sábado, abril 02, 2011

El daño oculto, de James Stern

Escribo fuera de mi tónica habitual, en este caso para recomendar no leer un libro. Yo, al igual que Mandela busca siempre el lado bueno en el corazón de los hombres, suelo buscar el lado bueno en las páginas de los libros. Pero en este caso, no lo he podido encontrar y lo he dejado sin terminar.

En el caso de El daño oculto, de James Stern, Fui seducido por un tema que me pareció fascinante: el autor forma parte de una comisión de investigación estadounidense que trabaja en la Alemania de la posguerra entrevistando a alemanes supervivientes. Sí, el tema me parecía fascinante, ¿cómo responderían esos alemanes? ¿cómo vieron ellos la guerra y la derrota?

Pero lo cierto es que el autor pasa casi como de puntillas por la mayor parte de las entrevistas y se dedica a describir su viaje por Alemania, llenando el libro de aburridas descripciones y absurdos diálogos absolutamente irrelevantes.

Un pestiño.

No hay comentarios: