque después de una semana de trabajo durmiendo poco y comiendo mal y en exceso, el cuerpo lo notaba pesado y consideré oportuno no excederme con la caminata.

En todo caso, al llegar a la parte superior de Nevada Falls, uno se encuentra al pie de otra gran mole de granito llamada Liberty Cap y que también tiene su encanto. Yo me precipité al almorzar nada más terminar de subir. De haber caminado unos metros más, habría disfrutado del bocadillo un poco más en unas preciosas explanadas de piedra justo donde nace la cascada.

El descenso, a través de la llamada Winter Trail (la única ruta abierta en invierno, porque la que discurre más pegada a las cascadas y que utilicé de subida debe ser peligrosa por la nieve y el hielo) es un agradable recorrido que no tiene más historia que el detenerse de cuando en cuando a admirar la belleza que nos rodea.

Al terminar este recorrido cogí el coche para acercarme a otra zona principal, la carretera que lleva a Glacier Point. La subida en coche, si bien se hace un poco larga, es muy atractiva. Hay un par de miradores (culminando con el que está en el propio Glacier Point) que permiten observar el valle de Yosemite en toda su grandeza, identificando los montes principales y con la curiosidad de poder ver de lejos la parte superior de las cascadas, por donde yo había estado caminando pocas horas antes.
Si hay suerte, también se pueden ver algunas cabecitas de excursionistas en la cumbre de Half Dome. Ampliando mucho esta foto se ven dos o tres tipos arriba.


Ya en el camino de vuelta, me detuve en la zona de aparcamiento de Taft Point para hacer la segunda caminata del día, el ascenso a SentinelDome. Es un recorrido corto, de poco más de una milla de subida si no recuerdo mal. Como curiosidades, hasta entonces no había encontrado ningún montón de piedras en forma de hito para marcar el camino como se acostumbra a hacer en España. En este recorrido, sin embargo, los organizadores han colocado un buen montón de ellos –excesivos a mi modo de ver- y de una altura considerable. También se ven cosas curiosas como que cortan un árbol caído en mitad de la ruta para despejar el camino. El objetivo: que nadie se salga de la senda marcada.

El cartel invitando a no pasar por una zona determinada (donde se está recuperando la vegetación) es también un indicativo del cuidado exquisito que tienen las autoridades con el parque.


Sentinel Dome es una mole granítica desde la que se tienen unas preciosas vistas del valle. Por desgracia, dada la avanzada hora de la tarde, El Capitán lo tenía con un fuerte contraluz, por lo que no pude hacer una fotografía en condiciones.


Tras este breve paseo, se me echó la noche encima y volví a Mariposa.

Tocando el cielo

Para el segundo día, en el que sólo contaba con la mañana, puesto que después tenía que volver a San Francisco, escogí la entrada sur del parque, que conduce a Mariposa Grove. Ahí se encuentra uno de los bosques de secuoyas gigantes que existen en Estados Unidos.

Son unos árboles majestuosos y fantásticos que, curiosamente, prosperan gracias a los incendios forestales naturales. Su corteza, que puede alcanzar los 30 centímetros de espesor, les brinda una gran protección. El fuego despeja el bosque de especies competidoras, prepara el suelo para la germinación de sus semillas (necesitan un suelo mineral, con poco sustrato vegetal) y reseca y abre las piñas para que las semillas salgan al exterior. Este árbol también vive en simbiosis con las ardillas e insectos que esparcen su simiente.

He aquí que la intervención humana, y en este caso aparentemente positiva, también ha hecho un daño considerable a los bosques de secuoyas. Antes de entender bien cómo funcionaba la extraña relación de las secuoyas con el fuego, los esfuerzos por controlar los incendios forestales tuvieron tanto éxito que permitieron el desarrollo de especies competidoras, impidiendo el nacimiento y desarrollo de secuoyas jóvenes durante décadas. Una vez apreciado el problema, las autoridades provocan periódicamente fuegos controlados por zonas para asegurar la pervivencia del bosque en el estado más natural posible.

Otra de las intervenciones humanas más dañinas ha sido el hacer túneles en un par de árboles. Se hacían en el pasado como un elemento de atracción turística, para que la gente se hiciese fotos pasando por debajo a pie, a caballo, en carro o en automóvil. El primero de estos árboles taladrados, debilitado por el túnel, acabó colapsando un invierno por el peso de la nieve. Así que taladraron un segundo, que aún vive y está en pie. Espero que si se derrumba no se les ocurra horadar un tercero (tranquilos, no lo harán, la mentalidad ha cambiado bastante y el objetivo principal ahora es la preservación del parque en el estado más natural posible).

Las secuoyas no mueren con facilidad. Aparte de su resistencia al fuego, aparentemente no mueren por la edad (algunas tienen 3.000 años o más) y sólo cuando son derribadas por el peso de la nieve o las tormentas acaban su existencia. Para evitar colapsar, cuentan con unas raíces que si bien no son muy profundas (unos dos o tres metros), se extienden mucho a su alrededor, formando una base muy amplia. Son capaces de compartir las raíces con otras secuoyas vecinas, fusionándose con ellas y formando un único organismo vivo –aunque sean varios árboles nacidos de semillas diferentes-. De ahí que aparezcan comúnmente en pequeños grupos de dos o tres, como arropándose unas a otras en su esfuerzo por alcanzar el cielo.

Todo el paseo por Mariposa Grove lo hice caminando (existe la posibilidad de hacerlo en un pequeño autobús o tren turístico), añadiendo otros 6 u 8 kilómetros a mis piernas –agradecidas por el pequeño esfuerzo tras días de sedentarismo urbano-, y llegando hasta el extremo superior, donde me esperaba otra hermosa vista de los valles.

Esto fue todo. Una gran excursión de día y medio en la que, si bien sentí algo de pena por la excesiva humanización del entorno, también conseguí abrir una vez más la puerta del espíritu para volver a sentir la llamada de la naturaleza. Pude volver a soñar con tiempos salvajes y rememorar una era que nosotros no hemos vivido en el que viajar era una forma de vivir para las almas inquietas y en la que a cada paso, con cada nuevo valle y cada nueva montaña conquistada, se abrían nuevas puertas a campos cada vez más extensos y desconocidos.

´No es más quién más alto llega, sino aquel que influenciado por la belleza que le envuelve, más intensamente siente´ Maurice Herzog, primer montañero en subir el Annapurna.

Todas las fotos que hice en la excursión se pueden ver aquí.


4 comentarios:

LuisFe dijo...

Si lo pintas tan bien, lo mismo me paso un día... ;-)

Fabián dijo...

Un buen ejercicio de redacción siempre ayuda a pintar las cosas del color que uno quiera. Pero sí, el sitio es una maravilla.

Laura dijo...

Fabián, me ha eclipsado totalmente tu relato.
Me quedo con la foto de El Capitán para mi fondo del HP.
Gracias por el paseo. Ojalá pueda hacer algo similar, aunque nunca llegaré a poder caminar tantos kilómetros de una tacada. Algo menos podrá ser, eso sí.
Un besazo

Pablo Fernández dijo...

Gran relato de tu viaje a Yosemite, Fabián. Me ha encantado especialmente la parte en la que explicas la relación entre las secuoyas y el fuego... Ojiplático me he quedado! Ya te adelanto que deberías compaginar tu -fenomenal- trabajo con la publicación de guías para viajeros... Los de Lonely Planet te ficharían a la primera!! ;)